martes, 25 de septiembre de 2007

Una frase genial

Ha entrado el otoño y con él un tiempo propicio para el pesimismo y la depresión. La propia naturaleza parece que se muere, las plantas se secan, los árboles dejan caer sus hojas, llegan las primeras y abundantes lluvias y los días nublados nos convierten en seres más caseros y hastiados que en primavera-verano. La Iglesia no es ajena a ello y dedicará todo el mes de noviembre a la oración y la intercesión de los difuntos. Parece que nuestra alma es más sensible al más allá entre rayos y tormentas que no entre el sol y la playa...
Aunque aún queda un mes para esas plegarias, me han mandado un e-mail referente a la muerte que contiene una frase realmente preciosa. No entiendo como puede haber por ahí gente con tanta imaginación y agudeza que hacen que uno se sienta realmente insignificante. Este tipo de gente tiene mucho tiempo o un coeficiente intelectual bastante superior a la media. Yo carezco de ambas cosas y me limito a compartir con vosotros este tipo de pensamientos que a mi entender no son sólo bellas palabras sino un buen material de reflexión y de oración.

La frase en cuestión dice así:

“Cuando naciste tú lloraste y todos los que estaban a tu alrededor reían. Procura que cuando dejes este mundo tú seas el que rías y todos los que estén a tu alrededor los que lloren…”

Es genial, ¿no os parece?. Creo que no debe haber una muerte más dulce que la de aquel que se marcha de este mundo con la conciencia tranquila, con la satisfacción del deber cumplido, la esperanza de la resurrección y la compañía de los seres queridos como último recuerdo. Sin mencionarlas todas creo que esta sentencia recoge todos estos pensamientos.

Bueno, lo dicho, ánimo en esta época y recordad que la tristeza y la nostalgia son enemigas acérrimas de la esperanza, una de las virtudes teologales cristianas.

4 comentarios :

  1. En la muerte normalmente no pensamos y cuando lo hacemos nos da pena, nostalgia, miedo, etc. No la vemos como el paso a la vida eterna, eso cuando somos jovenes por que luego escuchamos a nuestros ancianos y cambia la cosa. El otro dia mi abuela cumplio 75 años y por la noche, fui a la cama a felicitarla y le dije que ya tenia tres cuartos de siglo encima y que a ver si la veia viejita, viejita con un siglo y ella me contesto ¨Dios no quiera¨. Es como si ella ya estuviese cansada de estar rondando por aquí y estuviese deseando descansar. Y a ella le va esta frase que nos comentas hoy como anillo al dedo. Saludos y feliz feria de San Miguel.

    ResponderEliminar
  2. El Peregrino Ruso28 sept. 2007 10:35:00

    Bonita frase D. Jaime que nos hacer caer en la cuenta de la fragilidad de la vida humana y darnos cuenta que nuestra vida sólo está en manos de Dios. Ojalá pudieramos decir la frase de un santo de la Iglesia: Señor cuando tu quieras, donde tu quieras y como tu quieras. Nuestro final está en partir a la casa del Padre

    ResponderEliminar
  3. Puede ser que, cuanto mas mayor se és, mayor tiempo de nostalgia se tiene, y a la vez, mayor confortación se tiene al ver, que es posible que el camino escogido en las decisiones difíciles de la vida han sido al menos satisfactorias propias y ajenas a las personas que me han rodeado.
    He llorado a veces en recuerdo de personas que estubieron a mi lado, y aveces tambien e reido pensando en los buenos momentos vividos, todo pasa...y al final solo uno puede esperar la ansiosa llamada del Señor... y no sabré si llorarán los de mi alrededor el dia de mi defunción, espero que los que le toquen vivir ese día, estén contentos, porque ese día estaré en presencia del Señor en el cielo...y quien sabe, si tambien con algún ser querido que en su dia, el Señor lo llamó a su lado, y goza de plenitud. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. FRASE GENIAL!!!! yo mas bien diria KE FRASE HORRIBLEEEEEEE Ojala cuando te mueras TODOS RIAN

    ResponderEliminar