viernes, 9 de agosto de 2013

El Papa Francisco, los homosexuales y el lobby gay

El Papa Francisco ha realizado unas declaraciones muy aplaudidas por todos los sectores de la sociedad. No quiero ser yo “más papista que el Papa”, pero sí me gustaría rebajar la euforia de quienes ven en sus palabras una aceptación sin más de la homosexualidad. No nos equivoquemos, lo primero es ir a las fuentes, así que leamos bien lo que ha dicho y lo comentamos. Trascribo el diálogo con los periodistas en el avión de vuelta de las JMJ de Río.

PREGUNTA.- El tema de monseñor Ricca ha dado la vuelta al mundo. ¿Cómo va a afrontar este asunto y todo lo relacionado con el lobby gay en el Vaticano?
RESPUESTA.- Con monseñor Ricca [diplomático que dirigía la Casa Santa Marta y que el Papa nombró nuevo “prelado” (secretario) del IOR el 15 de julio, y al que se acusó posteriormente de "comportamientos inadecuados] he hecho lo que manda el Derecho Canónico, que es la investigación previa. No hemos encontrado nada. Tantas veces en la Iglesia, con relación a este y otros casos, se van a buscar los pecados de juventud. Y se publican. Y hablo de pecados, no de delitos, como los abusos a menores. Pero si alguien –laico, cura o monja– comete un pecado y luego se arrepiente, el Señor lo perdona. Y cuando el Señor perdona, olvida. Y esto para nuestra vida es importante. Cuando confesamos, el Señor perdona y olvida. Y nosotros no tenemos derecho a no olvidar. Luego hablaba del lobby gay. Se escribe mucho de eso. Aún no me encontrado con ninguno que me dé el carnet de identidad en el Vaticano donde lo diga. Dicen que los hay. Cuando uno se encuentra con una persona así, debe distinguir entre el hecho de ser gay y el de hacer lobby, porque ningún lobby es bueno. Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla? El Catecismo lo explica de forma muy bella. Dice que no se debe marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esa tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer lobby de ella, o de los avaros, los políticos, los masones… 
PREGUNTA.- La sociedad brasileña ha cambiado, los jóvenes han cambiado. Usted no ha hablado sobre el aborto ni sobre el matrimonio ente personas del mismo sexo. ¿Por qué? 
RESPUESTA.- La Iglesia se ha expresado ya perfectamente sobre eso, no era necesario volver sobre eso, tampoco hablé sobre otros temas. Están en el Catecismo de la Iglesia. No era necesario hablar de eso, sino de las cosas positivas que abren camino a los chicos. Además, los jóvenes saben cuál es la postura de la Iglesia. 
PREGUNTA.- ¿Pero cuál es su postura en esos temas? 
RESPUESTA.- La de la Iglesia, soy hijo de la Iglesia. 

Ahora vienen las matizaciones. Tocar este tema convierten a este post en algo muy arriesgado. Muy políticamente incorrecto en los tiempos que corren. Tengo la convicción de que no va ser del agrado de muchos, pero la verdad sea dicha, me la trae al pairo. De hecho, puedo presumir de tener varios amigos homosexuales, a los cuales respeto y saben que la palabra “homófobo” no me define en absoluto. Así que este post no es un ataque ni a ellos ni a su colectivo ni a sus libertades, ni a sus derechos como ciudadanos, los cuales respeto. Respeto que por cierto no suele tener carácter recíproco, ya que la ofensa, la burla y el escarnio de los símbolos religiosos suelen ser una característica habitual de una gran parte de este colectivo (tampoco sería justo generalizar, pero los documentos gráficos con los que vamos a ir "adornando" este post me han costado 15 escasos segundos encontrarlos en Google imágenes…)

Dejando en un primer momento a un lado la relación cristianismo-homosexualidad, a la que me referiré más tarde, me gustaría comenzar con la relación homosexualidad-medicina, la cual comenzó oficialmente en 1886, cuando Richard von Krafft-Ebing, uno de los padres de la psiquiatría moderna consideraba la homosexualidad como una enfermedad degenerativa en su manual «Psychopatia Sexualis».

Resumiendo mucho para no cansar al personal, un siglo después, el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros problemas de Salud. ¿Qué pasó en esos 100 años?, ¿Qué estudio hizo que la comunidad científica cambiara de parecer?...

