miércoles, 31 de enero de 2007

Ser catequista hoy

Dedico este post a todas aquellas (casi siempre son mujeres…) que dedican su tiempo a la transmisión de la fe a través de la catequesis. Dar catequesis no es impartir un libro, sino hacer visible la fe a aquellos que comienzan a descubrirla. Sean niños, jóvenes o adultos, no importa. El-la Catequista es aquel que introduce en los misterios de la fe a quien tiene sed de la trascendencia.

Son tiempos difíciles, ya lo hemos dicho en otras ocasiones. Para las catequistas no es una excepción. A las críticas habituales (que si son las pelotas del cura, que si cobran por su tarea…) se une hoy el desaliento por una labor de la que cada vez se ven menos frutos. Los sacramentos se han convertido en meros actos sociales y eso hace la tarea más ardua si cabe. Encontrar un niño que siga en postcomunión o un joven que tras confirmarse permanezca en la parroquia es casi una quimera. Además, nadie está dispuesto a dar nada gratis, y ello produce que nadie crea que un catequista realiza su labor por amor al Evangelio y a la Iglesia. En nuestra cultura del ocio, niños y jóvenes tienen cientos de distracciones más entretenidas que la catequesis. Por ello, ir a catequesis se ha convertido en una obligación más, como el colegio, el judo o el refuerzo de inglés. Son pocos los que buscan a Dios a través de la catequesis. Pocas familias interesadas, pocos niños interesados. Es de cajón.

Y sin embargo, allí están ellas. Dejando por un momento a sus familias, sus ocupaciones -o simplemente su descanso- dedican su tiempo y su esfuerzo a poner ladrillos espirituales en el Reino de Dios. Sin importarles las críticas. Tentadas (pero no vencidas) por el desaliento. Incomprendidas muchas veces incluso por las madres que les tendrían que estar agradecidas. Rebanándose los sesos para hacer más atrayentes sus esfuerzos. Me consta que a algunas las catequesis les cuesta incluso dinero de sus bolsillos. Aparte de la formación continua que ellas son conscientes que necesitan y que les quita más tiempo aún.

En fin, que como cura me quito el bonete. A todas ellas, ¡Gracias! Y no olvidéis nunca dos textos fundamentales de la Biblia: Primero, la parábola del sembrador (Mc. 4, 1-9). Vosotras sembráis en todas partes, que cada uno recoja lo que pueda… Y segundo Cristo nos promete el ciento por uno y la vida eterna (Mc. 10,28-31) … merece la pena arriesgar nuestra vida por Él, que nunca falla…

19 comentarios :

  1. El Peregrino Ruso1 feb. 2007 8:06:00

    Si no fuesen por esas buenas mujeres que con paciencia están intentando trasmitir la fe sobre todo a los niños de primera comunión, ¿que sería de nuestras Parroquias?. Hay que quitarse el sombrero ante ellas. Gracias a Dios por estas mujeres

    ResponderEliminar
  2. pajarillo verderon1 feb. 2007 19:35:00

    Con su permiso(ya me lo he tomado), he imprimido su reflexión para hacersela llegar a algunas catequistas que no tienen internet. Se que les va a hacer ilusión, y les dará fuerza cuando se desanimen. El caso que yo más conozco, que es el de adolescentes de postcomunión o confirmación, hay que echarle paciencia y fe para no desanimarse, con la sociedad que tenemos. Aunque siempre miran "arriba" y de allí le viene la fuerza, es importante estar con ellas. Y luego, yo lo he visto, cuando uno de esos chavales/as, pasado el tiempo, la encuentran por la calle y se acercan con alegría a darle un beso y saludarlas, eso si que es una recompensa que se les nota en la cara.

