miércoles, 29 de noviembre de 2006

El Exorcismo de Emily Rose (The Exorcism of Emily Rose, EEUU, 1995)

Os dije que un día ibamos a hablar de exorcismos y posesiones diabólicas. Antes de hacerlo, me gustaría recomendaros esta reciente película (EEUU, 2005) que a diferencia de El Exorcista (EEUU, 1973) está basada en hechos reales. Ni que decir tiene que no es apta para menores de 18 años, ni para aquellos que se obsesionen con estos temas. El film cuenta la extraña y controvertida decisión de la Iglesia Católica al reconocer la posesión demoníaca de una joven estudiante de 19 años, Emily Rose, quien dejó el protegido ambiente de su hogar rural para ir a la universidad sin la menor sospecha de lo que allí le esperaba. Una noche, sola en su dormitorio, sufre la primera "alucinación" y pérdida de conocimiento. Puesto que los ataques son cada vez más frecuentes e intensos, Emily, católica devota, decide someterse a un exorcismo dirigido por el cura de su parroquia, el padre Richard Moore. Al morir la joven durante el aterrador exorcismo, acusan al sacerdote de homicidio negligente. Erin Bruner, una sobresaliente abogada, acepta de mala gana representar al Padre Moore a cambio de una promesa de promoción en su bufete de abogados. A medida que el juicio avanza, el cinismo y ateísmo de Erin se tambalean debido a la fe inquebrantable del Padre Moore y a los hechos, espeluznantes e inexplicables, que rodean el caso. Su exorcismo fue grabado por un médico psiquiatra en una cinta de audio que posteriormente se usó como prueba para afianzar la versión del sacerdote. La película refleja el intenso juicio en el que se trata de dilucidar si se trataba de un caso de posesión demoníaca o simplemente una serie de trastornos médico-psiquiatricos.

Se trata de la segunda pelicula del director estadounidense Scott Derrickson, donde dirige a Jennifer Carpenter (su primer film), Tom Wilkinson (En el Nombre del Padre, Full Monty, Shakespeare in Love, El Patriota...) y Laura Linney (Las dos Caras de la Verdad, El Show de Truman, Mystic River...).

Me parece que es una de esas películas que te hacen pensar, de aquellas que vas al cine (o estás en tu casa) y no dura sólo dos horas sino varios días en tu mente. Se trata de una perfecta conjunción entre suspense, religión, terror y cine judicial. Y lo mejor de todo, no toma partido por ninguna postura en concreto, sino que se limita a narrar unos hechos históricos tal y como sucedieron. A cada uno corresponde darles crédito o pensar que se trata sólo de una historia para asustar. En breve escribiré otro artículo para exponer que me sitúo entre los que piensan que estos casos son tan reales como la vida misma. Hasta entonces, espero que la disfrutéis, o la sufráis, que es lo más probable...

martes, 28 de noviembre de 2006

Huellas en la arena

Hoy os voy a contar un cuento. Con él, volvemos a reflexionar juntos sobre el sufrimiento del hombre y como Dios no nos deja nunca solos... Dice así:

"Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.

Cuando la última escena pasó delante nuestra, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena, y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor:

- Señor, Tu me dijiste, a través de tu palabra, que siempre irías conmigo a lo largo del camino de mi vida. Sin embargo durante los peores momentos de mi existencia veo que hay en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tú me abandonabas en las horas en que yo más te necesitaba-.
Entonces, Él, fijando en mí su bondadosa mirada me contestó:
- Mi querido hijo. Yo siempre te he amado y jamás te abandoné en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente en los momentos de tu vida donde te llevé en mis brazos-."

Me parece una preciosa reflexión de cómo, aunque en los momentos difíciles no vemos a Dios, sin lugar a dudas está ahí, sosteniéndonos y acompañándonos como el amigo que nunca falla.

lunes, 27 de noviembre de 2006

Oración al Cristo del Calvario

¡Qué gran suerte tenemos los cristianos! En efecto, a diferencia de toda otra religión (Judaísmo, Hinduísmo, Islam, Budismo...) nosotros no le rezamos a un ente abstracto, a un ser trascendente y lejano al hombre. También los cristianos creemos en ese ser creador y providente (el Padre de la Santísima Trinidad), pero lo que nos diferencia es nuestra fe en que ese Dios se ha hecho hombre, ha asumido nuestra condición humana. Por ello, nuestras oraciones suelen estar dirigidas por medio del Hijo (Jesucristo) o de la Santísima Virgen María.

