miércoles, 29 de noviembre de 2006

El Exorcismo de Emily Rose (The Exorcism of Emily Rose, EEUU, 1995)

Os dije que un día ibamos a hablar de exorcismos y posesiones diabólicas. Antes de hacerlo, me gustaría recomendaros esta reciente película (EEUU, 2005) que a diferencia de El Exorcista (EEUU, 1973) está basada en hechos reales. Ni que decir tiene que no es apta para menores de 18 años, ni para aquellos que se obsesionen con estos temas. El film cuenta la extraña y controvertida decisión de la Iglesia Católica al reconocer la posesión demoníaca de una joven estudiante de 19 años, Emily Rose, quien dejó el protegido ambiente de su hogar rural para ir a la universidad sin la menor sospecha de lo que allí le esperaba. Una noche, sola en su dormitorio, sufre la primera "alucinación" y pérdida de conocimiento. Puesto que los ataques son cada vez más frecuentes e intensos, Emily, católica devota, decide someterse a un exorcismo dirigido por el cura de su parroquia, el padre Richard Moore. Al morir la joven durante el aterrador exorcismo, acusan al sacerdote de homicidio negligente. Erin Bruner, una sobresaliente abogada, acepta de mala gana representar al Padre Moore a cambio de una promesa de promoción en su bufete de abogados. A medida que el juicio avanza, el cinismo y ateísmo de Erin se tambalean debido a la fe inquebrantable del Padre Moore y a los hechos, espeluznantes e inexplicables, que rodean el caso. Su exorcismo fue grabado por un médico psiquiatra en una cinta de audio que posteriormente se usó como prueba para afianzar la versión del sacerdote. La película refleja el intenso juicio en el que se trata de dilucidar si se trataba de un caso de posesión demoníaca o simplemente una serie de trastornos médico-psiquiatricos.

Se trata de la segunda pelicula del director estadounidense Scott Derrickson, donde dirige a Jennifer Carpenter (su primer film), Tom Wilkinson (En el Nombre del Padre, Full Monty, Shakespeare in Love, El Patriota...) y Laura Linney (Las dos Caras de la Verdad, El Show de Truman, Mystic River...).

Me parece que es una de esas películas que te hacen pensar, de aquellas que vas al cine (o estás en tu casa) y no dura sólo dos horas sino varios días en tu mente. Se trata de una perfecta conjunción entre suspense, religión, terror y cine judicial. Y lo mejor de todo, no toma partido por ninguna postura en concreto, sino que se limita a narrar unos hechos históricos tal y como sucedieron. A cada uno corresponde darles crédito o pensar que se trata sólo de una historia para asustar. En breve escribiré otro artículo para exponer que me sitúo entre los que piensan que estos casos son tan reales como la vida misma. Hasta entonces, espero que la disfrutéis, o la sufráis, que es lo más probable...

3 comentarios :

  1. Muy buena pelicula, coincido con D. Jaime, yo tambien la recomiendo y ademas como está basado en un hecho real, le da mas emoción al film.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Genial post y genial blog, hermano.
    Aquí te dejo un enlace acerca del hecho real sobre el que se basó la película:

    http://saulo-isael.blogspot.com.es/2013/05/anneliese-michel-emily-rose.html

    ¡Un saludo en Cristo!


    ResponderEliminar
  3. Esta película la ví con mi padre y mi hermana esta chula pero da mucho miedo

    ResponderEliminar