miércoles, 17 de mayo de 2017

La Virgen de Fátima

El pasado 13 de mayo el Papa Francisco canonizaba a Francisco y Jacinta Marto, dos de los tres pastorcillos protagonistas de las apariciones de la Virgen de Fátima de las que ese día precisamente se cumplía el centenario.  Tras 17 años siendo beatos, quedará para mejor ocasión la propia beatificación de Lucía dos Santos, cuyo proceso se comenzó en 2008 y debe seguir su curso ordinario (las cosas de palacio como se puede comprobar van despacio...).

Es imposible sintetizar el mensaje de Fátima en unas líneas sin ser frívolo. A todo aquel que esté interesado en conocer su historia le invito a que lea algún buen libro (que los hay y muchos) sobre las apariciones. Para los reticentes a la lectura este año se ha estrenado también el filme-documental Fátima. El último misterio, que según las críticas y la taquilla está funcionando bastante bien, con lo cual no hay excusa para no conocer de primera mano el mensaje de las apariciones.

Yo a nivel personal he estado dos veces en Fátima. La primera tendría unos 12 años y fui a conocer el Santuario en una excursión parroquial. Creo que ese viaje marcó mi espiritualidad y mi devoción a la Virgen de Fátima, a la que siempre he tenido presente en mi vida. La segunda fue en el año 2006, cuando tuve de nuevo la oportunidad de recorrer los principales lugares de las apariciones y celebrar misa en el Santuario. 

Soy consciente de que Fátima (como todos los lugares de apariciones) tiene tantos partidarios como detractores. El factor negocio está ahí y es incuestionable. Son muchos quienes aprovechan el boom turístico para hacer su particular agosto durante todo el año a expensas de la fe. A mi, en este sentido, me tranquiliza bastante que todo ese mundo materialista se encuentre fuera de la explanada del templo. Ni siquiera poner una vela justo al lado de la Senhora cuesta dinero, quedando a criterio de quien la pone dejar dinero o no según su voluntad. El "mundanal ruido" de hoteles, comercios, imágenes, estampitas y medallas queda separado de los lugares sagrados y son gestionados por laicos que aprovechan el tirón espiritual. Quien habla de que "todo en Fátima es un comercio" presenta una visión sesgada de la realidad. Es una parte, sí, pero no la única ni la más importante. Todo lugar religioso sin excepción mueve a una cantidad importante de peregrinos, y resulta obvio que eso conlleva un volumen importante de dinero circulando, sea Fátima, Lourdes, Roma, Jerusalén o La Meca

La presencia del Papa Francisco (2017), del Papa Benedicto XVI (2010) y de San Juan Pablo II (1982 y 2000) en los lugares de las apariciones es para mi también una garantía de la veracidad del mensaje. En una institución en la que cada paso se pesa y se sopesa, que los últimos tres papas hayan avalado con sus viajes los hechos acontecidos hace un siglo tiene para mi un valor añadido.

Invito a todo aquel que no haya estado en Fátima a que visite el lugar y después saque sus propias conclusiones. Muchas han sido las conversiones y hechos sorprendentes que allí se han producido, así es que nadie va a salir perjudicado por tener esa experiencia. Es más, creo que más bien su fe se verá fortalecida, tal y como resultó mi experiencia las dos veces que estuve allí.

Por cierto, espero que se cumpla en mi vida ese aforismo de que "no hay dos sin tres....".

6 comentarios :

  1. Juan Eduardo Iriarte18 may. 2017 10:05:00

    Alabado sea Dios en su Santa Hija, Madre, Esposa. Y Madre nuestra. Gracias blogueros.

    ResponderEliminar
  2. Llevo toda mi vida queriendo ir y todavía lo tengo pendiente. Mi hija mayor ha ido dos veces en los últimos dos cursos y no para de decir que quiere volver...

    ResponderEliminar
  3. Fascinada de leer tu blog, recomiendame un libro de las apariciones de la virgen de Fatima...Ya que no puedo visitar, será de mucho agrado leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cumi. A mi me gustó mucho el libro de "Llamadas del mensaje de Fátima" de la hermana Lucía. Editorial Planeta Testimonio, la cual es además una garantía de calidad. Un saludo

      Eliminar
  4. Conchi Anderica García21 may. 2017 19:41:00

    Buenos días, yo estuve allí y volví llena de espiritualidad y de amor a Dios y a María.

    ResponderEliminar