Me parece que por eso la música, la pintura, la literatura, la escultura e incluso la arquitectura de inspiración cristianas son sin duda lo más sublime del arte. Veo difícil de igualar, por ejemplo (por el mismo orden que he citado las disciplinas) el Requiem de Mozart, los frescos de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, la obra de Santa Teresa de Ávila, la Macarena de Sevilla o cualquier Catedral del Medioevo. No son sólo expresiones artísticas, sino que condensan una fe y una mística difíciles de equiparar.

Hoy os presento una nueva oración, de Gabriela Mistral, que conjuga todos esos factores: fe, oración, mística, belleza literaria y capacidad de empatía con quien la lea:

En esta tarde, Cristo del Calvario,
vine a rogarte por mi carne enferma;
pero, al verte, mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.
¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?
¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y solo estás?
¿Cómo explicarte que no tengo amor,
cuando tienes rasgado el corazón?
Ahora ya no me acuerdo de nada,
huyeron de mi todas mis dolencias.
El ímpetu del ruego que traía
se me ahoga en la boca pedigüeña.
Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta. Amén.

Espero que os ayude a rezar, es un tratado completo del sufrimiento del hombre asumido desde la perspectiva de un Dios que se compadece (del latín cum-padecere= padecer con) del los hombres. Dios no es ajeno a nuestro sufrimiento, todo lo contrario: Él padeció por nosotros, para nosotros, antes que nosotros, y sin duda, más que nosotros.

domingo, 26 de noviembre de 2006

Una historia real: Mel Gibson

Hoy os voy a contar una historia de cómo Dios interviene en la historia de las personas.

Hace algunos años, un hombre muy trabajador decide trasladar a su familia desde New York hasta Australia, en busca de una mejora en su pobre vida. Uno de sus hijos, mientras esperaba una oportunidad para cumplir su sueño (quería ser actor de cine), trabajaba en los puertos locales situados en las peores zonas de la ciudad. Una noche, de regreso a casa, el joven fue asaltado por 5 delincuentes. Él se resistió a entregar el poco dinero que llevaba para su familia, y fue agredido brutalmente. Una vez que lo dejaron inconsciente por los golpes, no cejaron en la paliza: Lo patearon hasta deformarlo, le desgarraron el rostro, lo golpearon brutalmente por todo su cuerpo. Cuando finalmente el joven fue encontrado por la policía tirado en la calle, lo consideraron muerto y llamaron a la funeraria.

En el trayecto, un policía pudo ver que el joven hacia un intento por respirar y fue llevado de inmediato al hospital de emergencias más cercano. Fue horrible la impresión recibida por el equipo médico al verlo y constatar que aquel joven ya no tenía apenas rostro. Sus ojos estaban hundidos; su cráneo, piernas y brazos fracturados, su nariz estaba literalmente perdida en su cara, todos sus dientes completamente rotos y su mandíbula desprendida.

El joven logró salvar su vida, aunque permaneció cerca de un año en el hospital. Cuando salió, su cuerpo estaba recuperado, pero su rostro era repulsivo de ver. Ya no era aquel joven bello con un bonito futuro por delante.

Una vez recuperado empezó a buscar trabajo, pero siempre era rechazado por todos por su apariencia física. Por fin alguien le ofreció una oportunidad: Un empresario le sugirió que participara en un espectáculo de circo, en el que su nombre sería: "El Hombre Sin Rostro".

A pesar de encontrar trabajo seguía sintiendo el rechazo de las personas, ya que fuera del circo nadie quería ser visto con él. Por ello llegó a pensar en la muerte, aunque lo descartó y siguió con esta situación por casi 5 años.

Un día, caminando, entró a buscar consuelo en una Iglesia, pensando que allí podía alcanzar algún alivio a su situación de angustia. Al entrar vió a un sacerdote orando de rodillas, adoptó su misma postura y también se puso a rezar.

Al rato, el sacerdote vió a ese hombre "sin rostro"; se acercó, lo levantó y lo llevó a otro lugar para conversar. Su rostro le impresionó tanto que pensó que tenía que hacer lo posible por ayudarlo a recuperar su dignidad y su vida. El joven comenzó a asistir a la iglesia con frecuencia, siempre pidiéndole a Dios que le diera al menos paz espiritual y la gracia de ser un mejor hombre cada día.

Después de un tiempo, el sacerdote, por medio de amistades personales, logró conseguir los servicios médicos del mejor cirujano estético de Australia y sin costo alguno.

La cirugía fue como un milagro, se dispusieron para él los mejores servicios médicos, y su rostro pudo ser reconstruido con las fotos que el joven aportó.

