domingo, 9 de noviembre de 2014

Moscati: El médico de los pobres (Giuseppe Moscati: L'amore che guarisce, Italia, 2007)

Ayer vi esta película italiana dirigida por Giacomo Campiotti que narra la vida de Giuseppe Moscati (1880-1927), santo Napolitano del siglo pasado canonizado por Juan Pablo II en  1987.

De familia noble y acomodada, Moscati renuncia en su vida a todo lo material (sin profesar votos religiosos ni  acceder al sacerdocio) por atender en cuerpo y alma el “Hospital de los incurables”, institución napolitana donde se albergaban los enfermos más pobres y dejados de la mano de Dios de su tiempo. En el film se narran muchas de las historias verificadas en su proceso de canonización, su especial preocupación por los niños abandonados y sus continuas visitas a los suburbios de la ciudad, donde el tifus campaba a sus anchas a comienzos del siglo XX. Se refleja su inquebrantable fe aún en los momentos de máximo dolor, su ayuda desinteresada a todas las personas, la venta de todas sus propiedades para costear las medicinas de quienes no tenían nada, su extraordinaria labor tras la erupción del Vesubio en 1906 y un largo etcétera.

La película fue producida por la RAI como Teleserie de 4 horas de duración en 2007. En el año 2013 se ha realizado esta versión cinematográfica de dos horas, convirtiéndose en el programa de televisión más visto en esa cadena durante todo el año. Sé que he comentado esto ya en muchas ocasiones, pero tendré que hacerlo una vez más. Que pena me da que haya países como Italia donde el país entero hace alarde de sus santos y otros como España donde nuestros beatos y santos son ocultados y silenciados por la industria cinematográfica. Una película sobre un Santo/a español/a en la actualidad me parece poco más que una quimera, sino es, por supuesto, como la que hace unos años se hizo sobre Santa Teresa de Ávila para burlarse de ella y presentarla más o menos como una esquizofrénica, o como Camino, en la que se nos presenta a la futura Beata Alexia González Barros como una perturbada mental. Llevamos dos sacerdotes misioneros que han fallecido por el ébola entregando su vida por los más pobres de Sierra Leona pero no me imagino a ninguna cadena de televisión española costeando una producción para contarnos sus vidas. La santidad no interesa en este país.


Pues nada, habrá que seguir tirando de DVDs y esperar que vengan tiempos mejores en nuestra patria, que se terminen los complejos y que el Estado aconfesional no se confunda con un estado laicista, que es lo que estamos sufriendo en la actualidad.

3 comentarios :

  1. Gracias por el artículo y por la película. En el sitio cruzgloriosa.org me gustaría compartir vídeos sobre vidas de santos desde el canal Youtube, pues este tipo de películas no son asequibles fácilmente en muchos puntos del planeta, así que me estoy planteando el subir algunas vidas de santos.

    Es una pena realmente que nos avergoncemos de la vida de los santos y que algunos se empeñen en seguir negando las raíces de Europa.

    En todo caso Dios nos llama a ser fieles: "el que persevere hasta el fin se salvará".

    Saludos fraternos.

    ResponderEliminar
  2. Sandra M. Gallardo10 nov. 2014 14:46:00

    Estupenda la película. Es un medico por vocación, inquieto por sanar el cuerpo y el Espíritu. Su opción por el otro, es total, hasta entregar la vida.

    ResponderEliminar