martes, 15 de abril de 2008

¿En que Dios crees?: Oración de verdadera fe

Os propongo hoy una pregunta que alguna vez todos seguramente nos habremos hecho: ¿Qué hace que el hombre sea un ser religioso?, ¿Que factores mueven al hombre a abrirse a la trascendencia?
Sería simplista y pretencioso por mi parte dar una respuesta en unas líneas a lo que ha necesitado ríos de tinta para ser estudiado. No pretendo hacer un tratado de Teología Fundamental o de Fenomenología de las Religiones, sólo exponer algunos peligros que me parecen rondan a todo cristiano.

1. Se puede tener la visión de un Dios "castigador". Creo que es lo que más ha abundado en la historia, ese miedo al Dios "vengador", celoso y hasta un poco "sádico" que disfruta con el sufrimiento humano. El miedo al infierno y la angustia del castigo eterno hacen el resto. Conlleva una religión ritualista, escrupulosa, asustadiza y hasta cierto punto masoquista.

2. También podemos tener un Dios "comercial". Yo te doy, tú me das. Quid pro quod, que dirían los latinos. Si Dios me va concediendo lo que yo le pido, es mi amigo y me interesa el asunto. Si se corta el grifo, siempre existe la posibilidad de buscar otra trascendencia más beneficiosa para el devoto. Me abstengo de comentar muchas prácticas santeras: velitas, reliquias, novenas... más propias de otras épocas pero vigentes en la actualidad. Creo que es lo que más prolifera -en general- en el mundo de las imágenes y de ciertas prácticas piadosas más cercanas a la superstición que a la religión. Conlleva una religión en la que de lo que se trata es de conquistar el favor divino que se resiste a ser accesible al hombre.

3. También tenemos el Dios "espejo" o el Dios "proyección". No le faltaba razón a los maestros de la sospecha -fundamentalmente Feuerbach, Marx, Nietzsche o Freud- cuando afirmaban que para muchas personas su experiencia religiosa no es sino una proyección, una alienación, una fantasía o un sentimiento de culpa no asumido. Evidentemente no tenían razón en todas sus acusaciones, pero sí desenmascararon muchas idolatrías e hipocresías. Es un universo tan amplio de actitudes que resulta imposible transcribirlas en unas líneas. Espero otro día poder explayarme más en este apartado.

4. Por último está el Dios de Jesucristo. El Nuevo Testamento nos deja algunas pistas para conocerlo. Para empezar, el mismo Cristo es el rostro visible de ese Dios invisible. Es un Dios Padre, pero no tonto; es un Dios justo, pero no sádico, es un Dios providencialista, pero no "apagafuegos", es un Dios, resumido y en una palabra, AMOR.

Os recomiendo una oración para purificar en el día de hoy nuestra imagen de Dios. En ella se nos invita a creer en un Dios que no es lo que yo espero de él, sino lo que el es y punto. Además de su pureza gramatical -es un soneto de rima perfecta del s. XVI- como oración cristiana no tiene desperdicio. Aunque atribuido a Santa Teresa de Jesús, se considera Anónimo. Seguro que sí el autor/a no es la Santa de Ávila su creador de seguro estará con ella -anónimamente- en los altares.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.


Tú me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.


Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera

que, aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y, aunque no hubiera infierno, te temiera.


No me tienes que dar porque te quiera;

pues, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

6 comentarios :

  1. Un comentario muy interesante Padre por su parte, pero esto me hace resugir ciertas opiniones. Cuando un filosofo dice que el hombre proyecta sus miedos y anguistias sobre Dios, no le falta razón, porque lo hay, que mezcla la religion cristiana con ciertos elementos de superstición. Todos los que han atacado a Dios es porque han observado a la gente y lo han puesto en papeles y trabajos de filosofía. La Iglesia decia que habia que hacer caso a los empresarios y los obreros tenían que obedecer. ¿Acaso Marx no tenía razón que esa vision de la religión era opio del Pueblo?, pues la tenía.
    Creo, padre que el problema es si nosotros los cristianos hemos sido capaz de transmitir el verdadero mensaje del Envangelio, el mensaje del amor, de la misericordia, el del Reino de Dios... A veces los humanos por nuestros pecados, y me refiero a los cristianos, nos hemos preocupado de mantener una situciaón de poder, de autoridad contrario al Evangelio. Nuestro poder es el amor, es descubrir en cada uno de nuestro corazones que Dios nos quiere tal como somos, y ese amor es lo que nos da esperanza, transforma los corazones de los hombres y mujeres. Esto es lo que hace cambiar el mundo, el propio Evangelio. El problema esta que a veces los cristianos, en nuestra vida actual, actuamos como si Dios no si hubiese hecho carne en Jesucristo para decirnos la verdadera sobre nuestras grandes respuestas a todos nuestros interrogantes. Padre me ha encantado su post, siga iluminandome en mi camino de fe porque me ayuda de corazón