Con el tiempo, "el hombre sin rostro" recuperó una vida normal, fue escogido en un casting para hacer su primera película, se casó con una bella mujer, tuvo varios hijos y pronto llegaron sus grandes éxitos profesionales.

¿Quiere saber quien es este joven?

Su nombre lo conoces de sobra, él es... Mel Gibson. Actualmente Mel es admirado por muchos y conocido como un hombre entregado a Dios, caritativo y un gran ejemplo de coraje sorprendente. Su historia personal la recogió en su primera película como director de cine, "El hombre sin rostro" (EEUU, 1993). En "la Pasión de Cristo" (EEUU, 2004) tenemos también indicios de su profunda fe y de su identificación con el sufrimiento de Cristo.
Somos muchos los que no conocíamos esta conmovedora historia, ya que a menudo los medios de comunicación dan más importancia a lo negativo que a este tipo de experiencias gratificantes. El testimonio de Mel Gibson nos invita a confiar en Dios… para Él nada es imposible.

sábado, 25 de noviembre de 2006

Hacer comentarios

Hacer comentarios:
Muchos de vosotros me habéis pedido que explique como hacer comentarios a los artículos que voy escribiendo. Así que hoy, me vais a permitir que ésta sea mi aportación para el mejor funcionamiento del Blog.
Detrás de cada artículo viene la fecha en que lo escribí y una referencia sobre los comentarios publicados: Ejs: 0 comentarios, 3 comentarios, 6 comentarios... Si queréis hacer un comentario o leer los comentarios que otros han hecho pincháis encima de la palabra "comentario".
A la izquierda os saldrán los comentarios ya realizados. A la derecha aparecerá un recuadro dentro del cual podéis escribir vuestra opinión. Una vez terminado aparecen abajo tres recuadros donde encontráis tres posibilidades de enviarlo.
1. Haceros socios de "Google-Blogger" (p. ej. nuestro amigo Antonio Luis, el seminarista ya lo ha hecho). Es algo complicado, pero tiene la ventaja de que vuestro nombre aparecerá en azul (y no en negro como en los dos siguientes). El color azul os dará la garantía de que nadie puede utilizar vuestro nombre para escribir una opinión que no sea la vuestra...
2. Pinchar la opción "otros". Podéis escribir libremente el nombre que os apetezca, sea real (p. ej. Rondán, Paco, Lorena...) o imaginario, es decir un pseudónimo (p. ej. "El pobrecito hablador"). Es lo más cómodo, pero como digo, alguien puede usar vuestro nombre para crear confusión... (eso suele pasar en otro tipo de Blogs, p. ej. políticos, en el mío no creo que se dé el caso...)
3. Pinchar en "Anónimo" y expresar vuestra opinión sin que nadie (ni siquiera yo) sepamos la identidad del que escribe.
Por último, le dáis a publicar comentario y ¡Ya está!
por cierto: cuando yo hago un comentario veréis que mi nombre sale en azul. Si un día lo véis en negro tened la certeza de que no soy yo quien escribe...

