viernes, 28 de marzo de 2008

Pascua!

Ha llegado la Pascua, y la alegría debe desbordarse en nuestro interior del mismo modo que pronto lo hará el azahar de nuestros hermosos naranjos.
En efecto, por mucho que no veamos más allá de la cruz, por mucho que nuestros ojos no vean lo que hay detrás de la empinada cuesta que conduce al Gólgota, nuestra fe nos asegura que todo acaba bien. Dios nos asegura que nuestras lágrimas de tristeza se transformarán un día en alegría, y que la aparente ausencia de Dios en la Pasión se troca ineludiblemente en presencia divina redentora y sanante.
Dios nunca nos deja de la mano, e incluso detrás del salmo rezado por Cristo en la cruz "Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?" se oculta una oración de rebeldía pero confiada en que Dios escucha nuestras plegarias, aunque sean desesperadas.
Nuestra historia es Historia de salvación y todo está destinado (si nosotros nos dejamos conducir) a unirnos a la victoria de Cristo glorioso triunfador sobre el mal y la muerte.
Perdonad que insita con los ejemplos que más me llenan, pero no encuento otros mejores: Nuestra vida se parece a ese final apretado de un intenso partido de fútbol. Parece que vamos perdiendo, que nuestra fatiga, cansancio y sudor han sido en valde, pero no es así. El gol en el último minuto -que Cristo marca por nosotros- nos da la victoria por la que tanto hemos luchado.
Levantemos el trofeo de la resurrección que da sentido a tanto esfuerzo.

4 comentarios :

  1. Me encanta su optimismo, me ayuda en los momentos difíciles que estoy pasando. Gracias

    ResponderEliminar
  2. nika, Jesús está contigo en los momentos dificiles, oraré por ti, si quieres puedes contactarme, que el Señor te guie y te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. FELIZ Y SNATA PASCUA DE RESURRECCIÓN.

    La sed de vida verdadera que tenemos sólo la saciamos en Cristo resucitado. Ahora que estamos en Pascua dediquémosle un rato bueno para llenarnos de su agua que salta a la vida eterna.

    Un saludo y, Nika, cuenta una oración más por ti.

    ResponderEliminar
  4. cuantas veces vivimos la fe en CRISTO, como si de una representación se tratara, hacemos de los pasajes de su vida actos de una obra escenica y nos perdemos en la representación y el costumbrismo, todo está muy bien asi es la cascara que envuelve a la religión lo de fuera lo exoterico, lo interno, el sacrificio solo ofrecido a sus ojos, la obra callada y muda que no tiene eco sino en la misericordia del SEÑOR porque él la recoge y la guarda para nuestra salvación.

    Siempre es Pascua, cualquier dia es
    SANTO para glorificar al señor, cualquier túnica agrada a JESUS si tu corazón es puro, el verá bajo el manto púrpura quien habita, tampoco esperara ver el brillo del anillo, ni la dignidad del cargo. JESUS NO ES CALENDARIO, ES TODO INSTANTE DE NUESTRA VIDA, JESUS VIVE EN LOS CORAZONES QUE VIVEN ENTREGADOS A SU AMOR Y PRESENCIA. Raecordemos la canción del "JESUS DEL MADERO" templos vivos, muchas veces quizas JESUS no desfila, quizas en ese momento trabaja en un corazón piadoso que se salva tendiendo la mano a un projimo que lo necesita.


    IMPOSTURAS

    ResponderEliminar