Para responder a estas preguntas, como para casi todas las cosas modernas, nos tenemos que trasladar a EE.UU. Allí diversos estudios científicos de mediados del s.XX comenzaron a pensar que la homosexualidad no es una patología genética ni hereditaria, sino más bien una alteración de la conducta social. En ese siglo, la homosexualidad pasó por las siguientes definiciones dadas por la Asociación Norteamericana de Psiquiatría (APA): Enfermedad, trastorno de desviación sexual, perturbación en la orientación sexual, homosexualidad egodistómica, y finalmente, trastorno sexual no especificado. 

Unos años antes que la OMS excluyera a la homosexualidad de sus listados, en 1972, la APA realizó una votación entre todos sus profesionales y se decidió no considerarla una enfermedad… ¡Por el 58% de los votos! Como veis, 4 de cada 10 profesionales americanos en la materia seguía considerando la homosexualidad como una enfermedad que podía ser tratada, medicada y curada. Es curioso que quienes afirman que la homosexualidad no es una enfermedad a menudo obvian este dato estadístico para mi gusto muy revelador. Se aferran a la conclusión final pero en todo momento ocultan lo ajustado y estrecho de la votación final, que dio un giro a esta historia.

Para añadir más picante al tema, no pocos de los profesionales que se manifiestaron en contra de la decisión de suprimir el término enfermedad declararon que la decisión fue el resultado de la presión política de grupos activistas –los famosos lobbys- de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT), y no producto de la investigación científica. Afirmaron que muchos colegas suyos habían cambiado su voto por amenazas de muerte a ellos y a sus familiares, amenazas que también ellos y sus familias habían sufrido. Leyenda o realidad, nunca sabremos la verdad. Lo cierto es que 50 años después de esta resolución, la comunidad científica aún anda dividida, y se encuentran médicos, psicólogos y psiquiatras igual de respetables en ambas posiciones: los que la consideran un trastorno y los que no. A menudo los estudios de los primeros son silenciados. La realidad (aunque nos quieran vender otra en nuestra querida España) es que no hay ningún estudio científico definitivo que demuestre si la homosexualidad es o no es un trastorno genético, cromosómico o hereditario. Quizás, con los avances en el campo de la genética lo haya dentro de unos años, pero a día de hoy no existe, mal que le pese a muchos. Enfermedad o trastorno, lo cierto es que queda mucho en este campo por descubrir. Hasta ahora, me he ceñido a lo estrictamente científico, independientemente de mis creencias.

Comienzo mi reflexión. Si a pesar de las fuertes campañas que recibimos todos los días desde los grupos de presión homosexuales -el famoso lobby gay al que se refiere el Papa Francisco y que controla gran parte de los medios de comunicación- sigue habiendo tantas dudas razonables: ¿Por qué se puede dudar de todo pero hay que creerse a pié juntillas todo lo que parcial y subjetivamente nos cuentan sobre la homosexualidad?, ¿Por qué con el relativismo moral de nuestra sociedad y con la destrucción de la familia tradicional se extiende la homosexualidad?, ¿No hay un claro componente social y educacional que se está fomentando desde una sociedad que moralmente deja mucho que desear?, ¿Por qué me tienen que decir que soy un homófobo simplemente por tener un criterio distinto y unos valores distintos a los de este colectivo?, ¿Por qué no puedo esperar a que la comunidad científica llegue a un consenso mayor en este campo?, ¿Por qué en la cultura africana no existe o es insignificante la homosexualidad?, ¿Por qué las uniones de este colectivo se llaman “matrimonio” si este término procede del latín “matris” (madre) “munium” (cuidado de la)?, ¿Por qué no puedo decir que mientras no se clarifique su situación la adopción por parte de una pareja homosexual me parece un ataque a los derechos del niño?, ¿Por qué todos los días vemos personas que ponen a parir a la monarquía, a la Iglesia o a cualquier otro estamento pero nunca oigo decir ninguna discrepancia en contra del colectivo homosexual...?, ¿Porqué el lobby gay impone que en cualquier libro, película, programa o serie de televisión... tenga que salir un/os homosexual/es?, ¿Porqué tengo que soportar callado sus continuos ataques a mi fe y a mis símbolos religiosos? Todas ellas son preguntas que me gustaría que alguien en un tono sosegado y sin aspavientos ni exabruptos me contestara. A lo mejor, y si no me faltan al respeto, estoy seguro que podemos llegar a un consenso en muchos puntos…

