martes, 22 de abril de 2008

Acerca del aborto

Me pide la amiga Nika que le presente la postura de la Iglesia acerca del aborto en los distintos casos que pudieran darse. De entrada, decirle que la respuesta es muy sencilla, ya que la Iglesia defiende un NO tajante al aborto en todos sus casos.
El respeto a la vida embrionaria ha sido una constante en todas las culturas y religiones hasta la fecha. Ha sido en el los últimos años del siglo pasado cuando los avances médicos han posibilitado abortos indiscriminados y han introducido el debate moral sobre la interrupción voluntaria –así se camufla el termino aborto- del embarazo.
El aborto es civilmente –no lo olvidemos-, un delito; y eclesialmente uno de los pecados con mayor pena canónica existente. Es un pecado en el que reciben la misma pena quien lo ejecuta, quien colabora y la mujer que lo recibe. El castigo eclesial para todos ellos es la excomunión “Late sententiae”. Con ella se queda excluido de la recepción de todos los sacramentos y es necesario un levantamiento expreso de la excomunión para recibir el sacramento de la Penitencia.
Cuando nuestra amiga habla de los distintos casos, creo que se referirá a los supuestos en los que el aborto esta despenalizado. En estos casos no hay delito, pero si el mismo pecado. En concreto en España son tres los abortos que no son delito: Cito el Código Penal:
1. Aborto terapéutico, “cuando corre un grave peligro la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquel por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto”
2. Aborto ético, en los casos en “que el embarazo sea consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación del art. 429, siempre que el aborto se practique dentro de las 12 primeras semanas de gestación y que el mencionado hecho hubiese sido denunciado”
3. Aborto eugenésico, cuando “se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las 22 primeras semanas de gestación y que el dictamen, expresado con anterioridad a la practica del aborto, sea emitido por 2 especialistas de centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado al efecto, y distintos de aquel por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto”.
¿Por qué la Iglesia no admite estos tres casos? La respuesta es compleja, pero la simplifico con la siguiente idea: Para la moral cristiana la vida humana comienza con la concepción, por lo que esa vida es sagrada desde el mismo momento en que un óvulo es fecundado por un espermatozoide. Ello ocurre médicamente desde las 10 hasta las 72 horas posteriores al acto sexual. Desde ese momento priman los derechos del más indefenso. Con este argumento eliminamos de una tacada los tres supuestos. La Iglesia vela por aquel o aquella, que, aún a riesgo de la salud de su madre, fruto de una violación o con alguna incapacidad física o psíquica tiene plenos derechos de venir al mundo.
Como digo, no agoto con este argumento la doctrina de la Iglesia, pero creo que es el más clarificador. Estoy dispuesto a profundizarlo y entrar en la casuística si permanecen las dudas al respecto.
Por cierto, y viene al caso, desde el punto de vista cristiano está considerado como práctica abortiva el uso de la píldora RU 486, también llamada “del día después”. Aunque una fuerte campaña hace que sea dispensada como píldora anticonceptiva, su acción no es la de impedir que el espermatozoide llegue al óvulo –es decir, que haya concepción-, sino que lo que impide es que el óvulo ya fecundado llegue al útero. Digamos que su acción no es anticonceptiva sino antiimplantatoria. El matiz no es baladí, ya que, como digo, hace que su uso -y su recetación y dispensación- estén consoderados como abortivos.

9 comentarios :

  1. Sólo un matiz, estadon de acuerdo con todo lo anterior.

    La "píldora del día después" no es la RU 486, sino un "simple" anticonceptivo hormonal en cantidades masivas.
    Ciertamente si hay fecundación lo que hace es impedir la implantación, con los efectos conocidos. Pero aclarar que no es el mismo compuesto.
    Por desgracia parece una práctica habitual entre adolescentes en la que incluso más allá de la consideración moral-ética, se pone en juego la salud de la chica que de forma habitual se somete a este tratamiento.

    La RU 486 se usa como abortivo en plazos superiores.

    Sobre esto, y soy católico de misa de domingo y colaboración con la parroquia en diversos frentes, sí que creo que es mejor prevenir que curar. Y aunque lo lógico es que los chicos/as no tengan relaciones sexuales, sí que pienso (es pensamiento privado) que la moral sobre anticonceptivos debería ser revisada. No todos piensan como nosotros y creo que es deber nuestro evitar el mal mayor, en este caso un aborto.
    No se si he sido capaz de explicarme.

    ResponderEliminar
  2. Sabía que con el tema de la pildorita iba a haber polémica...
    Ante todo pedir disculpas si patino un poco en este tema, pero es un campo más propicio para alguien que haya estudiado Teología Moral y no Teología Dogmática como yo...
    En primer lugar reconocer que he tratado bajo un mismo nombre 2 píldoras distintas:
    -La RU 486 es una píldora abortiva que puede ser usada en los tres supuestos legales que se contemplan en el artículo y hasta las 22 semanas de la concepción.
    -La píldora del día después, cuyo nombre técnico es Levornogestrel, sólo es administrada hasta las 72 horas posteriores al acto sexual.
    Y aquí es donde lo siento, amigo Javier, pero no es un "simple" anticonceptivo hormonal como tú lo llamas.
    Para la moral cristiana ambas son a todas luces píldoras abortivas, y te cito la declaración de la Pontificia Academia para la Vida de 1 de noviembre de 2000 acerca del Levornogestrel:
    "La «píldora del día después» es un producto basado en hormonas que, si se asume antes de las 72 horas (no después) que siguen a una relación sexual, produce un mecanismo que impide la anidación del óvulo fecundado (que ya es un embrión humano) en la pared del útero. El embarazo, por tanto, queda truncado.El resultado final será, por tanto, la expulsión y la pérdida de este embrión. Esto no es otra cosa que un aborto.".

