sábado, 29 de diciembre de 2012

El mantel de Navidad

Una nueva historia de esas que circulan por la web (dicen que basada en un hecho real) acerca de la providencia de Dios y con mucha riqueza espiritual. Es propia de estos días navideños que estamos celebrando, así es que me ha parecido oportuna compartirla con vosotros. Habla de lo compleja que es la vida, de las vueltas que da y -como ya hemos comentado tantas veces- que los tiempos de Dios no son los mismos que los de las personas. Lo que para muchos es azar, suerte, casualidad, destino... desde una perspectiva de fe debe ser entendido como los planes de Dios que se revelan cuando él quiere y como él quiere. Espero que os guste y os haga reflexionar un rato... 

A un joven sacerdote le habían asignado reabrir una iglesia en los suburbios de Brooklyn, New York. Estaba entusiasmado con la preciosa tarea pero cuando llegó se encontró que estaba en pésimas condiciones y había mucho trabajo para repararla. 

Pero su ilusión le hizo fijarse la meta de tener todo listo para Nochebuena. Trabajó arduamente, reparando los bancos, paredes, pintando, etc., y para el 18 de diciembre ya había casi terminado. 

Pero al día siguiente cayó una terrible tempestad en la zona que duró dos días. Cuando el día 21 el sacerdote fue a ver la iglesia, su corazón se contrajo. El agua se había filtrado a través del techo y había destruido la pared frontal del santuario, justo detrás del púlpito, dejando un hueco considerable. El sacerdote limpió el desastre y, no sabiendo qué más hacer sino posponer la celebración de la Nochebuena, salió triste para su casa. 

En el camino vio un mercadillo con fines caritativos y se entretuvo ojeando los artículos en venta. Uno de ellos era un hermoso mantel hecho a mano, color hueso, con un trabajo exquisito de aplicaciones, bellos colores y una cruz bordada en el centro. Era justamente el tamaño adecuado para cubrir el hueco en la pared. Lo compró y volvió atrás camino a la iglesia. Justo había empezado a nevar. Una mujer mayor iba corriendo tratando de alcanzar el autobús pero lo perdió. 

El sacerdote la invitó a refugiarse en la iglesia, ya que el próximo tardaría unos 45 minutos. La señora, agradecida, se sentó en uno de los bancos sin prestar atención al reverendo que intentaba colocar, subido en una escalera, el mantel como tapiz para tapar el hueco. De pronto, la mujer pálida como una hoja de papel, le dijo: Padre, ¿dónde consiguió usted ese mantel? El padre le explicó. La mujer miró en la esquina si encontraba unas iniciales bordadas. Y allí estaban. Ella había bordado ese mantel 35 años atrás en Austria. La mujer le explicó que cuando los Nazis llegaron, tuvieron que huir pero fue capturada, enviada a prisión y nunca volvió a ver a su esposo.

El sacerdote la acompañó a su casa y, aunque quiso regalarle el mantel, ella no quiso. 

¡Qué maravillosa fue la celebración de la Nochebuena! Al terminar, todos se marcharon a sus casas menos un viejecito que se quedó atónito delante del púlpito. El hombre preguntó asombrado dónde había encontrado ese mantel. Después de habérselo contado, le explicó al sacerdote que un mantel igual a ese lo había bordado su esposa, a la que nunca volvió a ver porque fue detenida durante la guerra en Austria hacía ya 35 años. El sacerdote quiso, mientras le contaba la historia, llevarlo con él a dar una vuelta. Se dirigieron hasta la misma casa donde el padre había llevado a la mujer tres días antes. 

Tocó en la puerta y presenció la más bella reunión de Navidad que pudo haber imaginado.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

En Navidad (Rosana, 1998)

Bueno, pasado ya el "cumpleaños" de Jesús, os presento hoy otro villancico mucho más conocido y movidito que el anterior. Es el famoso "En Navidad" de la Canaria Rosana, que se ha convertido ya en todo un clásico de estas fechas. Seguro que estaréis pasando todos unas felices Navidades, y os vuelvo a desear que la alegría de estas fechas inunden nuestros corazones. Aunque para los adultos sean fechas de nostalgia, añoranza y de sentimientos encontrados, es increíble la magia de estas fechas y ver la sonrisa de los niños hacen que estos días sean incomparables....
Así que... de nuevo...
 ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!


