lunes, 12 de marzo de 2007

Experiencias de Roma (V)

Día 28 (miércoles)A las 6:45 el desayuno, y a las 07:15 nos espera Ariel con otro autobús. El suyo está en el taller… Cantamos el Himno de Andalucía y echamos de menos nuestra tierra… A las 07:30 estamos en San Pedro y a las 07:45 comenzamos la Eucaristía justo delante de la tumba de San Pedro. Sólo tenemos 30´, así que cantos breves y una homilía brevísima sobre la suerte de celebrar en un lugar que ha visto tanta historia… A las 08:15 terminamos de ver la Basílica: Baldaquino, Cátedra, Tumba de Alejandro VII hecha por Bernini y nos vamos a las colas de los Museos Vaticanos. Afortunadamente hay poca y en 15´ estamos dentro. En la taquilla me piden un justificante de la peregrinación dado por el obispado. Llamo al obispado y no lo coge nadie. Llamo al secretario del obispo y su móvil está apagado. Llamo a Miguel Ángel, que trabaja en el tribunal eclesiástico y me recuerda que hoy es festivo en Andalucía… Ni por aquello de haber cantado el himno me había acordado… Así que todos a pagar 13 €. Vemos bien el museo, no como ayer en los capitolinos...: Parte Egipcia, Laoconte y ruinas Romanas, Sala de los Mapas, Sala de los Tapices, Salas de Rafael, Capilla Sixtina y Biblioteca Papal. Al llegar allí Juan se queja de que ha habido una confusión y no ha podido ver apenas la Capilla Sixtina. Me vuelvo con él mientras Luisa me conduce el grupo hacia la Puerta de Santa Ana. Por el camino caen las únicas gotillas de todo el viaje. Inmediatamente todo se llena de indios vendiendo paraguas de usar y tirar… Nos vemos a las 11:30 y vamos a Soprani, lugar de recuerdos y souvenirs religiosos. Allí todos compramos, yo aprovecho para comprar un Via Crucis para la futura Iglesia del Santiscal. Cuando nos vemos en el autobús (ya el nuestro, que está arreglado), a las 13:00, un nuevo problema: A Conce le han birlado la cartera. Ha anulado las tarjetas y ya iremos a poner la denuncia. En la puerta del autobús nos acosan vendiendo postales, paraguas, pañuelos… y mirando de reojo las carteras… Por fin llegamos a las 13:30 y comemos. Dejamos una hora de descanso, y a las 15:30 comenzamos la jornada vespertina. Mercedes se queda en Villa Aurelia con un cólico nefrítico, menos mal que no fue a más. Vemos desde el autobús el Circo Máximo y la Sinagoga judía, y llegamos a la Iglesia de san Clemente, tres Iglesias superpuestas una encima de la otra. Explico primero la del s. VII, con su precioso ábside. Luego bajamos por la sacristía a la basílica del s. IV, donde se conserva la tumba de San Metodio y unos frescos con la historia de San Alessio. De allí bajamos al templo mitraíco (s. I), donde explico el culto mitreo a partir del altar con el sacrificio del Buey. De allí, a las 17:00 nos vamos en autobús al Monte Aventino. Tras 5´ andando, vemos San Anselmo, la Plaza de los Caballeros de Malta y San Alessio, con la escalera de su propia casa donde el santo murió como un esclavo. Desgraciadamente el mirador está ya cerrado, y lo mismo sucede en Santa Sabina. Así que bajamos a Santa María in Cosmedin (que para variar también está cerrada…). Desde la verja le hacemos una foto a la Bocca Della Veritá (boca de la verdad), donde según la tradición se le cortaba la mano a las mujeres que habían sido infieles y habían mentido a sus maridos. De allí vamos a las 18:30 en autobús al Castel Sant´Ángelo, vemos sus exteriores y en el Puente Sant´Ángelo las mujeres se hinchan a regatear y comprar bolsos baratos. A las 19:00 vuelta al hotel, cena a las 20:00. Antes de cenar, Juan toma la palabra y en nombre de todo el grupo me hace entrega de un crucifijo precioso de cristal de murano que conservaré como recuerdo del grupo. Además, en la “colecta” han sobrado 310 € que también me son entregados. Después de la cena, a las 21:30 un grupo de 12 nos vamos al Risky point, a tomar un cubatita y un limoncello. Allí nos hartamos de reír y de contar chistes, y a las 23:30 estamos de vuelta, subimos la larga cuesta de Villa Aurelia, nos despedimos y nos acostamos.

3 comentarios :

  1. Jaime, otra vez que te vayas a Roma avisame, churra, que tengo muchas ganas de ir... Por esta vez, no lo tomaré como un acto de indisciplina a tu teniente, jejeeje... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si la Bocca Bella Veritá, estubiese en España, ya hubiesen saltado a la palestra con una bien formada "plataforma"(que está de moda) y la hubiesen destruido las feministas españolas...
    Que te roben la cartera, es normal desgraciadamente, siempre hay alguien que "sin querer" se apropia de la ajeno...y fastidia al sujeto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Jaime, no sería mejor que publicases esta "novela"??. Seguro que ganarías mucho para la futura parroquia del Santiscal. Es broma. Pero parece de película. Lo mejor es que os lo habeis pasado genial, y yo daría lo que fuese por haber ido con vosotros. Un saludito desde el seminario.

    ResponderEliminar