    ResponderEliminar
  3. No tengo nombre.. al menos de usuario, pero vivio en Mexicali, Baja California en México. pegadita a la frontera con EUA, aqui ser catequista es un poco árido como el lugar donde vivimos. Poca formación, poca atención, sin embargo, florece en el desierto la fe, como se dice en esta Diócesis precisamente por catequistas abnegadas y generosas, porque siempre sale de sus bolsillos lo que requiere la catequesis, y entregan su tiempo y su amor a niños y adolescentes, hay muchas, aunque no tantas como se quisiera, unas son ya viejitas como yo, otras no tanto y otras casi niñas, tambien hay hombres, pocos pero los hay. Me gustó el comentario y el reconocimiento,me dio tristeza que en cosas de jóvenes o de otros temas encuentras los blogs recargados de comentarios y aquí apenas 2 y con el mío 3, pero eso me hace pensar que cuando no hay quien ponga mucha atención (por ejemplo a las catequistas) es entonces que el Señor está precisamente con la mirada y el corazón atento para los que son los últimos. Gracias. es la primera vez que entro a hacer un comentario. Josefina 56 años y catequista y formadora de catequistas con la gracia de Dios que me ha dado esa chamba.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este comentario que nos dedicas, para mi ser catequista supone una labor de mucha responsabilidad, por eso soy consciente como bien dices de una formación continua.
    Como experiencia te puedo decir que estoy recibiendo tanto a nivel espiritual como personal, mucho más de lo que pueda estar dando. Indiscutiblemente merece la pena apostar por alguien como es Cristo, que no sólo promete "el ciento por uno y la vida eterna", sino que a medida que lo vas conociendo no te queda más remedio que quererlo, ésto te conlleva a seguirle con todas sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  5. Comienzo hoy igual que terminé el último día, dandote las gracias por acordarte de nosotros "las catequistas" y dedicarnos parte de tu tiempo que tan escaso lo tienes.
    A pesar de todos los obstáculos e inconvenientes que nos podemos ir encontrando, y la baja moral que algunas veces tenemos, merece la pena continuar y luchar por algo tan gratificante como es este servicio que hacemos, dandote cuenta de todo lo que te aportan los demás que siempre es más de lo que tu dás y sobretodo cuando lo haces y se lo ofreces a Él.

    ResponderEliminar
  6. FELICIDAD POR SIEMPRE5 feb. 2007 14:50:00

    SER CATEQUISTA HOY EN DIA, NO ES MAS Q SER ESCLAVA DE UNA PARROQUIA, LOS PÁRROCOS TIENE UN CHOLLO SI TODAS SON COMO LAS DE AQUI, LIMPIAN, ORDENAN, ORGANIZAN..., EN FIN, MUY BIEN DICHO ESO DE: "HE AQUI LA ESCLAVA DEL SEÑOR".

    ResponderEliminar
  7. el duendecillo verde5 feb. 2007 23:46:00

    a felicidad por siempre le pega eso de amargada por siempre

    ResponderEliminar
  8. A "el duendecillo verde", tu si que estás amargado, chaval.
    Según tu religión, hay que respetar al projimo, así que no insultes.

    ResponderEliminar
  9. FELICIDAD POR SIEMPRE13 feb. 2007 22:10:00

    A "EL DUENDECILLO VERDE", NO SERÉ YO LA QUE TE CONTESTE A ESO DE AMARGADA/O, PERO COMO BIEN A DICHO EL ANÓNIMO ANTERIOR A MI COMENTARIO, MAS VALE Q NO INSULTES, QUE ESO ES PECADO.

    ResponderEliminar
  10. se estais aprovechando ahora que no esta Jaime pa ponerse bien, no? dejarse de insultos y hacer algo constructivo. feliz San Valentin

    ResponderEliminar
  11. Hola Jaime, me llamo Joan y estoy viviendo en Barcelona, durante toda mi vida he estado asistiendo a misa, hasta que me mude a vivir a Tarrago, yo tendría 12 años... 4 años después de haber recibido la primera comunión.
    A los 12 años estando ya viviendo en Tarragona, me desvincule totalmente de la iglesia.
    4 años después conocí un chico que ahora somos muy buenos amigos, él asistía a misa cada domingo, y una año después ya con 17 años decidí (sin influencia de nadie) acompañarlo, así que me confesé y desde ese dia que sigo fiel a los dogmas de la iglesia y además decidí de confirmarme cosa que hice el dia 13 del mes pasado. Tambien conocí la obra de Josep Maria Escribá y estube estudiando en un colegio de la obra. No se si sera por casualidad pero el dia 14 me traslade a vivir a Barcelona.
    Ahora he conocido el sacerdote de aquí y me he ofrecido voluntario para ayudarle en la celebración del domingo. También me ha propuesto ser monitor en un esplai para niños.
    También quiero ser catequista pero no se lo que tengo que hacer!

    ResponderEliminar
  12. El año que biene me estare preparando para ser catequista de primera comunion y la verdad q quisiera algunos consejos, tambien el grupo de confirmacion donde estoy queremos forman un grupo de jovenes en la capilla donde participo pero necesitamos personas como ustedes para q nos puedan guiar espero algunas respuestas gracias

    ResponderEliminar
  13. ANONIMA DE 17 AÑOS
    Hola me sirvio mucha esta reflexion ya que quiero ser catequista, pero tengo dudas todavia.
    Pero esta reflexion me dio fuerzas para intentarlo y sacarme las dudas
    saludos

    ResponderEliminar
  14. Soy chileno y mi suegra es catequista de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Olmué. las palabras expresadas por usted la reflejan perfectamente a ella y a las demás catequistas de la Parroquia. Dios las bendiga de corazón y a usted Padre por retratarlas tal cual son.