Para que todos los días sean Navidad 
Para que cada deseo se haga realidad 
Para que el mundo sonría al despertar 
Para que se abra la puerta y no se cierre más. 

(TROZO MUSICAL) 

Para que el cielo se vista de color 
Para que llueva semillas del amor 
Para que alfombres los campos con tu amor 
Para que cantes con más de una canción 

Arre borriquito, arre burro arre 
Arre borriquito que llegamos tarde. 
Arre borriquito vamos a Belén que mañana es 
Fiesta y al otro también. 

Para que llenes de luz la oscuridad 
Para que nunca te canses de volar 
Para que el día te enseñe la verdad 
Para que el viento te silbe el caminar 

Campana sobre campana, y sobre campana una 
Asómate a la ventana, veras al niño en la cuna 

Para que siembres cosechas de ilusión 
Para que todo sea un solo corazón 
Para que el frío se llene de calor 
Parar que no me equivoque de canción 

Dime niño de quien eres todo vestidito de blanco (BIS) 

Para que llenes de luz la oscuridad 
Para que nunca te canses de volar 
Para que el día te enseñe la verdad 
Para que se abra la puerta y no se cierre más 

Navidad, Navidad dulce Navidad 
La alegría de este día hay que celebrar.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Pasión Vega “Nana para un Rey” (1998)

En estas Navidades que mañana comenzaremos, donde mi corazón aún se siente extraño y desubicado por ser las primeras sobrellevando la ausencia física del padre que me trajo al mundo, me ha llamado poderosamente la atención esta nana-villancico de la madrileña de nacimiento y malagueña de adopción Pasión Vega

Con letra de Antonio Martínez Ares, más conocido por estas tierras andaluzas por su faceta carnavalesca, la nana es una mezcla de sentimientos netamente arraigados en nuestra cultura andaluza, donde tiene cabida incluso lo contrapuesto: Amor, ternura, miedo, alegría, soledad, compañía, esperanza… Podríamos decir que es una canción tan Navideña como de la Semana Santa que se deja traslucir en su letra. Nacimiento y muerte unidos en una misma canción. 

Al oírla me ha venido a la mente la mirra, regalo de uno de los Reyes Magos y que muchos ignoran que es un presagio del ungüento con el que se ungían los cadáveres en los tiempos de la llegada del Mesías. Un regalo nada “políticamente correcto” para un recién nacido. Pero un regalo que nos recuerda que la vida y la muerte son las dos caras de una misma moneda, la de la vida-muerte de Cristo y la de todas y cada una de nuestras vidas-muertes, llamadas un día a concluir su existencia a la espera de compartir la resurrección de Cristo

Mi corazón está triste y sensible en estas fechas. Quizás por ello esta nana me ha atravesado hasta lo más profundo de mi ser. A mi alrededor todo será fiesta, alegría y diversión estos días. La compartiré, la secundaré y me uniré a ella. Estaré feliz porque celebraré que un día vino al mundo el Salvador de la humanidad. Pero no olvidaré que ya en Belén estaba presente el Calvario. Y que el Calvario fue necesario para la Pascua. Un ciclo de alegría-tristeza-alegría que espero se repita en todas nuestras vidas.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!



Duérmete tesoro mío,
no tengas miedo de ná,
mi pecho combate el frío,
con tus manitas helás.

Calla que tras la colina
está la muerte acechando,
viene cargada de espinas,
luces, fatigas y clavos.

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, pa un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormío.

Cuando ríes se ilumina
las ventanas de mi ser,
que hermoso es dar luz divina
y que la lirio querer.

Yo estaré siempre a tu vera,
sueña libre pastorcillo.
Ala eahh eahh eahhh
de penita el mío.

Nana, para unos ojos morenos.
Nana, para mi estrella y mi cielo.
Nana, pá un ángel recién nacío.
Nana, que se me ha quedao dormío.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Stigmata (EEUU, 1999)

Comentamos hoy una película interesante en su argumento y contenido, pero con intenciones nada sanas respecto a la Iglesia Católica, de la que no transmite en absoluto una buena imagen. El comentario general casi se puede calcar al que hice sobre la película The Body. Es una película que intenta y consigue conectar con un público interesado en los asuntos espirituales para posteriormente desprestigiar todo lo posible a la Iglesia Católica y en concreto al Vaticano. Nada nuevo ni nada sorprendente.

