viernes, 5 de julio de 2013

José Antonio Ortega Lara

Hoy voy a escribir sobre un hombre que es un icono de la historia contemporánea española. En nuestro país no necesita presentación, pero como gran parte de mis lectores sois de fuera de España, me vais a permitir que comience con una breve semblanza de su persona.

José Antonio Ortega Lara fue un funcionario de prisiones secuestrado en el año 1996 por la banda terrorista ETA. Pasó 532 interminables días encerrado en un húmedo zulo (cercano a un río) de 3 metros de largo por 2.5 de ancho, apenas sin ventilación y en condiciones infrahumanas. Sólo podía dar tres pasos seguidos en aquel boquete, sin luz natural –únicamente una pequeña bombilla lo iluminaba- y sólo le daban para comer fruta y verduras. En su largo cautiverio perdió 23 kilos de peso. 

Lo que tuvo que sufrir en esos días sólo él lo sabe, rehén de una banda terrorista que negociaba lo innegociable. La soledad, la angustia, el deterioro de su salud, el maltrato psicológico, la incertidumbre, la ausencia del más mínimo contacto con familiares y amigos… debieron de minarle la moral día tras día. Cuando finalmente la Guardia Civil lo liberó, sus primeras palabras fueron “Mátame de una puta vez y dejadme en paz”. Creía que quien tenía delante era uno de sus secuestradores y no a sus rescatadores. No he querido omitir esta frase, aunque pueda parecer contradictoria con el resto del post, porque me parece que una persona que pasa por esta experiencia tiene derecho a decir lo que le dé la gana. Con el paso de los años su pensamiento ha ido evolucionando, y como leeréis a continuación, ha querido compartir públicamente su fe y su extraordinario testimonio de maduración creyente. 

Bueno, vamos a lo que nos interesa, sus palabras. Poco después de su liberación afirmó que durante el secuestro “procuraba hacer algo de ejercicio todos los días, leer lo que me dejaban y, sobre todo, rezar. Hubo días que recé hasta nueve rosarios”. La cuñada de Ortega Lara es religiosa de clausura en Madrid y sus declaraciones poco después de la liberación de José Antonio tampoco tienen desperdicio: “Estoy verdaderamente admirada con mi familia, porque nunca les he oído maldecir, ni insultar a los secuestradores, ni palabras de rencor. La fe, el amor y la unión de todos se la debemos a mis padres”.

¿Por qué hablar ahora de Ortega Lara, y sacar a relucir su experiencia? La respuesta es que al igual que el otro día comentábamos del Maestro Padilla, ha participado en un libro homenaje a Benedicto XVI. En él cita unas palabras de una encíclica del Santo Padre emérito que lo conmovieron al leerlas: “Cuando ya nadie me escucha, Dios todavía me escucha. Cuando ya no puedo hablar con ninguno, ni invocar a nadie, siempre puedo hablar con Dios. Si ya no hay nadie que pueda ayudarme –cuando se trata de una necesidad o de una expectativa que supera la capacidad humana de esperar- Él puede ayudarme. Si me veo relegado a la extrema soledad, Él me acompaña. El que reza nunca está totalmente solo”. (Spe salvi, Benedicto XVI)

En su comentario a estas líneas de la Encíclica, Ortega Lara afirma que su fe ha evolucionado con el paso de los años: “Nací en una familia de creyentes y recibí una educación religiosa, pero poco a poco me convertí en un cristiano formal y no de fondo. ¡Qué fácil me resultaba ser cristiano en un ambiente favorable, donde no había otra exigencia que la que tú mismo quisieras imponerte! Pero la vida no siempre es benevolente y cómoda, a veces te conduce por caminos tormentosos y llenos de dificultades que nunca habías pensado transitar”. 

Hoy, pasada la dura prueba y con la experiencia que le aportó, reconoce que la oración es un pilar de su existencia: “Cuando rezo, me siento conectado; creo que Dios me escucha y, de paso, ahuyento la soledad y el abandono que a veces experimenta mi alma. Puede que rezar no esté de moda, pero a mí me ha servido y me sirve como remedio para serenar mi alma en situaciones de angustia, y me aporta seguridad cuando debo tomar decisiones importantes”.

Estamos hablando de una persona que pasó casi dos años sin apenas contacto humano alguno. Alguien que fue tratado como un animal por quienes podían pegarle un tiro en la nuca en cualquier momento. Y sin embargo, esa experiencia le ha llevado a ser solidario con todo sufrimiento humano: “Acabas por entender que tus oraciones, e incluso tus sufrimientos, pueden serle de gran utilidad a otras personas, a quienes deseas que nunca tengan que padecer lo que tú has sufrido

Confiesa que su oración se fue purificando. Al principio, solo rezaba por su liberación y por sus seres queridos pero con el paso de los días “rezas de corazón, y el alma se va liberando poco a poco de la desesperación que la aterroriza y que te hace sentir despreciado, abandonado y desahuciado. Incluso cuando ya has perdido la esperanza de retomar el tren de tu vida anterior, sientes que Dios está a tu lado como un amigo que comparte contigo tu desdicha, observa en silencio, reza contigo y no hurga en tu herida”.

Ortega Lara es un ejemplo en vida de que en momentos donde humanamente ya no se puede más, la fe es una razón para mantener la esperanza. “Mi fe en Dios permaneció viva entonces, durante mi secuestro, y lo sigue estando ahora; no se resquebrajó a pesar de la dura experiencia vivida, sino que pienso que salió fortalecida, Confiaba y confío en Dios. Sé que nunca me abandonará y eso me reconforta y me ayuda a seguir viviendo”.

Nadie debería pasar por situaciones como ésta. Nadie debería experimentar la soledad, el abandono y la pena que el sufrió. Pero se agradece que haya querido compartir su experiencia con quienes llevamos un cristianismo acomodado, y que nos demos cuenta que nuestra fe debe ser fuerte, porqué no sabemos cuándo, ni de qué modo, nuestra existencia será puesta a prueba. Gracias, José Antonio Ortega Lara. Te admiraba antes de leer este testimonio. Ahora, la palabra admiración se me queda corta. Muy corta.

Por cierto, el libro de donde estoy sacando los últimos testimonios se llama "Hablando con el Papa", de Editorial Planeta. Os lo recomiendo

3 comentarios :

  1. I'm Spanish and I remember clearly the kidnapping of José Antonio, that shocked the entire society. Thanks for sharing this post with his moving testimonies

    Soy Española y recuerdo claramente el secuestro de José Antonio, que conmocionó a toda la sociedad. Gracias por compartir este post con su reciente testimonio.

    ResponderEliminar
  2. Adriana Martinez6 jul. 2013 10:09:00

    Verdaderamente Dios nunca nos abandona, es nuestro amigo fiel, que no critica, no condena etc. Nos da la paz.

    ResponderEliminar
  3. Ignacio Garrido10 jul. 2013 19:13:00

    ¡¡¡Qué tremendo testimonio dios mío!!!
    ¡¡Cómo nos ama el Señor!!

    ResponderEliminar