viernes, 24 de noviembre de 2006

Perder a un ser querido

Un amigo anónimo me pide en el anterior comentario que le escriba sobre que se le puede decir a alguien que está a punto de perder a un ser querido y que duda en la fe.
De entrada te diré que se trata de un asunto espinoso, de muy difícil respuesta, pues la fe no es un jarabe o una píldora que uno se toma y ya está. La fe es algo distinto, algo dinámico, que sube y baja a menudo en relación a nuestro estado de ánimo. Y eso no es malo, al contrario. La fe es un camino, un proceso, crece o mengua dependiendo de nuestras experiencias vitales y de cómo las vayamos integrando en nuestra vida. Lo contrario si es malo: una fe siempre idéntica, que no duda, que no se interroga, que no avanza, es como un encefalograma plano, que indica ausencia de vida. Así que lo primero que te diría es que lo que puede parecer un mal (una duda de fe) puede transformarse luego en algo positivo (un fortalecimiento de la misma). Dios acostumbra a sacar bienes hasta de las situaciones más negativas.
La muerte de un ser querido es una de las experiencias de la persona que más afecta a la fe. Toda despedida en esta vida duele, cuánto más aquella última que parece definitiva. La Biblia está llena de ejemplos de cómo la muerte nos afecta. Jesucristo lloró ante la tumba de su amigo Lázaro. Las mujeres lloraban por la cercana muerte de Jesús. María lloraba al pie de la cruz. ¿Eran personas sin fe? Evidentemente no. Pero nuestra naturaleza humana se rebela siempre ante la muerte de un ser querido. Pero ahora bien, no todas las formas de encajar la muerte son idénticas.
¿Cómo puede un no creyente afrontar la muerte? Únicamente caben dos salidas, la angustia y el sinsentido; por un lado, o el "Carpe Diem" (aprovecha el presente, lo único que cuenta) por otro. Ninguna de las dos posturas responde al sentido de la muerte, aunque la segunda busca una escapatoria en la evasión de la realidad, lo que conduce a un respiro momentáneo.
En la Biblia encontramos la respuesta creyente, la única respuesta esperanzadora frente al misterio de la muerte. Esta respuesta no se trata de una idea, ni de un tratado filosófico, sino de una experiencia de los primeros cristianos: Jesucristo ha resucitado. Él ha vencido a la muerte y nos ha abierto las puertas de una nueva vida. Sólo eso puede darnos consuelo, y hablo de dar consuelo porque el sufrimiento no nos lo puede quitar nadie. Podemos pensar que en el cielo nuestros seres queridos estarán mejor, pero eso no suprime totalmente nuestro deseo de que hubieran estado con nosotros para siempre.
Resumiendo: ¿Qué le diriamos a alguien en una situación así? Yo, personalmente, en los días cercanos a la pérdida no diría nada. Las mujeres lloraron tres días ante la tumba de Jesucristo, y creo que es lo más humano. Dejar que nuestro dolor y nuestra rabia fluyan fuera de nosotros es lo más sano. En estos primeros días bastan nuestro silencio y nuestra compañía. En un segundo momento, pasados unos días, le hablaría del sentido cristiano de la muerte, que como hemos dicho antes es la resurrección. Entonces el alma está más receptiva que nunca a un anuncio de salvación, y una palabra así seguro que es acogida con agradecimiento y estima.
Por cierto, ¡qué trabajito nos cuesta hablar de nuestra fe! Antes, temas como el sexo o la muerte eran temas tabúes de los que estaba poco menos que prohibido hablar. Hoy las tornas han cambiado y de lo que nos da más reparo hablar es de nuestra fe. ¡Rompamos esa absurda barrera, la fe es comunicación e intercambio de testimonios!
Espero que esta reflexión te ayude, estimado amigo.

miércoles, 22 de noviembre de 2006

El Tercer Milagro (The Third Miracle, EEUU, 1999)

Os presento hoy una pelicula con claro argumento religioso. Su titulo es El Tercer Milagro (USA, 1999). Dirigida por Agnieszka Holland, está protagonizada por Ed Harris, Anne Heche y Armin Mueller-Stahl.

La sinopsis de la pelicula es la siguiente: Frank Moore, un desilusionado sacerdote Católico, conocido en los círculos eclesiásticos como "El Matador de Milagros" (por su especialidad en desmontar falsos milagros) es llamado urgentemente a una reunión con su obispo. Una estatua de mármol en un convento en las afueras de Chicago, está llorando lágrimas de sangre y el sacerdote local está pidiendo que se canonice a Helen O'Regan, una mujer profundamente devota de pasado desconocido, que vivió en el convento hasta su defunción, y a quien la comunidad cree responsable de las milagrosas lágrimas. El Padre Frank, en plena crisis de fe, deberá pedir ayuda a la hija de Helen, Roxanne. Todo se complicará cuando empiece a sentirse atraído por ella, y eso haga tambalear aún más sus creencias...

La directora es la polaca que tenéis mas arriba de nombre casi impronunciable, cuyas peliculas más destacadas junto a ésta son Europa, Europa (Polonia, 1990, nominación al Oscar de mejor escenografía) y Eclipse Total (Francia, 1995, una de las primeras peliculas de Leonardo di Caprio, con tan sólo 16 años). Su último trabajo se acaba de estrenar en Europa: Copying Beethoven (USA, 2006).
Los actores son el polifacético Ed Harris (Abyss, Apolo XIII, Causa Justa, Nixon, La Roca, El Show de Truman, Una Mente Maravillosa, Las Horas... y la más reciente Copying Beethoven), Anne Heche (Sé lo que Hicistéis el Último Verano, Psicosis, Coacción a un Jurado, Seis Dias y Siete Noches, Reencarnación...) y Armin Mueller-Sthal (La Casa de los Espíritus, El Pacificador, Expediente X -La Película...).

La película, como podéis imaginar leyendo el argumento, conjuga dos de los aspectos más debatidos de la Iglesia católica: la veracidad o no de los milagros y el celibato de los sacerdotes. He de notar que ambos temas se abordan con mucho respeto, pero haciendo ver lo problématico de los mismos en la institución eclesial, lo que concede una libertad al espectador para situarse en la posición que cada cual quiera.