    ResponderEliminar
  2. Creo que la Iglesia a veces se ha equivocado, pero siempre de buena fe y buscando lo mejor para las personas. Gracias por trasmitirnos esa idea de un Dios cercano y a la vez trascendente.
    Me gustaría que algún día hablaras del aborto y de la postura de la Iglesia en ciertos casos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. augusta encarnación19 abr. 2008 12:45:00

    la gente se solidariza más y pone el grito en el cielo por las matanzas de las focas en el ártico que por la muerte de personas en el vientre materno.

    ResponderEliminar
  4. Dios es quien es y punto, las cuatro opciones que pones son las que en algun momento se nos refleja a Dios dependiendo del momento en el que estamos animicamente, espiritualmente y sin "manos negras" encima. Evidentemente nos quedamos con la posibilidad última, al del Dios del Amor, pero como me dijon usted una vez, la Fe es y debe ser como la luna, algunas veces menguante y otras crecientes...dependiendo como esté la luna (FE) asín miraremos a que Dios creemos, siendo por supuesto monoteista. Un saludo y espero verte pronto.

    Nota: a nika, lo del aborto la iglesia es clara pero bueno, haces que D. Jaime se vaya a "mojar" y eso está bien ja ja ja auque el tema en realidad no tiene gracias cuando hablamos de personas que inconscientemente se asesinan, y claro en el gobierno que tenemos damos más importancia a los asesinatos de FRANCO antes que a los de los abortos, y ahi que mirar hacia el presente, como bien nos dice Jesus, dejad que los muertos entierren a los muertos, zapatero está muerto...y España va a morir con él.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo en el Dios de los apóstoles, en ese Dios poderoso que pone su Espíritu Santo en las personas y los protege contra los malos pensamientos ya que estos provocan el pecado.
    Este Espíritu que nos enseña, que nos fortaleze y que hace milagros segun crece nuestra fe.
    Ese Dios amigo que te dice "YO SOY", que te enseña a confiar en lo poco para despues darte mucho, que pone en tu camino al necesitado para que hagas su obra, que hace de tu vida un crecimiento espiritual diario, que escucha en tus pensamientos y siempre oyes su respuesta.
    Ese Dios que me afirma que aunque muera viviré.

    ResponderEliminar
  6. DIOS existe y se hace evidente a la comprensión del hombre. Se hizo evidente cuando las fuerzas de la naturaleza encojian al corazón de aquellos primitivos que en lo natural
    presentian lo divino, lo sobrenatural. Se hace evidente hoy a los ojos de la ciencia, que descubre
    magnitudes que sostienen a la realidad y a la física, reveladoras de la mano del arquitecto DIOS, causa sin causa y principio de todas las cosas.
    Diría que la primera esencia de DIOS es el existir y deriva de ella la consciencia, dota de consciencia a los seres creados por él, para según su plan evolucionen hacia la verdad y el amor. El hombre lleva impresa en el corazón la ley natural, el saber entre el bién y el mal, el camino de la salvación o
    el darse cuenta que obra en contra de u mandato presente, "la conciencia siempre habla en nosotros". Otros seres superiores por su superior consciencia como habrán de sentir a DIOS, cual será su castigo por apartarse de DIOS siendo tan preclaros de él, ya lo sabeis.

    DIOS el omnipresente, el siempre presente en el mundo y nosotros, el que en este mundo se encarna y toma forma de hombre y se manifiesta en NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

    En que DIOS creo? en el que se manifiesta en el mundo y sus obras, el que llama con su misericordia en lo más intimo de mi corazón, en él que
    desciende a este nivel terreno y se encarna y nos habla por boca de JESUS NUESTRO SEÑOR para que sepamos cual es su proposito y en nuestra consciencia descubramos la luz de DIOS, la vida eterna y la salvación que JESUS nos entrega.


    IMPOSTURAS.

    ResponderEliminar