Y lo peor de todo, es que es una película que engancha. Está bien realizada y bien trabajada, con un argumeto poco tocado en el cine: los estigmas. Toda la trama de la película sucede en la actual ciudad de Pittsburgh (Pensilvania-EEUU). Una joven norteamericana, Frankie Paige (Patricia Arquette), comienza a mostrar misteriosos estigmas tras recibir de Belo Quinto -Brasil- un paquete de su madre con un rosario al que Frankie parece no prestarle mucha atención. Para investigar su caso, enviado por el Vaticano, llega desde Roma el padre Andrew Kiernan (Gabriel Byrne), un sacerdote encargado de investigar supuestos milagros y que anteriormente había estado en el mismo pequeño pueblo de Brasil donde a la muerte de un sacerdote brotan lágrimas de sangre de una estatua de la Virgen María. Estos dos acontecimientos, íntimamente relacionados, sacarán a la luz la verdadera historia del Padre Alameida y de un nuevo Evangelio con palabras revolucionarias de Jesucristo. El vaticano procurará por todos los medios que esos documentos no salgan nunca a luz pública, a lo que se opondrá el Padre Kiernan

Un par de claves por si queréis ver la película: 

Los estigmas son las heridas de Cristo en la cruz que raras veces en la historia han sufrido algunos santos quienes, identificándose tanto con Cristo crucificado, han padecido sus mismos dolores reflejándolos exteriormente en su cuerpo. Son paradigmáticos los ejemplos de San Francisco de Asís y, más recientemente, del Padre Pío. Muchos otros santos han presentado casos de estigmas, así como de incorruptibilidad de sus cuerpos, siendo en general la Iglesia muy cauta en todos estos casos, no pronunciándose sobre ellos ni a favor ni en contra, sino dejándolos más bien al juicio de cada creyente particular. 

Tanto en esta película, como en “The Body”, “El Tercer Milagro”, “Priest”… como en muchas otras se presenta un esquema parecido: los sacerdotes son gente buena, son personas con buenas intenciones y que intentan ayudar a los demás, pero sin embargo, la Jerarquía es malvada y está gobernada por despiadados asesinos sin escrúpulos. Esto se hace intencionadamente para confundir más aún al espectador, quien tras ver el filme, saca la conclusión de que el cura de su pueblo debe ser de los buenos, pero su Obispo, los Cardenales o el Papa son sin duda unos pájaros de cuidado. Si toda la Iglesia fuera criticada, las películas carecerían de credibilidad. Presentando sacerdotes buenos, se intenta convencer al espectador de que la Iglesia es una Institución maléfica en esencia, aunque tenga algunas excepciones. 

Yo, como siempre, os recomiendo que la veáis, pero que seáis críticos con ella. Como os digo siempre, no perdáis la perspectiva de que estáis viendo ficción, no un documental. Se puede ver buen cine, disfrutar de él pero a la vez tener las cosas muy claritas. Desde estas premisas, espero que os guste.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Explicación de la corona de Adviento

Desde hace unos años hasta hoy (otro fruto de la globalización) ha ido ganando importancia en nuestras Iglesias y Parroquias (incluso en algunas casas) el símbolo de la Corona de Adviento. Ya el Papa avisó hace unas semanas que una de sus máximas preocupaciones era la incultura religiosa que predomina en nuestra sociedad, y no es que la corona de Adviento sea lo más importante de este tiempo, pero ya que está ahí y se ha extendido su uso, me parece interesante que lo conozcamos, ya que como todo símbolo, si no se conoce su significado, no deja de ser un mero objeto decorativo... Me baso en fuentes fiables consultadas en internet para ofreceros las siguientes pistas: 

Se denomina "Corona de Adviento" a un adorno circular hecho con ramas de abeto o pino, con cuatro velas, que es colocada sobre una mesa durante el tiempo de Adviento.

