domingo, 23 de febrero de 2014

Alexia (España 2011)

Comentamos hoy un documental que cuenta la corta vida de Alexia González Barros (1971-1985), una niña madrileña en proceso de beatificación desde 1993 debido a la fe, la entereza y el optimismo vital con el que afronto su penosa enfermedad y su cercanía a la muerte.

El documental surge como respuesta a la repugnante y malintencionada película “Camino” (España, 2007) que ridiculiza la fe de Alexia y de sus padres en lo que fue un nuevo ataque de la farándula laicista que se ha apoderado del cine español contra la fe católica.

Indignados por la visión demoledora que transmitía dicha película, el Opus Dei y los padres de la malograda Alexia decidieron contar su verdadera historia, basándose en testimonios de la propia familia, de los amigos, de los médicos y enfermeros que la atendieron.

Que conste que no soy simpatizante del Opus Dei, una prelatura excesivamente conservadora bajo mi punto de vista eclesial, pero sí me parece acertado que haya respondido a las críticas con las mismas armas con las que ha sido atacada, en este caso, con las cinematográficas. Además, con el nivel tan lamentable que presenta el cine español contemporáneo, no le resultó demasiado difícil contrarrestar el efecto de la película mencionada anteriormente. Cierto que Alexia (a diferencia de Camino) no fue proyectada a bombo y platillo en las mejores salas de España, que tampoco contó con cuantiosas subvenciones públicas del Ministerio de Cultura y que nunca será estrenada en canales públicos nacionales, pero la verdad nada más que tiene un “camino” (valga el juego de palabras) y quien quiera conocer la historia de esta joven haría mejor en acercarse a este documental rodado con el consentimiento de sus padres que no a la aviesa película cuyas intenciones antieclesiásticas se huelen a la legua.

El documental está realizado con una narración en primera persona de Alexia y su ángel de la guarda Hugo, quienes nos cuentan su historia, su familia, su enfermedad y finalmente, el fatal desenlace. Mención especial merece el tema del pecado y el demonio, palabras tabúes que parece que hoy no son políticamente correctas siquiera nombrarlas, pero que forman la columna vertebral de la experiencia religiosa de Alexia.

Para todos aquellos que quieran profundizar en la vida (real, no la inventada…) de Alexia, pueden hacerlo en su página oficial: http://www.alexiagb.org/ . Allí encontráis más vídeos, fotos, bibliografía… etc.

En fin, que os invito a que la veáis. Por cierto, a día de hoy -al menos- se puede ver por la web. Como no me parece demasiado legal poneros el enlace por aquello de los derechos de autor, os sugiero que en Google Vídeos pongáis “Alexia” y pinchéis en el vídeo que dura 67 minutos. 

Que la disfrutéis.

7 comentarios :

  1. gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Jaime

    Juan Manuel

    Sé que estás muy liado, así que no es algo que te diga que veas. Sólo si te apetece. Te advierto que dura unos 80 minutos.

    http://www.teledocumentales.com/jesus-camp-subtitulado/

    Pero sí que me gustaría que en un escalado en el que el 0 es nada de acuerdo y un 9 es totalmente de acuerdo, te pudieras posicionar en cuanto a qué grado de identificación tienes con lo que se dice en este documental.

    Posiblemente ya lo hayas visto porque es algo difundido en Internet, pero si no lo conoces trata de un campo cristiano evangélico en USA.

    Lo pongo en esta entrada, pero también lo podría haber puesto en la que escribo sobre la educación de los hijos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Alexia es un gran ejemplo para todos pues a pesar de su corta edad muestra una gran fortaleza, una gran fe a Dios, esa constancia, esa alegría que transmite a los demás y esa valentía que tiene en los momentos más duros de su enfermedad cuando ve al demonio.
    Yo ya conocía su historia pero nunca había visto la película, gracias a la cual me ha transmitido todo lo que influyó positivamente Alexia en la vida de los que la rodeaban. Hasta los médicos se sorprendieron en cómo había luchado con esa alegría hasta el final de su enfermedad.
    Fátima Ruiz de la Bastida

    ResponderEliminar
  4. El documental cuenta la vida de Alexia, una niña enferma que lucha contra una grave enfermedad desde la fe. Ella y su familia son creyentes y muy practicantes, lo que hace que algunas de las reflexiones de Alexia choquen, pues no es habitual oírlas en el día a día de la calle. Seguramente, esta exaltación de la fe se deba a su vinculación con el Opus Dei, con cuyas ideas no me siento identificada pues me parecen extremadamente conservadoras en una etapa en la que la Iglesia, bajo mi punto de vista, necesita todo lo contrario; es decir, adoptar posturas más actuales respecto a ciertos temas para conseguir atraer a los jóvenes.

    ResponderEliminar
  5. Carmen Giménez23 mar. 2014 20:03:00

    Alexia es realmente una película asombrosa, que llama la atención y suscita envidia sana en mi caso por el hecho de la enorme fortaleza de Alexia pero que suele caracterizar a todos lo que están tan cerca de Dios como ella. A pesar de ésto y todos los otros tantos aspectos positivos de la película la opinión pública es implacable como siempre hacia la Iglesia, una pena para todos aquellos influenciados por los tantos prejuicios actuales porque a diferencia de Camino esta película si que merece la pena.

    ResponderEliminar
  6. Las películas que tienen como tema central a la religión suelen hacer pensar a la gente que son aburridas o poco interesantes. En el caso de ''Alexia'' no es así, es una película diferente, nada más empezarla te ves inmerso en la vida de esta niña tan especial que desde muy pequeña tuvo clara su máxima prioridad, que era la religión. Aun así cayendo enferma se enfrenta con valentía a luchar contra la enfermedad y aunque no pudo evitar su muerte vivió para cumplir su sueño que era estar lo más cerca posible a la religión mediante el papa y prácticas religiosas.

    La película te demuestra cosas que antes pensabas que no podían suceder, el interés de una persona de tan poca edad por la religión te hace darte cuenta que no hay que tener la madurez de un adulto para practicar la religión a un nivel que una persona de mayor edad puede llevar fácilmente. También te hace agradecer a Dios por todo lo que tienes y por la salud que tienes sin practicar tanto la religión y cometiendo los mismos errores una y otra vez ante Dios, pero lo más increíble de todo es que Dios nos perdona y nos da otra oportunidad porque cree en nosotros al igual que nosotros creemos en él.

    Alejo.

    ResponderEliminar
  7. Alexia era una niña que formaba parte de una familia de clase media, unida y feliz y cristiana. La familia de Alexia es una familia fiel a Dios y a sus creencias. Desafortunadamente, la benjamina de la familia, abandonó este mundo a los catorce años tras morir por un cáncer.
    Su muerte ha servido de ejemplo para muchos a la hora de vivir la vida y hacerlo más cercanos a Dios.
    A mi me ha aportado muchas virtudes como la fortaleza y la alegría con la que afronta su enfermedad, sus seguridad en Dios, lo orgullosa que estaba por ser cristiana sin sentirse en ningún momento avergonzada de ello,... Ahora afronto mis problemas de una manera más positiva y cercana a Dios. Asimismo, voy con muchas más ganas a Misa y sintiéndome orgullosa de ser lo que soy, una cristiana practicante fiel y segura en lo que creo y intenta vivir el día a día más cerca de Dios, sin dejarlo en ningún momento de lado.
    Fátima Ruiz de la Bastida

    ResponderEliminar