    Digamos que cuando se usa, es imposible saber si va a actuar como anticonceptivo o como abortivo, ya que indiscriminadamente expulsa los óvulos fuera del cuerpo de la mujer, haya o no concepción. Unas veces no estarán fecundados (en estos casos sí serían anticonceptivos) y otras veces sí hay ya un embrión humano (actuando como abortivos).
    Evidentemente cuando se receta, se dispensa o se consume es imposible saber ante cual de los dos casos es usado.
    Por otro lado, también coincido contigo en que la moral sexual debe ser revisada y actualizada ante el cambio del panorama actual.

    ResponderEliminar
  3. Lo curioso que con los tales supuesto es muy fácil abortar en España, porque la ley tiene lagunas. Lo curioso es el relativismo de esta sociedad que metemos a un pastor en la carcel, porque un puñado de manzanilla, porque le dolia el estómago, y resulta que dicha especie esta protegida en Sierra Nevada. Como contrapuesta dejamos que se maten a seres humanos no-nacidos y aqui no pasa nada

    ResponderEliminar
  4. Con lo de "símplemente anticonceptivo hormonal" quería expresar que desde el punto de vista farmacológico son consas muy distintas.
    Y que tiene el mismo efecto (o se puede conseguir lo mismo) usando anticonceptivos hormonales convencionales.
    Lo que provoca es, como dices, una "menstruación" fuera de ciclo. Lógicamente si hay concepción al no haber implantación el embrión muere.

    Tengo entendido que es práctica común en el caso de esta píldora del día despues el que a las mujeres les hagan una prueba de embarazo (por ver si están embarazadas de más tiempo -no solamente de horas- y en ese caso les niegan el tratamiento, por tratarse de un supuesto legal de aborto. Esto en centros médicos serios. En otros sitios... pero bueno, algún conocido médico me dice que están hartos de adloescentes que les llegan por urgencias para que les receten el Levornogestrel "porque no se acuerdan de si se han acostado con alguien". Alcohol y sexo adolescente. ¡ Peligrosa combinación!

    Sobre los supuestos legales de aborto, son un coladero. (Lo de la salud psiquica de la madre...)

    Es bueno el tema de la moral sexual, quizá para otro post. Y me gustaría que matizaces algún caso de aborto que fuera ¿¿menos malo?? Me refiero a claros casos de posibilidad de muerte para madre o feto, o embarazos ectópicos o estos supuestos extremos (no creo que sean ni el 0,001%) donde personalmente si que tengo algún dilema moral.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Una queja d. jaime. No escribe usted nada en mi blog, no se si lo ve, `pero mme encantaria que hiciese sus comentarios pues me enriquecen su espiritualidad

    ResponderEliminar
  6. al Peregrino Ruso:
    Sí que leo a veces tu blog, incluso puse un link en el mío para que todos cuantos quisiesen encuentren una manera sencilla de acceder al tuyo, pero también te digo que ahora mismo paso por unos momentos en los que no tengo tiempo casi ni para mantener vivo mi querido blog.
    Como todos habréis observado he tenido que reducir mis comentarios a un sólo artículo por semana, y así y todo a veces me resulta complicado encontrar tiempo para escribirlo sosegadamente.
    La saturación pastoral y problemas familiares hacen que cada vez disponga de menos tiempo para lo que empecé como un hobbie y se ha convertido en un instrumento de acercamiento a mucha gente.
    Espero que lo entiendas y que no desfallezcas en la misión que nos une, son muchas las personas que a mí personalmente me reconocen el leer mi blog pero el no ser capaces de escribir respuestas.
    Sembremos sin esperar nada a cambio, aunque te reconozco que a todos nos gusta de vez en cuando una palmadita en la espalda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu post sobre el aborto. A mi me parece que dejas muy clara la postura de la Iglesia, que debemos acatar, aunque yo a veces no la vea clara como dice Javier en esos abortos "menos malos".
    Al Peregrino y a ti deciros que sigais con esta cibertarea tan bonita y que nos ayuda a muchas personas en la fe

    ResponderEliminar
  8. violencia, injusticia, sobre el inocente que no abre ni siquiera sus ojos al mundo,violencia sobre la ignorancia de unas mujeres aveces desorientadas otras oprimidas por otra violencia.
    Desorden social y particular,violencia y más violencia que acaba con la vida de los inocentes.

    El aborto no es camino de vida, son pasos hacia la muerte, usar fuente de vida para la muerte algo pasa en esta sociedad que hace negocio de la muerte, que justifica la muerte...estos no son los caminos de DIOS.


    IMPOSTURAS

    ResponderEliminar
  9. A mi me ha tocado hace poco tiempo un caso de estos en mi familia y no lo he pasado muy bien. De todas formas pienso que, aún llamádolo aborto, que es como se llama, también debemos llamarlo asesinato, para que así le impacte más a la gente, que parece que no se dan cuenta del mal que hacen. Por eso pienso, que las personas que lo practican son asesinos por haber cometido este horrible hecho. Sé que soy un poco duro con esta expresión, pero cada día, el hecho del aborto está más camuflado, parece algo normal. Un saludo de nuevo. Nos vemos Jaime.

    ResponderEliminar