Este símbolo tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en encender velas a comienzos del invierno (21 de diciembre) para invocar al dios sol, para que regresara con su luz y calor al final del invierno. Los primeros misioneros transformaron esta tradición para aplicarla a Cristo, único Dios verdadero. 

El año litúrgico cristiano comienza con el tiempo de Adviento. Se enciende una de las cuatro velas cada domingo de los cuatro que dura este tiempo, para indicar el camino que se recorre hasta la Navidad. El primer domingo una, el segundo dos, y así sucesivamente. 

El círculo es una figura geométrica perfecta que no tiene ni principio ni fin. La corona de Adviento tiene forma de círculo para recordarnos que Dios no tiene principio ni fin, reflejando su unidad y eternidad. Nos ayuda también a pensar en los miles de años de espera desde Adán hasta Cristo y en la segunda y definitiva venida de Jesucristo al final de los tiempos.  

Las ramas verdes de pino o abeto (hojas de arboles perennes, no caducos) representan que Cristo está siempre vivo entre nosotros. No se escoge cualquier árbol al azar, sino aquellos que durante el invierno permaneces "vivos" y frondosos pese al frío, la nieve y las inclemencias del tiempo.

Las cuatro velas suelen ser de los colores que se describen a continuación:
Morado: Representa el espíritu de la vigilia, es el color propio de las ropas litúrgicas de este tiempo.
Verde: Representa la esperanza, la vida que no acaba.
Rojo: Representa la alegría por el anuncio del nacimiento de Jesús. 
Blanco-Amarillo: Es el color de la presencia luminosa de Dios.

Espero que os haya parecido interesante, a mi, al menos, me ha ayudado a profundizar en un símbolo del que desconocía muchos de sus aspectos...

miércoles, 12 de diciembre de 2012

El Papa ha Twitteado

Hoy, 12-12-2012, a las 12:00 horas, el Papa Benedicto XVI ha estrenado su vida en las redes sociales con el saludo "Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra respuesta generosa. Os bendigo a todos de corazón.". Alguno a lo mejor esperaba un "ola k tal?", pero afortunadamente el Papa ha entrado en las redes sociales como se esperaba de él: con educación, cortesía y con una ortografía impecable. Sea bienvenido al mundo de las redes sociales, que es un arma poderosísima que puede hacer mucho bien y que va a hacer que sus palabras puedan llegar a millones de cristianos católicos en todo el mundo. A la hora en que lo acabo de leer y os escribo, ha escrito 7 mensajes y tiene 274.752 seguidores, servidor incluido.

Creo, sinceramente, que hacía falta algo así. Evidentemente las redes sociales tienen su cara y su cruz. Es un tren que se quiera o no se quiera, hay que coger. Mucho mal, mucho daño y mucha violencia verbal se transmite a través de ésta y otras redes sociales. Nuestra juventud necesita referentes éticos y valores que seguir para no caer en el abismo de la desesperación. Era por ello necesario y conveniente que la Iglesia -y su máxima autoridad- se integren en estos menesteres.

Como os digo, en estos momentos de la tarde el Papa -o el equipo de personas que esté gestionando su twitter en siete idiomas- lleva ya 7 tuits. Voy a subrayar otros dos que me parecen muy interesantes.
El primero "Dialoga con Jesús en la oración, escucha a Jesús que te habla en el Evangelio, encuentra a Jesús, presente en el necesitado." es una invitación a descubrir a Jesucristo en todos los aspectos de la vida. El segundo es una invitación a ser verdaderos creyentes y testigos del Evangelio: "Con la certeza de que, quien cree, nunca está solo. Dios es la roca segura sobre la que construir la vida, y su amor es siempre fiel.".

Supongo que a partir de hoy escribirá sin cesar. Será una manera más estar en contacto con la cabeza visible de la Iglesia, con el sucesor de San Pedro, con quien maneja la barca de la Iglesia que tanto se zarandea en tiempos de crisis. Os invito a que lo sigáis. Os invito a que sigamos escuchando sus sabias palabras, porque de él, nada malo va a salir de sus labios -o de su teclado...-.

