lunes, 8 de enero de 2007

Tiempo "Extra"-ordinario

El mundo parece que vuelve a la normalidad. El hombre entra en su rutina de trabajo, tráfico, colegio, horarios rígidos... (ya casi lo pedíamos a gritos...)... y la Iglesia entra en un nuevo tiempo litúrgico, el tiempo ordinario. Quizás la expresión no sea la más afortunada, ya que todo el tiempo que Dios nos regala es "extraordinario", de una riqueza incalculable. Todo es tiempo de salvación, momentos para la fe, la esperanza y el amor. Valga el juego de palabras, pero lo extraordinario de una vida consiste en hacer las cosas ordinarias como si fuesen las últimas que hacemos. Ahí están, por ejemplo, las vidas de los santos. Muchos de ellos llevaron vidas rutinarias, casi monótonas, pero impregnadas en todo momento de lo esencial: El amor de Dios y el amor al prójimo. Vivían cada minuto como una oportunidad única para mostrar el amor de Dios a los hombres y el amor a los hombres en nombre de Dios (hoy me ha dado por los juegos de palabras...). El tiempo "extra" de un partido de fútbol es el más importante cuando el resultado es ajustado, pero no sirve de nada si vas ganando o perdiendo por goleada... Lo importante, como en la vida misma, son los 90´ de tiempo reglamentario. No esperemos nosotros al descuento, no olvidemos que es en esta vida donde obtenemos nuestro pasaporte al más allá, así que os invito a todos a exprimir nuestras vidas cristianamente. La oración y la caridad son nuestras armas principales, ¡Vamos a aprovecharlas!

6 comentarios :

  1. Para los cofrades (y algunos denominados MARCIANOS,pues solo se acuerdan de la iglesia en MARZO) es un tiempo de ilusión,entrega,reuniones,ensayos de cuadrillas... pues se empieza a trabajar para preparar los actos de Cuaresma y Vivir La Pasión de Cristo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, amigo Jaime, la expresión de tiempo ordinario no es, al menos para mi, muy afortunada (al igual que tampoco lo es la de "tiempos fuertes", tan utilizada en el seminario en nuestros tiempos): cualquier tiempo es bueno para alabar a Aquel que no tiene tiempo, y para alabarlo, como bien señalas, con la oración y el amor.
    Un abrazo. Tu teniente.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Rondán... no olvides nunca que la Cuaresma no es sino un tiempo que nos es ofrecido como medio para prepararnos a vivir lo que realmente importa que es el Santo Triduo Pascual, en el que conmemoramos la Pasión, Muerte y, sobre todo, RESURRECCIÓN de nuestro Señor Jesucristo.
    Bien es cierto que cada cual la vive como quiere, pero por favor, no te quedes sólo en lo externo (actos de cuaresma, reuniones de cuadrillas, cargar en los pasos...), busca tambien lo que realmente nos salva, que es la vivencia del Dios que se hizo hombre, dándose hasta la muerte (y una muerte de cruz, que nos dice San Pablo), para que nosotros lleguemos a ser como él.
    ¡Feliz tiempo ordinario!

    ResponderEliminar
  4. el duendecillo verde8 ene. 2007 22:20:00

    Ahí, ahí, verde como yo, jeje

    ResponderEliminar
  5. Tiempo "extra"ordinario, señores, estamos en el mes de enero, y queda febrero, tranquilos quedan 2 meses y tres semanas pare semana santa. Disfruten del tiempo en que vivimos ahora, ya llegarán las fechas de conversión, no matemos tam pronto al niño, que acaba de nacer.Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El peregino ruso9 ene. 2007 17:28:00

    No olvidemos que solo en lo ordinario es donde Dios se manifiesta y el tiempo ordinario es un amino de reflexión para poder seguir al maestro. En las cosas cotidianas, en los encentros con los amigos, en todo aquello que hacemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos es donde se manifiesta Dios en nuestra vida. Lo que pasa que a veces nos hacemos los sordos, Dios parace que habla a una Iglesia llena de sordos. Como diría Santa Teresa, hasta en los puheros hablaba con Dios.

    ResponderEliminar