Yo, como el Papa, no condeno a nadie, no soy quien, pero sí pido respeto a mis –nuestras- creencias. Y aquí es donde entra la opinión de la Iglesia. La Iglesia Católica y el cristianismo en general se basan en la doctrina de San Pablo y de los Santos Padres para condenar los actos homosexuales (no la homosexualidad en sí, que es muy distinto) condena que por cierto era ya anterior al cristianismo en los escritos romanos de Tácito y Suetonio. Cierto que existe el perdón al pecador, pero también la condena al pecado. San Pablo en su Carta a los Romanos lo expone en los versículos 25 y 26: “Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.” En su Carta a los Romanos, capítulo 6 versiculos 9 y 10 añade: "¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios."

En el Catecismo de la Iglesia Católica al que el Papa Francisco se refiere se expresa la doctrina actual, más a tenor de los tiempos que corren, más pastoral, menos hostil que la de San Pablo, pero en la misma línea: “Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición. Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.” (números 2358-2359).

En su documento de 1994 “Matrimonio, Familia y uniones homosexuales” la Conferencia Episcopal Española expone que «la inclinación homosexual, aunque no sea en sí misma pecaminosa, debe ser considerada como objetivamente desordenada, ya que es una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral»

Es su Magisterio, su doctrina y debe ser respetada y acatada por quienes libremente formamos parte de ella. El que la comparta que continúe en la barca de Pedro –y de Francisco- y el que no la comparta que se baje de la misma. Así de sencillo.

Lo que no le aconsejo a quien abandone el catolicismo por esta razón es que se cambie de religión. La homosexualidad se expone a la Pena de Muerte en Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Sudán y Yemen, mientras que también es perseguida y castigada con Cadena Perpetua en: Birmania, Malasia, Bangladesh, Bután, Guyana, India, Maldivas, Nepal, Singapur y Uganda. Como podéis ver y comprobar, países todos de una clara herencia cultural cristiana. Y sin embargo, al menos aquí en España, nunca escucho una palabra de crítica al Islam, al Hinduismo o al Budismo que sustentan a dichos países. En este caso, como en muchos otros, y parafraseando el dicho: “Todos los palos conducen a Roma”.

Lo dicho, el que quiera ser homosexual, allá él. Yo lo respeto. Pero que no me cuenten historias. Y si me las cuentan, que me las argumenten. Y de paso, que me respeten. Termino el post con una foto de una lesbiana masturbándose con una imagen de la Virgen y varios crucifijos en público en Río durante las JMJ. Muy ilustrativo y representativo de la tolerancia y el respeto. Eso sí, me parece que mi post, aunque discrepe de este tipo de manifestaciones, es más respetuoso.

20 comentarios :

  1. Con dos huevos. Se puede decir más alto pero no más claro. Un saludo desde Zaragoza. Marcos Guerrero

    ResponderEliminar
  2. ES IMPORTANTE, DEBEMOS ACEPTAR QUE HAY MUCHA VERDAD... GRACIAS POR CIERTA INFORMACIÓN... PODRÍA AYUDARLE A MUCHOS.

    ResponderEliminar
  3. Sebastian gutierrez9 ago. 2013 14:07:00

    Perdonalos señor no saben lo q hacen....

    ResponderEliminar
  4. CHapeau-Los puntos sobre las ies. Ya esta bien de comulgar con ruedas de molino. Al pan pan, y al vino vino. Y al que le pique que coma ajos. Viva Cristo Rey

    ResponderEliminar
  5. Pues es muy buen post y tal como lo declaras lleno de respeto. El homosexual istmo provoca la deserción para quienes pertenecen a la iglesia católica pues pide celibato un detalle que va para todos aquellos pues considera el. sexo sagrado como lo es y reservado al matrimonio. Peto vaya, estamos en pañales respecto a sexualidad y nos hacemos bolas llevando esto a horribles distorsiones que nos denigran y rebajan. Como es el caso de la fotografía que anexas de la dama en realidad es para dar lástima y eso desprestigia a la llamada comunidad gay. Ese y otras conductas que lamentablemente son típicas de estos grupos hacen que pierdas el respeto y fomentan el repudio. Me gusto mucho tu post. Namaste

    ResponderEliminar
  6. Javier Martín-Maestro9 ago. 2013 18:36:00

    Muy bien argumentado. Estoy de acuerdo contigo en todo, una publicación muy valiente.