    ResponderEliminar
  15. hola padre, mi nombre es lupita y soy catequista, soy mexicana nacida en Tijuana b.c y me gustaria mucho estar en contacto con usted, solo que no se como?

    ResponderEliminar
  16. hola padre, mi nombre es lupita y soy catequista, soy mexicana nacida en Tijuana b.c y me gustaria mucho estar en contacto con usted, solo que no se como?

    ResponderEliminar
  17. Mi estimado todo lo que dices estamos viviendo aca en europa, yo recuerdo que vine a un lugar donde tiene tradicion cristiana, per mas que eso me enconre con lugares desabitados espiritualmente, disconformes con todo aquello que se da gratuitamente.
    Ser catequista hoy en dia parece ser lo mas desagradable, mucho mas todavia con gente que ya no quiere hacer nada por el projimo. Al igual que vos esta dedicatoria que lo haces con una bella reflexion merece la pena hacerlo conocer.
    Hoy llegue a tu rincon buscando material para el primer encuentro de catequistas en mi parroquia aca en zaragoza, y con tu permiso lo usare para reflexionar en este año de la Fe.
    un gran abrazo fraterno y reza por mi colega.
    D. Milton

    ResponderEliminar
  18. Yo he puesto una catequesis en español en Suiza, y me siento presionada, me han hecho sentir como si lo que hiciese fuese indigno o abusivo... yo creo que es algo muy importante y mi paso por Suiza es casi debido a esta mision, por insignificante que parezca, aunque no trabaje en bancos , ni sea una mujer exitosa. Yo creo que Dios esta muy feliz cuando en mi casa llega esa hermosa hora, los niños atentos y una vela encendida.... un agran alegria se cierne en mi casa y cientos de angeles se daran una vuelta , digo yo. porque los niños son los luceros de Dios.

    ResponderEliminar
  19. BUenas noches, me parece interesante este blog y agradezco la información. Yo tengo 49 años, nací en la fe católica, me eduque en un colegio de monjas, pero conocí a Dios a profundidad hace casi 18 años y me involucre mas en la Iglesia, en grupos de oración, con la parroquia. Y hace 2 años, me pidieron en un colegio pensionado, ayude a impartir la catequesis para la primera comunión, nunca paso por mi cabeza que la misión y el llamado que Dios me estaba haciendo y me había preparado era para trasmitir los conocimientos que había infundido en mi el Espíritu Santo durante estos años. Había puesto mi profesión al servicio de Dios, soy diseñadora gráfica y ayudaba a las distintas parroquias para su imagen gráfica, anuncios y vaners para retiros, logotipos parroquiales, trípticos informativos y todo aquello, siempre lo di gratuito. Ahora no tengo ingresos económicos, en mi pais no hay trabajo y ahora me han llamado a otro colegio para que prepare a sus niños, ellos ven los frutos que han resultado de este trabajo. Yo tengo claro que en las personas que hacemos catequesis, es Dios mismo, la Santísima trinidad la Virgen María quien actúa, somos simples canales y debemos abandonarnos para que Dios pueda actuar. Me guia un párroco, que conoce mi trayectoria espiritual, y apoya mi trabajo. La catequesis en la parroquia es gratuita, pero en los colegios pagan un valor pequeño a los catequistas y yo lo veo como una bendición de Dios. El recibir algo cuando no tienes otros ingresos y cuando siempre diste todo gratuito a tu Iglesia sin medir ni esfuerzo ni tiempo. Ahora lo que recibo lo veo como una bendición, Dios no se olvida jamás de sus hijos que lo aman y sino hubiese ese ingreso no podría moverme para llegar a los colegios, y cubrir los gastos que implica hacer esta labor.Creo que no es una verguenza ni un abuso lo que Dios te quiere dar, cuando el sabe que lo necesitas. Todos los católicos somos bendición, los unos para los otros y viceversa, inclusive cuando damos nuestra limosna en misa, ojalá desaparezca esa idea de que quien es de la Iglesia no necesita nada y tiene la obligación de darlo todo aunque muera de hambre. Yo tengo presente siempre que Dios me dice; Tu por los míos y yo por los tuyos y eso he visto a lo largo de mi vida, jamás me ha abandonado y esta es otra mas de sus demostraciones, me da las herramientas para realizar mi misión. Soy madre de familia, tengo 2 hijos.

    ResponderEliminar