Por todo ello, y por una trama que mantiene atado al sofá al espectador hasta el final de la película, creo que merece mucho la pena que la veáis en cuanto tengáis oportunidad. Ya me contaréis...

martes, 21 de noviembre de 2006

Un testimonio de fe

Me llamaron ayer para ir a visitar a un anciano de 82 años, que está bien de salud pero que se encuentra muy solo. Es soltero y muy culto, mantiene toda su lucidez, pero su problema es que casi todos los parientes más cercanos de su generación ya han dejado este mundo, así que le resulta muy difícil entablar conversaciones que le entretengan lo más mínimo. Dice que la Tv le distrae, aunque prefiere la radio, "el transistor" como él le llama, en el que escucha "el parte" (las noticias). Mi intención no era otra que la de estar un rato con él, ya que es hombre religioso y sale todas las mañanas a dar un paseito, luego no necesitaba otra cosa más que lo escucharan. Para nosotros los curas, es un alivio que nos avisen para visitar personas así, ya que la mayoría de las veces que nos reclaman para ver un anciano o un enfermo es ya en una situación más cercana a la muerte, donde el diálogo es más bien inexistente...
Como digo, fui esta mañana a verle. rezamos un rato juntos y hablamos de religión, de fútbol, de política y hasta de toros (menos mal que a pesar de mi incultura en este último tema pude salir al quite, nunca mejor dicho...). Cuando ya la conversación había llegado a un punto muerto, y me disponía a abandonar la sala por falta de repertorio, me dice el amigo: (voy a intentar transcribir la conversación textualmente)

"Padre, ¿sabe porqué estoy viviendo tanto?"

Tengo que reconocer que la pregunta me bloqueó. Meneé la cabeza en señal de absoluta ignorancia y deje que él siguiera hablando.

"Pues se lo voy a explicar a usted. Yo no soy el más bueno de mi familia, pero si el que más reza. Así que he llegado a la conclusión de que Dios me quiere aquí para que rece por todos mis difuntos, que son ya muchos."

Mi silencio era aún mas profundo. Aquel hombre, un estorbo para lo que la sociedad considera hoy "un ser productivo" me acababa de dar una lección de las que no se aprenden en los libros. Su reflexión, lejos de ser una chochez senil es un tratado completo de espiritualidad cristiana.

Ya esta tarde, reflexionando, me he dado cuenta de que ese bendito anciano ha llegado por su propia experiencia personal a descubrir lo único que merece la pena en esta vida: el amor a Dios y el amor a los seres queridos, conjugados perfectamente a través de la oración.

Hoy, por ello, quiero romper una lanza en favor de aquellos que lo han dado todo por nosotros, nuestros mayores. Aquellos que están lúcidos y aquellos que son victimas del alzheimer o la demencia senil. Aquellos que estan en sus casas y aquellos que han sido abandonados en asilos llenos de confort y vacíos de cariño. Aquellos que encuentran un sentido a sus días y aquellos que solo desean que la muerte los recoja pronto. A todos ellos, gracias por ser tal y como sois. Así os quiere Dios y así llegaréis un día a su presencia.
Seguiré visitando a mi amigo, y a buen seguro, seguiré aprendiendo más cosas de él.

lunes, 20 de noviembre de 2006

Un Mensajero en la Noche

Ya os he recomendado una oración y una canción. Hoy toca el turno a un libro. Más adelante os señalaré títulos específicamente cristianos (oración, teología, liturgia, etc.), pero quiero comenzar con algo más suave. Se trata de un libro de María Vallejo-Nájera titulado "Un Mensajero en la Noche", de Editorial Bellacqua, en la que se narra la historia real del recluso Albert Michael Wensbourgh, un preso altamente peligroso, quién pasó de la noche a la mañana a convertirse en un ser piadoso y de extrema bondad, hasta acabar sus días en un monasterio del norte de Londres.
No os cuento más. Su experiencia mística y sus conversaciones en una entrevista personal con María te llegarán directamente al corazón por su sencillez y su ternura. El libro es corto y su lectura se va haciendo más apasionante conforme avanzan las páginas. Su contenido es una prueba real de que Dios puede tocar un corazón en cualquier momento de la vida. Es un ejemplo vivo de la parábola del hijo pródigo, y de paso, vemos como en un corazón ennegrecido por el pecado siempre hay un resquicio por el que Dios intenta colarse. Si teneis tiempo (y 15 €) os aseguro que no os defraudará.
Ya que habéis comentado en el otro artículo algunas canciones que os gustan aprovecho ahora para lanzaros directamente la pregunta: ¿Qué libro es vuestro favorito?, ¿Alguno en especial ha marcado vuestra vida?

domingo, 19 de noviembre de 2006

La financiación de la Iglesia

Hoy domingo es el día de la Iglesia diocesana, y los sacerdotes hemos estado concienciando a los cristianos para que sostengan económicamente nuestra fe. Yo lo he hecho en mis misas, pero también quiero aprovechar este ciber-púlpito para haceros ver la necesidad de vuestra aportación económica.