    ResponderEliminar
  7. Jose luis Valentino Hernandez De paz9 ago. 2013 19:01:00

    muy buen aporte investigativo y a la luz serio, muy sobre todo los datos de la APA o las clasificaciones que yo expuse lo del DSM

    agrada ver que alguien si lee, investiga y no solo escribe lo que le gusta obviando la otra cara de la moneda.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Vilma Marleny Brewer9 ago. 2013 19:15:00

    Me gusta la oracion que Nuestro amado Jesus hizo al Padre antes de empezar su obra de amor: Dios mio protegelos, ellos estan en el mundo, pero no pertenecen al mundo"
    El mundo es una atraccion muy fuerte. Todo lo que nos brinda el mundo nos aparta de la Luz, del Camino, de la Verdad. Lo que nos brinda el mundo nos aparta de Jesus. Por eso el oro por nosotros, porque rl mundo es una corriente muy fuerte. El acto de homosexualismo, prostitucion, relaciones sexuales fuera del matrimonio, aberraciones sexuales, adulterio, familias unidas y no casadas bsjo la bendicion de Dios todos estos son actos inmorales que van contra lo que Dios nos pidio que no hicieramos, pero que nos dice el mundo: es tu cuerpo y puedes hacer con el lo que tu quieras. Tienes derechos. No es cierto: mi cuerpo pertenece a Dios, por el yo estoy aqui. Todo esto es desobediencia a Dios. Es Dios o el mundo. No hay excusas.

    ResponderEliminar
  9. Has escrito lo mismo que pienso yo. Felicidades por el post y ánimo

    ResponderEliminar
  10. Genaro García10 ago. 2013 9:41:00

    internaste el post: SOLO recalco ESTO Para quienes no le gusta leer mucho. En el Catecismo de la Iglesia Católica al que el Papa Francisco se refiere se expresa la doctrina actual, más a tenor de los tiempos que corren, más pastoral, menos hostil que la de San Pablo, pero en la misma línea: “Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición. Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.” (números 2358-2359).

    En su documento de 1994 “Matrimonio, Familia y uniones homosexuales” la Conferencia Episcopal Española expone que «la inclinación homosexual, aunque no sea en sí misma pecaminosa, debe ser considerada como objetivamente desordenada, ya que es una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral».

    Es su Magisterio, su doctrina y debe ser respetada y acatada por quienes libremente formamos parte de ella. El que la comparta que continúe en la barca de Pedro –y de Francisco- y el que no la comparta que se baje de la misma. Así de sencillo.

    Lo que no le aconsejo a quien abandone el catolicismo por esta razón es que se cambie de religión. La homosexualidad se expone a la Pena de Muerte en Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Sudán y Yemen, mientras que también es perseguida y castigada con Cadena Perpetua en: Birmania, Malasia, Bangladesh, Bután, Guyana, India, Maldivas, Nepal, Singapur y Uganda. Como podéis ver y comprobar, países todos de una clara herencia cultural cristiana. Y sin embargo, al menos aquí en España, nunca escucho una palabra de crítica al Islam, al Hinduismo o al Budismo que sustentan a dichos países. En este caso, como en muchos otros, y parafraseando el dicho: “Todos los palos conducen a Roma”.

    ResponderEliminar
  11. Estoy en todo de acuerdo en lo que has escrito pero te has olvidado de un aspecto que me parece interesante y no se comenta en el artículo. Fuera de las cabalgatas de Orgullo Gay y mundo de plumas, creo que olvidas el drama de no pocas personas que tienen esos sentimientos y que en no pocas ocasiones les ha llevado a suicidio. Un drama que viven muchas personas y que no se si es fruto de enfermedad o de genética como bien dices en tu articulo pero sí un drama y una historia de sufrimiento que también hay que tener en cuenta y que a la Iglesia a veces se le olvida, el proceso de aceptación de esos sufrimientos

    ResponderEliminar
  12. El que quiera ser homosexual alla el.Hasta esa frase me estaba indignando el post pero despues de esa frase me dio risa. Alla el dice el hijo de la iglesia Jaime. Tal candidez me inspira simpatia.

