domingo, 20 de julio de 2014

El Noveno Día (Der Neunte Tag, Alemania,2004)

Ha vuelto el verano y con él mi puesta al día cinematográfica. Aprovecho este tiempo en el que disfruto de un poco más de tiempo libre para ver títulos, casi siempre nada comerciales pero con mensaje humano o cristiano. Hace unos días comencé esta actividad visualizando esta película alemana sobre los campos de concentración nazis, lo cual es ya de por sí una garantía de fidelidad. El director, Volker Schlöndorff, es tan aclamado y premiado en su país como desconocido en el nuestro. Nuestras salas de cine sobreviven a duras penas con las americanadas o españoladas de turno, y películas europeas como ésta pasan de puntillas sin estrenarse más que en salas de culto de las grandes capitales.

La película está basada en la novela del mismo nombre escrita por ­­­­­Jean Bernard, un sacerdote luxemburgués superviviente al campo de concentración de Dachau. Su argumento es realmente impactante. En 1942, al comienzo de la II Guerra Mundial, El Padre Kremer ha sido detenido y castigado a trabajos forzosos por su oposición al régimen nacional-socialista. Tras pasar varios meses en el campo de concentración se le concede al Padre Kremer un permiso envenenado: tendrá 9 días para que se retracte públicamente y convenza a su obispo para que apoye al régimen nazi. Si lo hace, será libre. Si no lo consigue, volverá al campo de concentración y su familia pagará las consecuencias. Si huye, todos los sacerdotes del pabellón del campo de concentración serán ejecutados.

Protagonizada por Ulrich Matthes en el papel del sacerdote-teólogo (un año antes había interpretado al nazi Gobbler en la nominada al Oscar El Hundimiento) y August Diehl como el oficial de las SS encargado de convencer a Kremer. Un duelo interpretativo de primer nivel.

La película es un drama moral en 9 actos, correspondientes a cada uno de los días de libertad condicional: ¿Qué hará el padre Kremer, ir contra su conciencia y salvar muchas vidas a costa de convertirse en un “Judas” que traiciona al cristianismo; o ser coherente con sus principios cueste lo que cueste? El silencio diplomático de Pio XII y los Obispos de Luxemburgo, la masacre de religiosos realizada por los comunistas de la Unión Soviética, las continuas amenazas a su familia, el terror de volver a los campos de exterminio… harán que la fe y la integridad del padre Kremer se pongan a prueba hasta límites insospechados…

Una película para no perderse, de las que hacen pensar e introspectarnos… ¿Cómo actuaría yo en una situación tan límite….? Y de paso, un testimonio más de lo mucho y bueno que hizo la Iglesia Católica a favor de los judíos en un periodo histórico tan convulso y complejo. Una pena que no llegue al gran público y que no haya tenido la publicidad de la que otros títulos más insignificantes y más intrascendentes gozan. No obstante, el testimonio histórico y personal quedan ahí, para la posteridad y para goce y disfrute de los amantes del buen Cine..

3 comentarios :

  1. Adriana Martinez21 jul. 2014 11:26:00

    Esta clase de película nos levantan la moral

    ResponderEliminar
  2. Antonio Ibáñez21 jul. 2014 12:04:00

    Muchas gracias Jaime por tu publicación.

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría verla.
    Gracias Hermanito Jaime por tu publicación.
    Dios nos siga bendiciendo abundantemente, NUNCA dejes de SONREIR y sobre todo SER FELIZ.

    ResponderEliminar