Hay muchos falsos maestros en nuestras sociedad. Muchos que prometen todo y no dan nada a cambio. No hace falta decir sus nombres, ya que ellos mismos se retratan y todos sabemos quienes son. Pero a Benedicto XVI si merece la pena seguirlo. Su sabiduria y su profundidad teológicas son incuestionables, más allá de que su predecesor Juan Pablo II le dejara el listón de la popularidad tan elevado. Espero que esta iniciativa que ha comenzado hoy sea exitosa y su ejemplo haga que muchos ministros de la Iglesia se animen a seguir sus pasos y a predicar en estos nuevos púlpitos que nos brinda nuestra sociedad.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Sigo Como Dios (Evan Almighty - Todopoderoso 2, EEUU, 2007)

Este puente he visto la secuela de la ya comentada en este Blog "Como Dios" y la verdad es que me ha decepcionado un poquitín. Se cumple una vez más aquello de que "segundas partes nunca fueron buenas", y aunque la película mantiene un parecido elenco de actores y una trama interesante, el resultado final no es el mismo que el de su predecesora.

En cuanto a lo cinematográfico se echa de menos a Jim Carrey, y en cuanto a lo espiritual -lo que a mi me interesa para esta reflexión-, la película es mucho más ambigua y desconcertante que la primera, aunque mantiene una visión positiva de Dios y de su providencia.

Bueno lo primero, el argumento: el presentador de TV Evan Baxter (Steve Carell) se convierte en congresista de los EE.UU., y se muda desde Buffalo a Washington con su mujer (Lauren Graham) y sus 3 hijos. El primer día en su nueva casa reza pidiendo ayuda para poder cumplir su promesa política de "cambiar el mundo", y entonces es cuando el mismísimo Dios (Morgan Freeman) le pide que construya un arca, ante un supuesto inminente diluvio universal que se avecina...

Ahora las reflexiones. Más allá de algunos golpes graciosos y de toques románticos, hay dos ideas fundamentales que subyacen en el argumento. La primera es que el poder, el dinero, lo material... no pueden dar la felicidad ni llenar el corazón del ser humano. En este sentido hay una clara continuidad con la primera parte. La segunda -la más importante bajo mi punto de vista- es la imagen de Dios que se intenta transmitir en la película. Es un Dios que no castiga, pero que sí previene al hombre de lo que le puede acontecer si no colabora en el plan de salvación que él tiene dispuesto. Es un Dios "todopoderoso" pero a partir de la colaboración humana. Lo puede todo, pero respetando la libertad humana y requiriendo su ayuda para cambiar el mundo. Este punto esencial (que se deja bien claro en una conversación al final de la película entre los dos protagonistas principales), creo sin embargo que pasa desapercibido para la trama general de la película, en la que el espectador se pierde entre un sinfín de diálogos superficiales. Es cierto que estamos ante una comedia cinematográfica, no ante un tratado de Teología, pero mi impresión es que si esa conversación hubiera durado un minutito más a mi personalmente me hubiera dejado mejor sabor de boca.
De todos modos, para los tiempos que corren, ver un film, que sea una comedia, que hable de Dios, y en el que encima Dios, la familia y en general la especie humana salgan bien parados es como para no perdérsela, ¿no...?. Desde luego no abundan, así es que a pesar de que pueda ser muy mejorable, os la recomiendo...

jueves, 6 de diciembre de 2012

Los Tres Árboles

Os dejo hoy esta bonita reflexión, tan propia del Adviento en el que estamos inmersos como de la Cuaresma aún lejana, y que además de ser bella, espiritualmente transmite un mensaje que no tiene desperdicio....
Muchas veces lo hemos comentado ya en este Blog y esta historia es una nueva variante acerca de esta experiencia: Hace falta tiempo, hacen falta años, hace falta incluso a veces toda una vida para que los sueños se hagan realidad... Los tiempos de Dios no son los mismos que los de las personas. Nosotros lo queremos todo, aquí y ahora. Vivimos presa de la ansiedad y de un presente en el que a veces no percibimos la globalidad de las cosas. Es necesaria -imprescindible- la paciencia para que Dios construya en cada una de nuestras vidas su bonita historia... 
En fin os dejo el cuento y espero que os guste

Había una vez tres árboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas.

El primero decía: Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos admirarán mi belleza”.

El segundo árbol dijo: “algún día seré una poderosa embarcación. Llevaré a los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza y poderoso casco”.

