lunes, 18 de diciembre de 2006

Carta de Jesús a los hombres

La asociación de Belenistas "La Adoración" de Arcos de la frontera me pidió un artículo para su revista de estas Navidades. Se me ocurrió que podría inventarme un cuento que fuera original y a la vez con contenido. Así es que hoy me plagio a mi mismo y os copio dicho artículo:

Espero que os guste...


El Cielo, 15 de diciembre de 2006

Queridos hermanos y hermanas:

Se que estos días os estáis preparando para recordar mi nacimiento. Se calcula que fue hace 2007 años aproximadamente, pues ni los sesudos teólogos se ponen de acuerdo para decir en que año exacto nací. Yo no os lo voy a decir tampoco, que no está bien que yo ande poniéndome o quitándome años después de tantos siglos de tradición…

A pesar de todos los años que voy cumpliendo, no me siento cansado, al revés, estoy deseando que mi Padre me mande algún “trabajito” para cumplirlo de inmediato. No sabéis la vitalidad que da esto de la resurrección, aunque si os portáis como yo os mandé, confío que también vosotros seáis un día jóvenes eternamente. Para ello, ya sabéis, sólo os deje dos mandamientos; que améis a mi Padre sobre todas las cosas y que os queráis los unos a los otros como yo os quise, que sabéis que fue intensamente…

Bueno, si os escribo esta carta es para intentar ayudaros a que celebréis mi cumple lo mejor posible. Aquí mi madre no para de preparar cosas, ayudada por muchas personas que dicen que este año la reunión va a ser especial. Y es que aunque en el cielo siempre estamos de fiesta, celebramos mi día por todo lo alto. Yo siempre me voy al salón de los niños, que es donde mejor me lo paso. Damos vueltas por todo el paraíso, después nos vamos con Noé a que nos enseñe los animalitos y siempre terminamos jugando un gran partido de fútbol. Hay que ver que lástima que en mi vida terrena no se hubiera inventado, pero bueno, los chicos me han enseñado las reglas y no se me da mal, aunque siempre me ponen un ángel de portero y no veáis como me para los disparos que le pego, aunque vayan por toda la escuadra… Todos los niños quieren jugar en mi equipo, aunque en el otro pongo a todos mis apóstoles para compensar… Por cierto, que las niñas antes no jugaban, se iban a hablar de sus cosas, pero ya se van animando y tampoco se les da nada mal…
Pero bueno, como os decía, no me preocupa tanto como se celebra aquí, sino como lo vais a celebrar vosotros. Me encanta que os reunáis en familia, que sean días especiales y que en esas fechas comáis cosas especiales (por cierto, que aquí, Santa Teresa, hace unos pestiños de chuparse los dedos, ya los probaréis un día y me contaréis). Son días de fiesta, los niños no tenéis que ir al colegio y los mayores dejáis por unos días de pensar como podéis ganar dinero (gracias a mi padre la lotería es el día 22 de diciembre, así no estáis todas las Navidades pensando en el gordo…). Todo ello me parece muy bien, pero me da mucha pena aquellos que en mi cumple no se acuerdan de mí. El día 24 y el 25 no vienen a la Iglesia a felicitarme, y eso me pone un poco triste. Algunos ni siquiera ponen una imagen mía en sus casas, que les recuerde que nací pobre y humilde en un portal de Belén porque nadie quiso recibirme en su casa… Cuando lo veo, me dirijo a San Juan (que siempre está a mi lado) y le pregunto: ¿si no se acuerdan de mí, que es lo que celebran…? El se encoge de brazos y me dice que no me preocupe, que por lo menos no están celebrando el día de Zeus y de Apolo. Luego viene lo peor: Al terminar el día, sube un rato Satanás (solo le dejamos entrar ese día 5 minutos) con una lista llenas de estadísticas y hablando sin parar…: ¡solo el 2 % de los cristianos ha ido a misa en tu día!, ¡solo el 27 % tiene un niño Jesús en su casa!, ¡solo el 17% te ha rezado esta noche!, ¡he ganado un año más!, ¡necesito que me ampliéis mi terreno, que no cabemos y además hace mucho calor!... Cuando le dejamos desahogarse, hago que lo bajen otra vez al infierno, y se va refunfuñando porque él sabe que no tiene razón. Mi Padre me dice que sólo grita para chincharme, pero que en el infierno no hay tanta gente como él dice. Mi Padre me cuenta, que hay un momento en la vida de los hombres (llegando al final…), que todos los hombres y mujeres de la tierra se acuerdan de mi o de mi madre, y que entonces su misericordia hace el resto… Y yo se que es verdad, porque aquí si que hay overbooking, para que os hagáis una idea, esto es como los encuentros de la juventud con el Papa pero a lo bestia…
Por eso me gustaría que este año a ninguno se os olvidara poner una imagen mía en vuestra casa, que le habléis de vez en cuando, y que vengáis un día a verme a la Iglesia, a ver si entre todos le cerramos el pico al bocazas de pacotilla…

Bueno, y no se os olvide el segundo mandamiento: lo de amaros unos a otros vale más que nunca en Navidad. Acordaos de hacer una obra de caridad especial en estos días. No olvidéis a los que están solos, id a visitar ancianos, enfermos, presos…, procurad que ningún niño se quede sin regalo en el día de Reyes ni que ninguna familia no pueda comer en estos días, esperemos que no haya rencores entre vosotros, y que por favor, se acaben las guerras, las drogas, la violencia, los maltratos… Se que pido mucho, pero bueno, yo también os dí mucho en aquella cruz, sabéis que todos aquellos dolores los soporté por vosotros…
Bueno, me voy a ir despidiendo que he quedado con San Pablo. Siempre está viajando de aquí para allá, y cada vez que vuelve me cuenta un montón de historias divertidas. Todo el mundo lo escucha atentamente, y terminamos con una oración por todos vosotros que estáis ahí abajo. Recordad mis consejos y hasta pronto (si mi Padre quiere, os volveré a escribir en Semana Santa)

P.D. No os creáis las tonterías que van contando por ahí sobre mi vida. María Magdalena es mi amiga, pero nada más. No tuve un romance con ella y, como todo el mundo sabe, tampoco tuve hijos. Ella se rió mucho con ese libro que han escrito sobre mí y que este año han hecho película… Dice la de Magdala que con lo charlatana que es ella no hubiera podido guardar el secreto y que se lo habría contado a todo el mundo… En fin, ya sabéis como son algunas mujeres…

4 comentarios :

  1. El Pobrecito hablador19 dic. 2006 17:24:00

    Es genial este articulo D. Jaime, me ha gustado mucho el estilo y la sencillez.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este artículo. Seguro que le sirve a muchas personas para el acercamiento más al Señor. Me uno a estas oraciones del Padre, para pedir por todos nosotros, para que lleguemos a la santidad y seamos, sobre todo en este tiempo, más humildes y sncillos, como Él nació, sencillamente. Que así sea.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por estas palabras que a la vez que me han emocionado me han echo reir un monton. Seguro que el piensa eso que tu escribes y ojala que todo el que lea esto le haga caso y cumpla sus deseos. FELIZ NAVIDAD A TODOS Y QUE SEAIS MUY FELICES EN ESTOS DIAS TAN ESPECIALES.

    ResponderEliminar
  4. MUY BUEN ARTICULO ....... ME REI Y EMOCIONE CON LA CARTA ES TAN CIERTA..... ADEMAS CUANDO LA LEIA DABAN GANS DE IRSE LIGERITO A SU LADO..
    NOS HACE PENSAR QUE SENDO EL HIJO DE DIOS PUDO HABER NACIDO EN FINAS SABANAS, VINO AL MUNDO DE FORMA HUMILDE Y SENCILLA, VIVIO DE FORMA SENCILLA, CON STE SIMPLE GESTO NOS DEMUESTRA QUE LA VIDA ES SENCILLA NO LLENA DE COMPLICACIONES COMO LA HACEMOS NOSOTROS
    GRACIAS ESPERO QUE NO LE MOLSTE PERO LA OCUPARE PARA UNA CLASE SOBRE LA NAVIDAD
    ISABEL

    ResponderEliminar