Como todos habréis escuchado, hace apenas un mes se aprobó el nuevo modelo de financiación para la Iglesia católica en España. En él, la Iglesia renuncia a la exención de IVA para objetos de culto que había estado disfrutando hasta ahora y se retira la asignación complementaria que el Estado daba a la Iglesia como contraprestación por los servicios sociales que ésta realiza (en el año de 2005 fue de 141,5 millones de € . Pensad que, sólo Cáritas, por ejemplo, tiene un presupuesto de 168 millones de €...). A cambio de esta disminución, se eleva la contribución voluntaria de las declaraciones de la renta de los fieles cristianos de un 0,5% a un 0,7%.

El acuerdo ha sido aceptado y valorado como beneficioso por ambas partes. El Estado se ahorra de una buena partida de millones de € para financiar lo que es una institución "privada". También la Iglesia sale beneficiada, ya que esta subida del 2% proporcionaría más ingresos a la Iglesia en 2006 que con el sistema de 2005. Para ello es necesario que los cristianos tomemos conciencia de que la Iglesia es nuestra, y somos nosotros los que debemos sostenerla. Se acabó el depender de una subvención estatal, a cambio, la Iglesia se sentirá más libre cuando deba opinar del gobierno de turno. todo el mundo sabe que el dinero "amordaza". pues bien, esa mordaza que restaba libertad ha sido quitada de la boca de la Iglesia española.
Todos sabemos que una casa tiene muchos gastos. También la Iglesia los tiene. Los cristianos deben concienciarse de que lo mismo que una familia se programa para afrontar unos gastos a lo largo de un mes (luz, agua, teléfono, colegios de los niños, internet, comida, vestido, ocio...), también tenemos que sostener (si nos interesa) un servicio religioso-espiritual. De lo que demos entre todos saldrá lo que la Iglesia pueda gestionar entre sus necesidades (sostenimiento del clero, restauración del patrimonio, edificaciones nuevas, ayudas a sacerdotes ancianos e impedidos, obras de caridad, etc.

Varias son las maneras de colaborar económicamente con la Iglesia. La primera y más directa, a través de las colectas o donativos particulares. Otro sitema es el apuntarse a una cuota fija (mensual, trimestral o anual) en vuestra parroquia. También se puede aportar mediante donativos para un fin concreto, herencias, fundaciones eclesiales o colaboración en campañas (Cáritas, Manos Unidas, dia del Seminario...). Por último, mediante la declaración de la Renta, señalando la casilla correspondiente a la Iglesia católica.
Así que ya sabéis todos, esperamos vuestra colaboración, con cualquier forma de ayuda estareis contribuyendo de manera valiosísima e indispensable al sostenimiento de la Iglesia, vuestra Iglesia.

sábado, 18 de noviembre de 2006

El valor que no se ve (Laura Pausini, 1994)

Hoy sábado, más despejado que ayer, voy a aprovechar la tranquilidad de la mañana para compartir con vosotros una canción. Se trata de un tema extraído del primer album de Laura Pausini (para mi gusto el mejor) que tiene como título "El Valor que no se ve". La letra es de Angelo Valsiglio, su productor por aquel entonces y quien la descubriera en el coro parroquial de Solarolo (Ravenna). Laura nunca ha olvidado sus inicios cristianos a pesar de estar en la cima internacional de la fama. Laura se siente orgullosa de ser una profunda creyente como deja traslucir en gran parte de sus letras. Además, no sólo se trata de una fe de palabra, ya que parte de su escaso tiempo libre lo dedica a visitar niños enfermos por los hospitales de Italia, intentando transmitir un poco de esperanza o al menos una sonrisa que ayude a estos pequeños en esos momentos de ificultad. De hecho, Laura se ha convertido en una de las imágenes propagandísticas de UNICEF-Italia.