    ResponderEliminar
  13. Hola Jaime

    Juan Manuel

    En gran medida puedo compartir mucho de lo que dices y, por supuesto, no comparto muchas apreciaciones que haces... Como dice el anterior comentario de Jorge Pla, tu frase resume claramente el contenido de tu artículo.
    Más bien voy a dirigir el comentario a la entrevista del Papa. Habla sobre el lobby gay y entiendo su apreciación, y también dice que está en contra de todo lobby. Espero que se refiera también a todo tipo de lobby cuyos maestros son prestigiosas las religiones. Si atendemos a la definición de lobby, se ajusta a la perfección la ICAR
    Lobby: Colectivo con intereses comunes que realiza acciones dirigidas a influir ante la Administración Pública para promover decisiones favorables a los intereses de ese sector concreto de la sociedad.

    Me quedo con que este Papa ha tratado el tema de una forma muy diferente a los anteriores Papas. Ahora muchos cambiarán de discurso diciendo que ellos nunca han estado en contra de los homosexuales, imagino como el obispo de Alcalá de Henares que los mandó directamente al infierno.
    Por supuesto que es mucho peor masturbase delante de una cruz que el deseo de que alguien quede condenado por la eternidad a un infierno cruel y católico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola a todos. Gracias por vuestros comentarios, los que son favorables y los que no. En el diálogo está la riqueza.
    Al pobrecito hablador: me ha gustado mucho tu punto de vista, que lo comparto en gran medida. Me parece que hay un número de homosexuales que tienen esa tendencia y no son ni pecadores, ni culpables, ni todos van con la pluma el día del orgullo gay. Pero que en esta sociedad cada vez más depravada hay más vicio y más gente que prueba por probar y porque se cansan de todo me parece que también es obvio.
    A Juan Manuel: Como siempre también comparto gran parte de lo que dices. Intento ser autocrítica y las declaraciones de ese monseñor que nombras casi siempre son desafortunadas, aunque como siempre te digo, determinada prensa se encarga de tergiversarlas o sacarlas de contexto. Además, si has leído el artículo, el que condena a los homosexuales no son os obispos actuales, sino el propio San Pablo en el Siglo I, tradición que ha mantenido la Iglesia. De todos modos, yo creo en un Dios más misericordioso, que se adapta mejor a la definición de San Agustín "Ama y haz lo que quieras". no creo que nadie se condene por amor, pero es mi humilde opinión.
    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  15. Carlos M Gomez14 ago. 2013 20:06:00

    mmm, los países que mencionas en los últimos párrafos no tienen una herencia cultural cristiana, en ellas prevalece la religión musulmana... jajaja... lol

    ResponderEliminar
  16. Ignacio Garrido18 ago. 2013 10:34:00

    Buen tema Amigo

    ResponderEliminar
  17. es cierto como defender la moral si se habla con voz temblorosa los principios son claros la moral también y entre el libre albedrío estamos claros que es lo CORRECTO e INCORRECTO defendamos nuestra verdad y DIOS hizo perfecta la naturaleza MUJERES y HOMBRES no hay grises esa es la verdad no existe otra solo las leyes humanas a las que le damos cada día mas poder olvidando nuestros mandamientos

    ResponderEliminar
  18. Hola Jaime
    Juan Manuel

    ¿Has leído la carta al Papa Francisco de Lucrecia Rego de Planas, antigua directora de Catholic.net?¿Qué te ha parecido?

    Te envío un link de descarga por si no ha llegado a tu poder. (Es un documento word)

    https://dl.dropboxusercontent.com/u/12898603/Archivo%20Blog%20ateo/Muy%20querido%20Papa%20Francisco.docx

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Hola Juan Manuel!

    Pues no, no la había leído, la verdad. Gracias por el link, es muy interesante y refleja el sentir de muchos católicos a los que el Papa Francisco está descolocando de sus visiones eclesiales. Ya dije hace muchos meses que los mayores enemigos los va a encontrar el Papa Francisco dentro de la Iglesia más que fuera. Yo prefiero seguir disfrutando con ese "cura de pueblo" que ha llegado a Papa y me deleita con cada palabra y cada gesto. En eso discrepo profundamente con Dª Lucrecia, aunque no dejo de reconocer que su carta refleja una inquietud real en ciertos sectores de la Iglesia y está muy bien argumentada.

    Un saludo, y de nuevo, gracias por el link

    ResponderEliminar
  20. muy claro tu comentario, los catolicos no debemos estar de brazos cruzados ante esta oleada de reformas que promueven activamente estos grupos que atentan a la estructura familiar tradicional ...

    ResponderEliminar