domingo, 24 de agosto de 2014

El tamaño de Dios

Cuentan que un periodista ateo le preguntó a la Beata Teresa de Calcuta si Dios es grande o pequeño, a lo que la futura santa respondió: "Dios es tan pequeño que cabe dentro de mi corazón, y tan grande que no cabe en tu cabeza".

Al hilo de esta ingeniosa respuesta que el otro día alguien compartió en mi muro, he recordado un pequeño relato no menos interesante sobre la misma cuestión y que a su vez hoy comparto con vosotros. 

Es el siguiente:

"¿Papi, de qué tamaño es Dios?"  Le pregunto un día un hijo a su padre

El padre, desconcertado por aquella pregunta, miró al cielo en busca de ayuda divina para encontrar una respuesta, y al ver un avión que pasaba, le respondió a su hijo con otra pregunta: "Hijo, ¿de qué tamaño ves aquel avión?"

El chico dijo: "Es muy pequeño, casi ni se alcanza a ver. Sólo se ve su estela..."

Entonces el padre lo llevó al aeropuerto, y al estar cerca de un avión le preguntó de nuevo: "Y ahora, de qué tamaño dices que es un avión?"

El chico le respondió con asombro: "¡Papá, es enorme!"

El papá le dijo entonces: "Pues así es Dios, el tamaño que tenga va a depender de la distancia que tú estés de Él. Cuanto más cerca estés de Él, más grande será su presencia en tu vida."

8 comentarios :

  1. Maria Fernanda Passos25 ago. 2014 12:04:00

    Que historia interesante para esplicar "el tamaño de Dios". Madre Teresa de Calcuta ha respuesto muy bien, pero el papa del niño del cuento, hice una grand reflexion con su hijo de una forma muy sencilla. Gracias por el cuento, Jaime. Son historias muy llenas de contenido. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Concepcion Vidal25 ago. 2014 12:19:00

    me ha encantado¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Javier Fernández31 ago. 2014 12:19:00

    Así es, será en función de cómo lo incorpores a tu vida, si lo llevas cómo "el móvil" cerca de ti, es muy grande. Si sólo te acuerdas de Él cuando te hace falta, será muy pequeño

    ResponderEliminar
  4. Lourdes Arroyal5 sept. 2014 11:47:00

    Jaime, como todo lo que escribes en tu bloc, GENIAL!

    ResponderEliminar
  5. Hola Jaime

    Juan Manuel

    De nuevo en tu blog aunque aún no he regresado a España.
    No he podido resistirme a escribirte ya que aquí, estoy ahora en Bogotá, en la televisión han dado como noticia la negación de los vecinos de Conforto (Pontevedra) a sacar la virgen porque una supuesta restauración no les ha gustado...
    Lo increíble es la declaración de los vecinos que han dicho "hemos perdido la fe"...
    ¿Pierden la fe por cambiar de imagen? ¿Idolatría?
    Ni que decir Jaime, que los adventistas aquí están que se lo pasan muy bien desprestigiando a los católicos...

    Saludos Jaime

    ResponderEliminar
  6. Hola Juan Manuel, me alegro de saludarte...

    Estoy de acuerdo contigo, idolatría total. La fe no se puede basar en una imagen, eso es absurdo. Y que conste que te lo digo desde Andalucía, donde abundan los fanatismos al respecto.

    La Iglesia Católica contempla tres tipos de culto: latría (Dios), dulia (Santos) e hiperdulia (Virgen María), pero siempre hacia lo que representan, no hacia las imágenes. Se deben respetar las imágenes por lo que representan, pero de ahí a adorarlas media un abismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar