miércoles, 29 de mayo de 2013

Corpus Christi

Esta semana, el domingo celebramos la Solemnidad del Corpus Christi. Y digo este domingo, porque para adaptarla al calendario laboral hace ya algunos años en España se trasladó del jueves al domingo. Sólo algunas ciudades como Sevilla, Granada, Ponteareas (Pontevedra) y Toledo mantienen la tradición de “Los tres jueves que brillan más que el sol, Jueves Santo, Corpus Christi y la Ascensión”. Las procesiones de las dos últimas ciudades mencionadas, además, han sido declaradas de Interés Turístico Internacional.

Comencemos con un poco de historia. El origen del Corpus Christi se remonta a 1263, donde en Bolsena (Italia) al romper el sacerdote la Sagrada Hostia durante la celebración de la Eucaristía, brotó sangre de la misma. La noticia del milagro se divulgó rápidamente y un año después el Papa Urbano IV instituye esta solemnidad en el calendario litúrgico para recordar dicho milagro. La primera procesión del Corpus Christi  presidida por un Papa (Urbano V) tuvo lugar en Roma en 1447.  Sin embargo, parece ser que varios años antes -concretamente en 1418- en Toledo (España), hay documentos que ya certifican las primeras procesiones eucarísticas. La gran expansión de la festividad y de su celebración por las calles es debida  -en gran parte-  al Siglo XVI, cuando para subrayar la presencia real de Cristo en la Eucaristía (que Lutero y demás reformistas habían negado) se generalizan estas manifestaciones populares fomentadas por la Contrarreforma. Estamos, por lo tanto, ante una Festividad muy católica y con unas raíces muy españolas, que fueron exportadas y se siguen manteniendo en Latinoamérica.

Lejos ya de su origen teológico y dogmático, damos el salto al presente y a la cruda realidad. En la actualidad, me parece que la festividad del Corpus Christi es fiel reflejo de la incultura religiosa y cristiana que nos rodea. He comenzado este post mencionando lo de “Interés Turístico Internacional” y me temo que para muchos no es más que eso: “algo” bonito, curioso, popular y folklórico. Es cierto que afortunadamente muchas personas participan con devoción y recogimiento, pero yo me quedé a cuadros hace unos años cuando un niño (no tan niño, debía tener unos 12 años), preguntaba a su madre al paso de la Sagrada Custodia: “Mamá, mamá, ¿Cuándo viene el Santo?...”. Yo creo que esa pregunta, mezcla de ingenuidad e ignorancia de un niño -que supongo habría realizado ya su primera Comunión- refleja el pensar y el sentir de muchas personas que conceden más valor a una imagen que a Jesucristo Sacramentado. Personas que desconocen el Misterio de la Eucaristía, tan central y básico en la doctrina católica. Por otro lado, tampoco ayuda que en todos los pueblos y ciudades de este país, delante de la Custodia -cómo no- aparezca la corporación municipal (sea del partido que sea) buscando la foto y procurando arrancar algunos votos mientras se van dando un paseito por el pueblo y saludando como si ellos fueran los protagonistas del evento…

Y por último, la reflexión personal y un poco de autocrítica, que cuando es constructiva, me parece que es un sano ejercicio. Curiosidades, anécdotas y oportunismos políticos al margen, otro debate de punzante actualidad deberíamos esgrimir en los tiempos que corren. Ahora que la crisis es mundial, que la hambruna y muchas epidemias campan a sus anchas por el planeta tierra, la pregunta es inevitable…. Si Jesús volviera a la tierra…. ¿Estamos completamente seguros de que le gustaría ir rodeado de una custodia de oro y brillantes o preferiría vestir de nuevo una sencilla túnica…?. Creo que el Papa Francisco ha empezado a dar pasos en un camino concreto: el del desapego a los bienes materiales y la importancia de la sencillez y la humildad, y para que nos vamos a engañar, este tipo de manifestaciones ayuda poco en esa línea. Cierto que las procesiones del Corpus tienen un valor histórico, cultural, artístico y patrimonial impresionantes, pero no es menos cierto que son blanco evidente de quienes basándose en la ostentación, el fasto y la pomposidad de las mismas buscan una crítica fácil a su dimensión religiosa, que a fin de cuentas, es la que más nos debe importar.

Y aquí creo que está el quid de la cuestión. A lo largo de los siglos se han ido adhiriendo a la Iglesia  Católica muchos elementos que sacados de su contexto son malinterpretados, y por ello creo que sería necesario una revisión y un replanteamiento de los mismos. Quizás la experiencia de un Papa venido de ultramar y sin ese lastre europeo nos dé más de una sorpresa... ¿Venderlo todo al estilo del Papa Cirilo Lakota en “Las Sandalias del Pescador”…? No creo yo que llegue y se atreva a tanto, pero si el actual Pontificado ha arrancado con el deseo de anunciar “Una Iglesia pobre y para los pobres” (Francisco I, 16-03-2013) algo habrá que hacer y gestos concretos habrá que realizar para que la predicación sea convincente.