Bueno, la letra de esta canción dice así:

Hay días en los que la vida se llena de porqués,
la esperanza se preocupa por quererlos resolver,
desconfías de la gente, del amor y piensas que
no es posible que se sufra más que tú.
Y esos días tú te rindes al mundo en torno a tí,
para no sentir el miedo del valor que no se ve,
y te sientes tan perdida que ya no puedes más,
sin la fuerza que te da la vida.

Busca una salida, un mañana que
cure las heridas que hay dentro de tí,
lucha por vivir, con ese valor que no se ve.

Equivocarse nunca importa, vuélvelo a intentar,
si una puerta se te cierra, otra puerta se abrirá,
lo que en realidad importa es no renunciar jamás,
pues tal vez estés a un solo paso...

Busca una salida, un mañana que
dé una nueva vida a todo el mundo que
luchará con fe, con ese valor que no se ve.

Por todos ellos, échale valor,
por quien lo pierde y lo va buscando,
por los que se sienten tan mal como tú,
por esos que esperan sin desesperar, como tú
(coro)Busca una salida, un mañana que
dé una nueva vida a todo el mundo que
sólo por dolor no se pierda en el camino.
(coro) No te rindas nunca, busca en tu interior.
Busca la salida, el mañana quevuelves a tener
dentro del valor que no se ve.
Ni que decir tiene que "El Valor que no se ve" ("il coraggio che non c`è") al que alude Laura es la fe, aquella de la que hablábamos el otro día, la única que puede dar un sentido a nuestras vidas en los momentos de oscuridad que todos pasamos en algún periodo de nuestra existencia. Desgraciadamente, la página web de Laura (laurapausini.com) no está aún terminada y no permite escucharla, así que os tendréis que conformar con leer la letra o buscarla por otro lado (si alguien la quiere, que me deje un comentario o me mande un e-mail y yo se la mando).
ah! por cierto, espero que del coro parroquial que Juan y yo hemos comenzado este año nazca también una estrella...

viernes, 17 de noviembre de 2006

Alma de Cristo






Hoy ando justillo de tiempo, así que voy a aprovechar mi agenda apretada y la poca lucidez de mi cerebro para simplemente copiar una oración anónima, que sirve, entre otras gracias que Cristo concede, para ahuyentar los malos espíritus.

Espero que os guste y que la añadáis a vuestras oraciones. Dice así:





Alma de Cristo, santifícanos.
Cuerpo de Cristo, sálvanos.
Sangre de Cristo, embriáganos.
Agua del costado de Cristo, lávanos.
Pasión de Cristo, confórtanos.
¡oh buen Jesús! Óyenos.
Dentro de tus llagas, escóndenos.
No permitas que nos apartemos de Tí.
Del maligno enemigo, defiéndenos.
En la hora de nuestra muerte, llámanos.
Y mándanos ir a Tí,
para que con tus santos te alabemos.
Por los siglos de los siglos. Amén.

miércoles, 15 de noviembre de 2006

Hablemos de fe

Bueno, dejemos a un lado los escándalos sexuales del clero y el aprovechamiento que de ellos hacen algunos, y vamos a centrarnos hoy en algo más propio de lo que pretende ser este blog: la fe.

Dice Gabriele Amorth, exorcista oficial de la Iglesia de Roma, que "donde se pierde la fe nace la supertición", y estoy completamente de acuerdo con esta afirmación. En nuestra sociedad hedonista y consumista, la fe ha sido sustituida por el consumo sin límites o por la búsqueda de placer en cualquiera de sus manifestaciones (sexo, drogas, poder, prestigio...).

Sin embargo, este vacío de Dios que el hombre siente, debe ser rellenado por algo (pues lo anteriormente mencionado solo da una satisfacción inmediata, no duradera) y así el hombre busca desesperadamente algo que le devuelva la nostalgia de la trascendencia. por ello, vemos como hoy en día proliferan amuletos, supersticiones, sectas, cartomancias, espiritismos, curanderos, sistemas adivinatorios, ouijas, y un sin fin de pseudo-experiencias religiosas, que como bien dice el Padre Amorth, no son más que superchería en un 90 % de los casos y lo que es peor un contacto directo con Satanás en el 10 % restante (magia negra, posesiones diabólicas, sectas satánicas, misas negras, etc.). El caso es que el hombre busca algo que llene su espíritu ante el vacío existencial que nuestra sociedad crea, con la clara manifestación de depresiones, ansiedades, stress... que todos padecemos de alguna manera.

Apunto dos temas que otro día trataré mas detenidamente: los exorcismos y las depresiones, el primero algo más común de lo que creemos y el segundo el pan nuestro de cada día (como sacerdotes recibimos cantidad de gente que presentan trastornos ansioso-depresivos).

