sábado, 23 de noviembre de 2013

El Papa Francisco y los enfermos

Todavía recuerdo la primera vez que le di la mano a un enfermo de VIH. Yo tendría por entonces unos 24 años. A pesar de tener toda la información sobre la enfermedad y de saber como se contagiaba, no pude evitarlo: Al terminar de charlar con él y darle la mano (porque el me la acercó) busque disimuladamente un cuarto de baño para lavarme las manos. 

Hoy creo que no lo volvería a hacer. O quizás sí. Pero de ahí a darle un abrazo media un mundo. No me veo preparado. Y si en lugar de ser un enfermo de SIDA es alguien desconocido del que ni siquiera sé si su enfermedad es contagiosa, no quiero ni imaginarme cómo reaccionaría.

Pues bien, ya tengo (de nuevo) un ejemplo a seguir. El Papa Francisco me ha emocionado al abrazar a Vinicio Riva, un enfermo de neurofibromatosis, enfermedad cuyo nombre, de por sí solo, ya asusta. No sólo lo ha abrazado, no. Lo ha besado con cariño. No por compromiso, ni por buscar la foto. Al tirar de hemeroteca, he visto que el Papa Francisco tiene, como Jesucristo, unos predilectos: los enfermos. Si entráis en Google Imágenes son muchísimas las fotos (como Cardenal y como Papa) en las que aparece mostrando su cercanía a todo tipo de enfermos: físicos y mentales. Ésta no es la foto de un político (sea del partido que sea) al cual le preparan delante un niño o niña muy bien vestidito y arregladito para que en campaña electoral lo bese y ser portada del periódico del sía siguiente. Es la foto de un encuentro de ternura, de un marginado de nuestra sociedad (porque los marginamos entre todos, simplemente por el hecho de ser distintos) al cual el Papa ha devuelto su dignidad como persona

Profundizando un poco, y leyendo el testimonio y las palabras de Vinicio Riva, me he conmovido más aún. Os dejo un extracto para que las disfrutéis también vosotros.

"El Papa ni se detuvo a pensar si me abrazaba o no. Mi enfermedad no es contagiosa, pero él no lo sabía. Bajó del altar a saludar a los enfermos. Yo le besé la mano mientras que él con la otra me acariciaba la cabeza y las heridas. Después tiró de mi, abrazándome con fuerza y besándome el rostro. Yo tenía la cabeza en su pecho, sus brazos me rodeaban. Me tenía muy pegado a él, mimándome, no se apartaba. No me dijo nada, pero yo sentí su amor. Duró poco más que un minuto, pero a mi me pareció una eternidad. Mi corazón iba tan deprisa que creí que iba a morir".

Qué mas se puede decir sin estropearlo... 

9 comentarios :

  1. Sólo vive para dar amor y testimonio nuestro Papa. Su gesto sobre el sida es un signo de 'guardar' la vida; quizás, ese gesto de lavarse las manos lo haría también....es posible que yo no este preparado o no me he dado cuenta de que partiemos hacia el 'otro lado'. El ejemplo es la mejor forma de predicación.

    ResponderEliminar
  2. Esse é o verdadeiro testemunho de fé e amor, não precisa de palavras, apenas de atitudes como a do Papa, com um abraço amoroso, devolveu a Fé e alegria do Enfermo, palavras comovem, testemunhos, arrastam multidões.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo A. Martínez M.23 nov. 2013 18:23:00

    Es cierto, tenemos un Papa con quién nos sentimos más cerca de Dios. ¡cuanta falta que nos hacía!

    ResponderEliminar
  4. A MORTE DE SÓCRATES DE JACQUES LOUIS DAVID

    "Evidente que esta é uma forma de encarar a morte bastante oposta àquela anterior, dos pré-socráticos, já que, em sua essência, não há morte, se não transição. O mérito moral atribuído a Sócrates está em considerar o ato rigoroso da Filosofia como uma preparação para a morte. Todavia, essa morte, em que à alma destina-se uma nova vida, é antes uma recompensa ao sábio, do que a cessação plena de suas possibilidades de existência."

    ResponderEliminar
  5. Javier Fernandez23 nov. 2013 23:16:00

    No añado nada, las palabras de Vinicio lo dicen todo: Amor de Dios al mundo= Francisco

    ResponderEliminar
  6. Concepcion Silva23 nov. 2013 23:20:00

    Ojalá todos nos contagiemos del amor del Papa

    ResponderEliminar
  7. Más yo diría del amor d Dios!!!

    ResponderEliminar
  8. Nohemí Ballester Fernández7 dic. 2013 14:48:00

    Buenas tardes Don Jaime,
    He decidido comentar en esta entrada porque este papa, el papa Francisco, como usted dice, va a ser el papa que vamos a tener presente en nuestras vidas durante un largo periodo de tiempo. La verdad es que me alegro porque es un hombre cercano, con un corazón enorme que muestra el amor a Dios y el amor al prójimo como Jesucristo nos lo enseñó. Es un hombre que ha renunciado a muchos privilegios propios de su "status" para demostrarnos que no todo en la vida son los bienes materiales, sino que lo realmente importante es que las personas vivan felices, rodeadas de amor y cariño, respetándose las unas a las otras sin distinciones de razas, culturas, religiones, clases sociales, aspecto físico (que hoy en día está, en mi opinión, demasiado valorado)…
    Con respecto al tema de Vinicio Riva, el papa nos vuelve a demostrar su gran valor como persona y como creyente católico teniendo en cuenta, como antes usted ha mencionado en su entrada, que no mucha gente sería capaz de llevar a cabo esa acción de cariño hacia un enfermo.
    Y aquí concluyo, espero que le haya gustado mi comentario.

    ResponderEliminar
  9. Jorge Barallobre9 dic. 2013 22:31:00

    Simplemente no tengo palabras para esto, pero aun las imágenes ser impactantes, cada día me sorprende más este nuevo Papa. Primero su humildad y austeridad, demostrándole a la iglesia que no hace falta riquezas, simplemente fe y vivir con lo que uno simplemente necesite para vivir.
    Estamos frente a una sociedad en la que la ropa y la imagen lo son prácticamente todo y el Papa con esto nos ha querido demostrar como eso no importa, lo importante es amar y preocuparse del prójimo, y este sin saber que enfermedad tenía y mira que era una enfermedad que parecía contagiosa ya que la tenía visible por todo el cuerpo lo abraza y lo besa como si fuera una persona normal, esto nos muestra que Francisco nos trata a todos por igual sin tener en cuenta, enfermedad, sociedad ni riquezas.
    Saludos

    ResponderEliminar