Finalmente el tercer árbol dijo: “Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles del bosque. La gente me verá en la cima, mirará mis poderosas ramas y pensarán en el Dios de los cielos, y cuan cerca estoy de alcanzarlo. Seré el  árbol más grande de todos los tiempos y la gente siempre me recordará”.

Después de unos años en que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores llegó al bosque donde estaban los tres árboles…

Cuando uno vio al primer árbol dijo: “Este me parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero”, y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros.

El otro leñador dijo mientras observaba al segundo árbol: “Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto”. El segundo árbol también se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino de convertirse en una poderosa embarcación.

El último leñador se acercó al tercer árbol; éste estaba asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad. El leñador dijo entonces: “No necesito nada especial del árbol que cortaré, así que tomaré este”. Y cortó el tercero…

Cuando el primer árbol llegó a la carpintería, fue convertido en un cajón de comida para animales, fue puesto en un pesebre y llenado con paja. Se sintió muy mal pues eso no era por lo que había orado. El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes había llegado a su final. El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega…

Años más tarde, los árboles casi habían olvidado los sueños y esperanzas por lo que tanto habían orado. Entonces un día un hombre y una mujer llegaron al pesebre…
Ella dio a luz un niño, y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en que fue trasformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebé, pero este cajón debería serlo. Cuando vio llegar a muchos pastores y a Reyes para traer regalos al niño, el árbol sintió la importancia de este acontecimiento y comprendió que había contenido el más grande tesoro de la historia…

Años más tarde, un grupo de hombres entraron en la barca en la que habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió. Mientras estaban en el agua, una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvarlos. Los hombres despertaron al que dormía, este se levantó y dijo: “¡Calma ! ¡Quédate quieto!”, y la tormenta y las olas se detuvieron… En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que había llevado al Rey de Reyes y Señor de Señores…

Finalmente un tiempo después alguien vino y tomó el tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al hombre que lo cargaba… Se detuvieron en una pequeña colina y el hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llegó el domingo, el tercer árbol se dio cuenta de que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina, y estar más cerca de Dios que nadie, porque Jesús había sido crucificado en él…

sábado, 1 de diciembre de 2012

Adviento: Tiempo de espera

Comienza hoy un tiempo especial en la Iglesia: el Adviento.
Como veis en la imagen el Adviento se define como un tiempo de espera. La Iglesia vuelve a recordar -un año más- el momento más importante de la historia de la humanidad: el nacimiento de Jesús de Nazaret. Tan importante fue que en nuestra cultura comenzamos a contar el tiempo en "antes de ese día" y "después de ese día" (a.C. y d.C.). No es para menos, ya que la llegada al mundo de Dios sólo se ha producido una vez en la historia y no volverá a producirse hasta el final de los tiempos...

Pero nuestro corazón.... ¿Qué es lo que espera...? Las calles se adornan, los centros comerciales hacen "su agosto" (en diciembre...), la vorágine consumista nos asedia por todas partes con su poderosísima maquinaria publicitaria... ¿Estamos preparados para resistir y preparar nuestro corazón para lo que de verdad importa...?

Aprovechemos estas cuatro semanas que la Corona de Adviento nos recuerda que son para construir un nuevo pesebre (da igual si con buey y con mula o sin ellos...) en nuestro corazón. Esa es la verdadera espera: no una espera pasiva, sino activa y llena de Esperanza. No está en nuestras manos cambiar el mundo, pero sí cambiar nuestro corazón y, por contagio, el de las personas que nos rodean... 

Os dejo esta bonita oración que me ha llegado por la red y.... ¡Feliz Adviento!

Tiempo de Adviento,
Tiempo de espera.
Dios que se acerca,
Dios que ya llega.
Esperanza del pueblo,
la vida nueva.
Su Reino nace,
para nosotros 

será don y tarea.
  
Con María, ayúdanos Señor,
a vivir generosos en la entrega,
a ofrecer nuestra vida como ella,
a escuchar tu Palabra en todo tiempo,
a practicar sin descanso el Evangelio,
a vivir solidarios con los que sufren,
con quienes hoy como ayer
en Belén no tienen más que un establo.

Te pedimos Padre Bueno
nos des Esperanza.