Ahora bien, ¿Cuáles deben ser esos gestos? No soy yo quien debe decir -ni siquiera sugerir- ninguno. Me parece que el actual Obispo de Roma ya está haciendo bastante en este campo y hay que darle un tiempo y un merecido margen de confianza. Pero que nadie se engañe: lo que adoramos esta semana no es el “becerro de oro” (entiéndase bien la comparación bíblica) sino el trocito de “maná” que lleva dentro. Lo importante no es el continente, sino el contenido. La Iglesia Católica puede subsistir sin oros, imágenes, coronas, Custodias -y si me apuráis- hasta sin Catedrales ni Vaticanos. Pero sin Eucaristía, en cambio, no.

9 comentarios :

  1. Al respecto de la riqueza, bueno será recuperar algunas citas de San Francisco de Asís, al que habría que tomar como ejemplo completo y no sesgado. El mismo San Francisco que exigía que todo lo que rodeara al Santísimo fuera lo mejor de lo mejor:


    «Sean preciosos los cálices, corporales, ornamentos del altar y todo lo que sirve para el sacrificio» (1CtaCus, 3)

    «Y donde se encuentre colocado y abandonado indebidamente el santísimo cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, retírese de allí y póngase y custódiese en sitio precioso» (CtaCle, 11)

    «Quiso a veces enviar por el mundo hermanos que llevasen copones preciosos, con el fin de que allí donde vieran que estaba colocado con indecencia lo que es el precio de la redención, lo reservaran en el lugar más escogido» (2Cel, 201)

    «Quiso enviar también a otros hermanos por todas las provincias con buenos y hermosos moldes de hierro para hacer hostias limpias y perfectas» (EP 65f; LP 108g).

    «Por consiguiente, todos aquellos que administran tan santísimos misterios, y sobre todo quienes los administran indebidamente, consideren en su interior cuán viles son los cálices, los corporales y los manteles donde se sacrifica el cuerpo y la sangre del mismo. Y hay muchos que lo colocan y lo abandonan en lugares viles, lo llevan miserablemente, y lo reciben indignamente, y lo administran a los demás sin discernimiento. Asimismo, sus nombres y sus palabras escritas son a veces hollados con los pies; porque el hombre animal no percibe las cosas que son de Dios (1 Cor 2,14)» (CtaCle, 4-7)


    ResponderEliminar
  2. Bueno Gonzalo, si vamos a echar Santos a pelear, yo me apunto a san Juan Crisóstomo....
    "La iglesia no es un museo de oro y plata... no era de plata en la última cena, la mesa aquélla ni el cáliz en que el Señor dio a sus discípulos su propia sangre... ¿Queréis de verdad honrar el Cuerpo de Cristo? No consintáis que esté desnudo. No le honréis aquí con vestidos de seda y fuera le dejéis perecer de fría desnudez."

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, Jaime. Una vez más coincidimos en todo, buenas charlas íbamos a mantener. Eso sí, aprenderé más que tú.

    ResponderEliminar
  4. Un articulo escrito desde la libertad tú que puedes porque lo afirmo de P a Pa

    ResponderEliminar
  5. La Iglesia Católica puede subsistir sin oros, imágenes, coronas, Custodias -y si me apuráis- hasta sin Catedrales ni Vaticanos. Pero sin Eucaristía, en cambio, no. B- R- A- V- O

    ResponderEliminar
  6. Gracias Jaime Salado de la Riva muy bueno...la reflexión . esta solemnidad en muchos lugares están perdiendo el verdadero sentido de los que ES...saludo !

    ResponderEliminar
  7. EN NICARAGUA HAY UN GRAN AMOR A JESÚS SACRAMENTADO. EN TODAS LAS IGLESIAS TODOS LOS JUEVES SE HACE PROCESIÓN EUCARÍSTICA Y SE LLENAN LOS TEMPLOS. CORPUS CHRISTI SE CELEBRA EN JUEVES, CON GRAN PARTICIPACIÓN DE CATÓLICOS.

    ResponderEliminar
  8. La Iglesia tiene demasiada riqueza aunque tambien hece una labor solidaria. Ya por lo menos no manda a la hoguera a nadie como antes. Yo soy ateo convencido pero me gusta lo que oigo de este Papa. No me explico que del Vaticano pueda salir alguien así. Me esta cambiando esquemas

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado esta referencia Jaime. Que Jesús Sacramentado te bendiga.
    P.D.: En referencia a tu comentario en la anterior entrada del blog en el que escribo, comentarte que soy de Zaragoza, aunque estoy vinculado a Sevilla por la Hermandad a la que pertenezco. Allí me casé, aunque mi mujer es mañica como yo. la verdad es que el blog puede causar confusión. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar