miércoles, 6 de diciembre de 2006

Peregrinación a Sanlúcar

Hoy hemos estado de excursión en Sanlúcar de Barrameda. Después de mucho esfuerzo, llenamos el autobús, y hemos sido 52 personas las que nos hemos desplazado a la cuna de la manzanilla. Allí hemos visitado la Parroquia de la O y la Basílica de la Caridad, guiados por mi hermano Luis, que ha hecho de improvisado guía. Luego hemos ido a las bodegas Hidalgo y hemos degustado los vinos de la tierra, almorzando en ese mismo lugar.
Me llama la atención como en una convivencia la gente cambia (yo también me tengo que incluir...). Se sale uno del corsé que aprisiona a lo cotidiano y nos relajamos mostrándonos tal y como deberíamos ser. Se vuelve uno más humano, más atento a los otros, se forma una piña en la que todos forman como una gran familia.
Mañana todos volveremos a nuestras preocupaciones, a nuestras prisas, a nuestro "ir a lo nuestro" (valga la redundancia)... pero hoy ha sido uno de esos días de los que no se olvidan facilmente. De los de disfrutar y ver que los demás disfrutan. Ojalá la vida fuera una excursión perenne, en la que todos somos más fraternos y más comunicativos los unos con los otros.
Doy gracias a Dios por este día, que pensado inicialmente para recaudar fondos para la nueva Iglesia, se ha transformado más bien en una experiencia humana inolvidable. Gracias a todos los que habéis participado de este evento.

3 comentarios :

  1. Gracias a Dios,creo que tenemos que darle todos los que hemos participado del viaje Un viaje muy programado,gracias a tu hermano,del cual hemos salido bastante informados sobre los vinos.La comida,fabulosa,y para que hablar de la convivencia que ha sido riquisima en valores,que tanta falta nos hace hoy en dia practicar,pues creo que estas experiencias nos hacen mucha falta,para sseguir en esta vida con ilusion y esperanza

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que estés satisfecho del día de ayer, la verdad es que estuvo y salió todo estupendamente, para mi hubo un sólo inconveniente: poco tiempo; …aunque si nos acogemos al dicho ese que dice “ lo bueno si es breve dos veces bueno”, no hay más que decir.
    Para terminar sólo quiero darle gracias a Dios y a todas aquellas personas que han hecho posible que regresemos con ganas de repetir una experiencia similar a ésta.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una muy buena idea, las excursiones siempre aprendes a convivir experiencias con gente que quizás lo conocemos por un lado y que con estas experiencias pues ayuda a conocerlas mejor. Independientemente de lo que vayas a visitar, que siempre es muy interesante. La Hdad de la Soledad años atras tambien se hacian excursiones y la verdad esque las experiencias son bastantes satisfactorias y más si despues el dinero recaudado es para la Hdad, para Cáritas, Ong´s,los pobres del barrio....etc.Un saludo y a preparar otro viajecito(cerquita de un dia) y haber si esta vez, puedo ir.

    ResponderEliminar