sábado, 27 de enero de 2007

La Tregua (La Tregua, Italia, 1997)

Esta película de Francesco Rosi, protagonizada por John Tunturro (Quiz Show EEUU 1994, Daño Colateral EEUU, 2002) y Rade Serbedzija, (El Santo EEUU 1996, Stigmata EEUU 1999) está basada en la novela homónima de Primo Levi.

Esbozo su biografía y comprenderemos mejor la película. Levi nació en Turín en 1919 en el seno de una familia judía. Se licenció en química por la Universidad de Turín en 1941. En 1943 intentó unirse a la resistencia antinazi italiana. Completamente inexperto para tal causa, fue arrestado por el ejército del tercer Reich. Fue deportado a Auschwitz en 1944, campo de exterminio situado en la Polonia ocupada por los nazis, donde pasó diez meses antes de que el campo fuera liberado. De los 650 judíos italianos compañeros de Levi, él fue uno de los 20 supervivientes del exterminio.

Al volver a Italia, Levi empezó a escribir sobre sus experiencias en Auschwitz, obras que se convirtieron en sus dos memorias clásicas: Si esto es un hombre y La Tregua.

Levi murió, aparentemente por suicidio, el 11 de abril de 1987, aunque algunos amigos y biógrafos han cuestionado el veredicto, ya que no dejó nota de suicidio.

La película narra una biografía de Levi tratada desde algunos toques de humor (mucho más atenuados que en la Vida es Bella) y más dramático que ésta.

Para que entendamos la profundidad de la obra de Levi, rescato un bello poema de su otra novela si esto es un hombre:

"vosotros que vivís con toda tranquilidad
en el calor de vuestras casas,
vosotros que encontráis, al volver por la tarde,
la mesa puesta y rostros amigos,
considerad si es un hombre
quien trabaja en el fango,
quien no conoce la paz,
quien lucha por un mendrugo de pan,
quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
quien ha perdido nombre y cabellos
y hasta fuerzas para recordarlo,
la mirada vacía y el regazo frío
como una rama en invierno.
No olvidéis que esto sucedió,
No, que no se os olvide:
Pensad en ellas al estar en casa, por la calle,
al acostaros, al levantaros;
repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
que la enfermedad os abata,
que vuestros hijos os vuelvan la espalda”.

2 comentarios :

  1. El peregrino ruso28 ene. 2007 8:15:00

    muy bueno el articulo sobre todo el final, te hace pensar

    ResponderEliminar