sábado, 21 de febrero de 2015

La Cuaresma: Tiempo de conversión


"Conviértete y cree en el Evangelio", me dijeron el miércoles en el rito de la imposición de la Ceniza.

"Convertíos y creed en el Evangelio", nos dice Jesucristo al final del Evangelio de San Marcos de este domingo.

La doble llamada es muy clara y no deja lugar a la duda. Este tiempo que comenzamos hace unos días es un tiempo privilegiado para dejar atrás todo aquello que nos impide ser buenos cristianos y potenciar lo que nos acerca a Dios.

Para marcarnos el camino Jesucristo se retiró 40 días al desierto, lejos del mundanal ruido y del ambiente de pecado que comentamos la semana pasada. Nosotros no podremos hacer tanto, inmersos en nuestra sociedad del ruido, en nuestros trabajos y quehaceres diarios, pero sí podremos buscarnos pequeños oasis donde practicar el ayuno (no solo el de carne, sino el que se nos ocurra y nos suponga un sacrificio), la limosna y la oración. En el fondo y a pesar del cambio de escenario, la situación no será tan distinta a la del Maestro, ya que el evangelio de Marcos nos dice que al ser tentado Jesucristo en el desierto "vivía entre alimañas, y los ángeles le servían". Que también nosotros vivimos rodeados de alimañas en una jungla de cemento resulta a veces bastante evidente, de la misma manera que también encontramos ángeles=mensajeros de Dios que nos hacen la vida mucho más llevadera.

La cuaresma es, por lo tanto, un tiempo de combate, de "guerra" espiritual mucho más evidente y tangible para nuestros hermanos en la fe coptos, sirios y armenios que están siendo torturados y masacrados por el Estado Islámico ante la pasividad y la poca cobertura mediática de los gobiernos y los medios de comunicación europeos y occidentales, y en menor medida también por nuestro silencio cómplice. Mal va una sociedad esquizoide que se manifiesta multitudinariamente por el asesinato de seis dibujantes blasfemos y que mira hacia otro lado ante la misma acción sufrida por miles de cristianos anónimos. Que Dios perdone a quienes en su nombre cometen tales atrocidades, y que dé fuerzas a quienes están pasando y aún tienen que pasar por el suplicio del martirio. En la foto, los 21 mártires egipcios que fueron asesinados esta semana en Egipto, quienes desgraciadamente no serán ni las únicas ni las últimas víctimas de la barbarie que para muchos solo tuvo lugar en París ignorando lo que ocurre a diario en el resto del mundo.

9 comentarios :

  1. Javier Fernández22 feb. 2015 13:03:00

    Es una pena que nuestros hermanos de fe, sean olvidados. Si eso pasa en Europa... Ofrezcamos nuestras oraciones y conversión de vida.

    ResponderEliminar
  2. Andrés Luaces24 feb. 2015 10:57:00

    Dios todopoderoso los tiene en su Gloria. Que la Santísima Virgen María, Virgen poderosa aplaste la cabeza del dragón infernal, padre de esos verdugos.

    ResponderEliminar
  3. Milay Domingues24 feb. 2015 11:29:00

    Senhor tende piedade... rezemos.

    ResponderEliminar
  4. José Luis Valentino24 feb. 2015 12:37:00

    Por eso YO NO SOY CHARLIE,
    PURA BASURA MEDIATICA QUE IDEALIZARON, A UN PAR DE IDIOTAS.
    AQUI DE ESTO NADIE DICE NADA, entonces hay vidas y humanos que valen mas que otros, porque 6 imbeciles valen mas que 40.

    ResponderEliminar
  5. Nancy Mastrapa24 feb. 2015 16:05:00

    Siempre y en todo momento la palabra de Dios me ha guiado ,ha sido esencial en mi vida .

    ResponderEliminar
  6. Isabel García25 feb. 2015 11:02:00

    Impresionante nuestros hermanos en la FE ellos y sus familiares oracion y oracion y como ellos dijeron JESUS AYUDANOS 

    ResponderEliminar
  7. Tenorio Tenorio25 feb. 2015 12:34:00

    esses Imbecis por acaso querem tomar o lugar de Deus e julgar quem deve viver ou morrer?

    ResponderEliminar
  8. Esos mártires están ahora mismo en el Cielo cantando las alabanzas a Dios.

    ResponderEliminar
  9. Ismael Martínez Martínez11 abr. 2015 11:53:00

    Ap 14: 13. Y oí una voz del cielo que me decía : Escribe : BIENAVENTURADOS los muertos,que mueren en el Señor. Ya desde ahora, dice el Espíritu, que descansen de sus trabajos, puesto que sus obras los van acompañando. Amén

    ResponderEliminar