domingo, 9 de agosto de 2015

Peregrinación a Roma (1)

Tal y como hice hace ya 8 años, me dispongo a dejar constancia de lo mucho y bueno que ha acontecido durante mi última peregrinación a Roma. Las circunstancias han sido en este caso bien distintas, ya que a diferencia de los 7 viajes anteriores en esta ocasión lo que se conmemoraba era una luna de miel, pero el resultado es prácticamente el mismo, ya que a la Ciudad Eterna es imposible acudir y no tener una experiencia incomparable a nivel cultural, artístico y espiritual en el mismo pack. Adelanto que las fotos serán generales, ya que mi santa no es partidaria de que su imagen esté circulando por el mundo de la web.

Vista desde el avión
Partimos de Jerez dos días después de la boda, el 26-07 a las 07:00 gracias a un alma caritativa que nos acercó al aeropuerto de Sevilla. Allí tomamos vuelo de las 10:05 directo a Roma que llega puntual a las 12:45. La imagen corresponde a nuestro paso por Ibiza o Menorca, desconozco cuál de las dos islas era. De allí partimos en autobús a Termini y de nuevo en autobús al Hotel H10 Roma Citá. De toda esta parte poco que destacar, comimos nuestra primera pizza al taglio y bebimos nuestra primera birra alla spina. Tras acomodarnos en el hotel, comenzamos, ahora sí, nuestra primera ruta romana, que paso a describir a continuación. Su duración, toda a pie, fue de unas 4 horas. Conforme avanzaron los días, iríamos tirando más de autobús y metro, pero todavía las piernas estaban frescas....

Foros Imperiales
Piazza Venezia
Detalle de la Fontana di Trevi
Partimos de la base del Campidoglio, ascendiendo las escaleras proyectadas por Miguel Ángel que dan acceso a la plaza del mismo nombre. Damos un primer vistazo rápido a los Foros Romanos Imperiales, vemos la fachada de los Museos Capitolinos y bajando las escaleras y subiendo las laterales subimos a nuestra primera Iglesia romana, Santa María en Aracoeli. Bajamos a Piazza Venezia, visitamos la Chiesa di San Marco y enfilamos la Vía della Pilotta que nos conduce a la que hace 15 años fue mi Universidad durante dos cursos académicos. Antes, parada obligada en otra Iglesia, la Basílica de los Santos Apóstoles. Por Via dei Lucchesi vamos a la Fontana di Trevi donde nos llevamos la primera desilusión del viaje, ya que se encuentra en proceso de restauración que según me comentaron durará hasta diciembre. Se puede salvar esta fotito donde los andamios tapan poco. 

Barcaccia de Bernini
Monumento a la Inmaculada
 en Piazza Spagna
Callejeando por el centro de Roma llegamos a Piazza Spagna, donde me hizo mucha ilusión ver el monumento a la Inmaculada con el ramo de flores que cada 8 de diciembre el Colegio Español de Roma entrega a la Virgen. Inevitablemente me vino a la cabeza aquel año 2.000 en el que junto a otro compañero fui el escogido por el Colegio para realizar la ofrenda floral. Pasando por la Barcaccia de Bernini subimos las escaleras de la Piazza, que nos condujeron a la Chiesa dei Trinità dei Monti, cuya fachada también estaba en restauración. Afortunadamente la Iglesia estaba abierta. Bordeando Villa Borghese nos acercamos al Pincio, uno de los atardeceres más bellos de Roma, desde el que pudimos observar el que sería el objetivo del día siguiente: La Basílica de San Pedro y su Cupúla. Mirando hacia abajo, eso sí, comprobamos que el  obelisco de la Piazza del Popolo también estaba en restauración. A estas alturas empezaba a creer que habían desmontado Roma entera en una especie de confabulación contra nuestros intereses, pero afortunadamente era solo una impresión. En los 9 días restantes prácticamente no nos encontramos ninguna desagradable valla más. Bajando a la Piazza visitamos las dos "Iglesias Gemelas" (Santa Maria in Montesanto) que nos hicieron adentrarnos en Vía del Corso, la calle más comercial de Roma. Al final de la misma, Piazza Colonna donde terminamos la ruta. Para reponer fuerzas, segunda pizza del día y helado en della Palma con vistas al Panteón, una de esas experiencias que te dejan extasiado durante un buen rato.
Santa María in Montesanto
Cúpula de San Pedro desde el Pincio

La jornada había concluido. Balance de la tarde: 5 interiores de Iglesias y un número indeterminado de plazas y  fachadas. Autobús de vuelta al Hotel y a descansar. El primer día se había saldado sin ningún incidente destacado, cosa que no iba a ser la tónica habitual del viaje, pero eso aún no lo sabíamos...

Si os ha gustado, Mañana más...

9 comentarios :

  1. Espero, que esteis disfrutando muchisimo. Besitos para los dos

    ResponderEliminar
  2. José Mª Serrano9 ago. 2015 18:26:00

    Que distruteis

    ResponderEliminar
  3. Nieves Rodríguez9 ago. 2015 19:27:00

    Me alegra saber de nuevo de ustedes, que os lo hayais pasado divinamente y gracias por irnos contando vuestras aventuras, así vamos viendo también cosas tan bellas que yo no he tenido oportunidad de ver en persona. Gracias Jaime y un abrazo grande a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Jaime muchas felicidades .Un abrazo muy fuerte !!!!

    ResponderEliminar
  5. Maria Jose Samper Galindo9 ago. 2015 19:54:00

    Me alegro de q lo esteis pasando tan bien y de q lo compartais con todos los q te quieren

    ResponderEliminar
  6. Muchas felicidades y que disfrutéis en esa maravilloso lugar, que algún día, si Dios quiere, yo también visitaré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Carolina Gonzalez23 ago. 2015 17:47:00

    Dios los bendiga!!!❤ y gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
  8. Mariana Arevalo Valenzuela24 ago. 2015 11:15:00

    Lluvia d bendiciones para su matrimonio ,q bello detalle ir d luna d miel a Roma..saludos y linda noche y un bello amanecer. Con la bendicion d Dios amen

    ResponderEliminar