sábado, 11 de enero de 2014

Para qué (Juanes, 2001)

Después de comentar hace unos meses “A Dios le pido” de este mismo autor, hoy os presento otra canción del cantante colombiano. En este caso, más que una oración como en aquella ocasión, nos encontramos con una reflexión sobre el sentido de la vida, y aunque no sea específicamente cristiana, si que comulga al 100% con la doctrina católica sobre el fin de nuestras existencias. Ninguna gloria ni ningún bien material de este mundo perdurarán, sólo el bien que haya en nuestras almas nos será útil a la hora del encuentro definitivo con el Padre. Preparando esta entrada se me ha venido a la mente el pasaje de la Primera Carta a Timoteo 6, 7-12, con un mensaje casi idéntico al de la canción. Creo sinceramente que es un gran complemento a la canción de Juanes. Como siempre os dejo ambos para que los comparéis, y porqué no decirlo, para que recéis con ellos…

“Porque nosotros no hemos traído nada al mundo 
y nada podemos llevarnos de él.
Mientras tengamos comida y vestido, estemos contentos con eso.
Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, 
en el lazo y en muchas codicias insentatas y perniciosas 
que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición.
Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, 
y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe 
y se atormentaron con muchos dolores.
Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de estas cosas; 
corre al alcance de la justicia, de la piedad, de la fe, 
de la caridad, de la paciencia en el sufrimiento, de la dulzura.
Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna 
a la que has sido llamado y de la que hiciste aquella solemne profesión 
delante de muchos testigos.”


¿Para qué las joyas
que cubren tu cuerpo?
¿Para qué el dinero
de cien años de trabajo?
¿Para qué la fama
de los intocables?
¿Para qué las falsas caras
de lo cotidiano?

¿Para qué?, ¿Para qué?
¿Para qué?, ¿Para qué?

¿Para qué los lentes
que cubren tus ojos?
¿Para qué el cansancio
de cien años de trabajo?
¿Para qué matarse
por las apariencias?
¿Para qué dejar
que nos acabe la violencia?

¿Para qué?, ¿Para qué?
¿Para qué?, ¿Para qué?
¿Para qué? ¿Para qué?
¿Para qué?, ¿Para qué?

Si a la tumba no se lleva
ni el dinero ni el poder.
Si a la tumba no se lleva
ni el dinero ni el poder.

Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.

Si a la tumba no se lleva
ni el dinero ni el poder.
Si a la tumba no se lleva
ni el dinero ni el poder.

Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.
Sólo lo que en el alma queda.

1 comentario :

  1. Perfecto la verdad de la vida nada nos llevamos

    ResponderEliminar