Pero hoy quiero centrarme en la fe. Ese regalo que Dios nos dio un día, que nuestros padres y catequistas inculcaron en nosotros y que tenemos que cuidar día a día. Sólo la caridad, la oración y la Palabra de Dios hacen que crezca como una planta bien regada y abonada. La fe es aquella que nos ayuda a vivir el día a día y la que nos hace más llevaderos los momentos más difíciles de nuestra existencia.

Algunos creen que ser cristianos es ir a misa los domingos y cumplir los mandamientos. Eso es una visión muy reducida de nuestra fe, que se basa más bien en el asentimiento a una serie de verdades (las contenidas en el credo) que nos proporcionan un sentido a nuestra vida. Después, en segundo momento viene la Eucaristía y los demás sacramentos, no como obligación sino como celebración (con la carga festiva que esta palabra aporta) de nuestra fe. por último llega la moral, que lejos de ser una serie de restricciones normativas (como muchos critican), son más bien un camino de felicidad y de paz interior. Solo la fe da sentido al resto de nuestra vida cristiana. Si no hay fe (que se hace visible en la caridad), no puede haber ni liturgia ni moral.

No quiero excederme (los comentarios deben ser breves para no cansar al personal) pero si queréis que me extienda en algún punto concreto me lo decís y ya responderé. Vuestros comentarios me ayudan a emprender juntos esta nueva aventura y me dan ánimos para seguir adelante.

martes, 14 de noviembre de 2006

Un cura pederasta

A todos nos habrá llamado la atención la noticia de estos días. Un cura ha sido condenado por abusar de un niño y la diócesis de Madrid ha sido también condenada como responsable civil subsidiario. Lo bueno de la noticia es que, si se cuenta con tanta pomposidad (ha ocupado titulares de periódicos y en los telediarios) es que afortunadamente se trata de casos aislados y muy puntuales. Lo malo es la saña (la mala leche, hablando en plata) con que determinados medios se han hecho eco de la noticia.

A nadie se le escapa que el 90% de los medios de comunicación privados están en manos de Polanco (El Pais, Ser, Onda Cero, la Vanguardia, El Correo, el As, los 40 principales, canal +, la Sexta, canal Cuatro, el 75% de Tele 5, Localia...) un ateo confeso y acérrimo hostigador de la Iglesia, pero lo más llamativo es que tambíen en las tv públicas (la Primera, la segunda, Canal sur 1, 2 y Radio y en RNE) la noticia también haya sido portada. Si, eso que estaís pensando es cierto: todas están en manos de un determinado partido político, el mismo que alardea de cristianismo en las procesiones (Corpus, Patronas, Semanas Santas...) que pasean sus varas de mando en los actos religiosos de nuestros pueblos pero que a la hora de la verdad tienen también un colmillo retorcidísimo hacia la jerarquía eclesiástica.

Yo no voy a defender a mi compañero. La justicia ya lo ha condenado, y si los hechos están probados (ahora vendran los recursosa la audiencia nacional, al T.Constitucional, etc) que pague hasta el último Euro y hasta el último día de cárcel. No se puede abusar de nadie, y menos de un niño indefenso, y menos aún amparándose en la confianza que se deposita en nosotros por representar a Dios. Como digo, no lo defiendo; que Dios lo juzque y lo perdone si de verda está arrepentido.

Pero lo que si tengo que denunciar es la campaña de desacreditación que Polanco y gobierno realizan contra la Iglesia.

Termino con dos comentarios:

- ¿por qué no fue noticia los 65 millones de Euros (se dice pronto...) recaudados por la Iglesia en la última campaña de Manos Unidas?

- si en un posible recurso se declarara al sacerdote inocente, ¿sería titular en los medios de comunicación anteriores...?, ¿quien pagaría ni con todo el dinero del mundo la destrucción de una persona?

Espero vuestros comentarios, sugerencias, críticas... etc.

Presentación del Blog

¡Hola amig@s!
Presento este blog para compartir experiencias y para que juntos hagamos un camino nuevo en el apasionante mundo de la navegación por internet. Si quieres hacerme alguna pregunta o algún comentario, puedes dejarlo tranquilamente que ya intentareé responderlo. Semanalmente iré publicando articulos de opinión sobre religión, futbol, cine , música o lo que se vaya terciando
¡Que te sea de utilidad!
Primera piedra puesta en los terrenos de El Santiscal (Arcos de la frontera): el 11-11-2006