jueves, 7 de diciembre de 2017

Noé (Noah, EEUU, 2014)

Noé es una película "Made in Hollywood", industria que en los últimos años ha visto un filón económico en la adaptación de diversos relatos bíblicos, con el plus añadido que producen los nuevos avances tecnológicos. De la misma manera, se percibe en estas nuevas películas un inusitado interés por la perspectiva psicológica de los personajes, poniendo más énfasis en las motivaciones personales de los protagonistas que en el propio argumento de las historias, por lo que no importa que la temática sea ya archi-conocida, como es el caso que nos ocupa. El reparto de Noé es de auténtico lujo, con Rusell Crowe, Emma Watson y Anthony Hopkins como avales de la seriedad del proyecto.

Para mi juicio se trata de una versión bastante fiel al relato bíblico, si bien es cierto que la dificultad para ello radica en que no hay mucho material histórico para un largometraje. En el libro del Génesis apenas se dedican 4 capítulos al desarrollo de la historia de Noé, por lo que realizar un film de 135 minutos tuvo que requerir de bastante imaginación por parte de los guionistas. Para cumplir este propósito se han añadido historias paralelas bastante creíbles y que encajan en el conjunto de la trama. Con esta intención, además de la historia de Noé, se añade acertadamente un relato de la Creación que es una buena explicación científico-teológica del origen del mundo, así como varias escenas de Adán y Eva en el Paraíso, el pecado original o el fratricidio entre Caín y Abel. Especial mención en este sentido merecen unos extraños personajes, los nefilim que aparecen en Gn. 6,4, y que unas veces son traducidos en la Biblia como caídos o rebeldes y otras como gigantes. La película unifica todos estos conceptos y el resultado vuelve a ser una vez más convincente, con unas criaturas entrañables que desaparecerán con el Diluvio.  Algunas de las historias inventadas son: la aparición de un descendiente de Caín (Tubal-Caín) rival de Noé, el embarazo durante la travesía de la nuera de Noé (Ila) o el supuesto sacrificio que Noé iba a hacer de sus nietas, episodio que recuerda poderosamente a otra historia bíblica posterior, la de Abraham y el sacrificio de su hijo Jacob. Todo ello unido a una fotografía destacable, buenos efectos especiales y una banda sonora que no desmerece al conjunto, conforman un film bastante interesante. Ello no quita que la película presente errores de bulto, como un Noé que pasea a sus anchas en pantalones, o la aparición en las batallas de armas metálicas o de fuego más propias de los tiempos medievales y modernos. Son errores tan evidentes que hacen suponer que son intencionados, supongo que en un intento de presentar el relato bíblico en consonancia con los tiempos modernos, haciendo creer al espectador que aunque es una historia que sucedió hace más de 3.500 años bien pudiera ser contemporánea de nuestra sociedad.

Respecto al aspecto "espiritual" de la película -el más interesante para mi gusto- la película presenta una serie de temas que merecen un comentario individual:

- En primer lugar se presenta el tema del pecado. Un tema que es casi el prioritario de los 11 primeros capítulos del Génesis, por lo que no podía ser otro el argumento principal. Noé y su familia son los escogidos para una regeneración de la especie. El Arca representa el germen de esa nueva humanidad perdonada por Dios, aunque se deja intuir que en lo sucesivo la humanidad volverá a manifestar el pecado como característica generalizada. En este sentido, la antropología que subyace a la película es de tipo luterano-pesimista, si bien es cierto que se abren espacios de interpretación para la doctrina católica de la gracia redentora. No obstante, es un relato del A.T., por lo que entiendo que teológicamente se puede hacer una lectura de ambas concepciones. La lucha entre el bien y el mal -y sus efectos visibles- es presentada como una constante de la historia desde el momento del pecado original hasta nuestros días, y esa me parece una idea bastante lúcida.

- La visión de Dios que se transmite es la de un Dios sádico y cruel, por mucho que conceda otra oportunidad al hombre. Se trata de un Dios que arrepentido de su Creación intenta acabar con ella, aunque finalmente escoge a unos cuantos humanos que la comiencen de nuevo. Se trata de un Dios algo antropomorfo del A.T. (evidentemente en Dios no cabe el arrepentimiento, cualidad humana), por lo que no hay que rasgarse las vestiduras al contemplar el film y sí verlo como un Dios pre-cristiano, más propio del judaísmo y con las características que el paso de los siglos -y la intervención de Jesucristo en la historia- limarían.

- Otro tema fundamental es el tema de la fe y la experiencia religiosa, de la cual solo Noé y su abuelo Matusalem tienen la exclusiva. La idea de restringir el fenómeno religioso a unos pocos elegidos tampoco me parece una concepción errada, ya que se intentan transmitir los orígenes de la dimensión trascendente, y solo unos pocos comenzaron con esas experiencias a modo de sueños, visiones o voces internas. El resto de la familia de Noé no entiende que el Patriarca anteponga sus sentimientos religiosos a los afectivos y familiares, lo cual será una constante hasta la llegada de Jesucristo. Es por ello que realizar una lectura sesgada del A.T. pueda dar como conclusión errónea la perspectiva del fanatismo y el fundamentalismo como características principales de las personas religiosas, cuando lo que en realidad se pretende transmitir con estos relatos es una idea bien distinta. Resulta ciertamente una tarea dificultosa narrar con palabras experiencias profundas e internas de los diferentes escogidos por Dios. Noé, Abraham, Moisés, David... ninguno de ellos pasaría por el tamiz del Dios misericordioso del N.T., pero no sería justo realizar un juicio de sus historias a la luz de lo que no conocieron.

Espero que estas claves os ayuden a una mejor comprensión de la película, que ciertamente merece la pena, tanto como espectáculo visual como por dar pié a una reflexión posterior.

6 comentarios :

  1. José Luis Valentino9 dic. 2017 11:29:00

    no me gusto, el hecho de los mosutros que DIOS crea para ayudar a Noe, se ve como esos cuentos de mezclar Cristianismo CON EXTRATERRESTRES y cosas de ciencia ficcion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Luis. Como se explica en la entrada, esas criaturas (nefilim) aparecen en la Biblia, concretamente en el Génesis. 4,6. sí es cierto que no se dice su apariencia, pero su aspecto queda a la interpretación de los creadores de la película. Un saludo

      Eliminar
    2. José Luis Valentino12 dic. 2017 15:19:00

      exacto, la interpretacion, queda a gusto de produccion, otros dicen que son los esqueletos gigantes que se supone han descubierto en la India.

      Eliminar
  2. Ignacio Castrillón11 dic. 2017 10:24:00

    Bien argumentado. La película, como todas, tiene sus pros y sus contras, pero en general me pareció muy buena.

    ResponderEliminar
  3. Para mi la película solo trae más confusión a las personas que no son creyentes. Sí ya de entrada, es difícil predicarles la Palabra de Dios, más complicados se hace al explicarlo cómo dices "made un Hollywood"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llevas muchísima razón, Rafael.
      No creo que sea solo una película de entretenimiento. La película presenta unas claves teológicas sin la cual es difícil su comprensión. Por ejemplo, la imagen del Dios que transmite es la de un Dios vengativo, rencoroso, arrepentido... que poco tiene que ver con el Dios de Jesucristo. Pero lo mismo pasaría si una persona no creyente comienza a leer la Biblia por su cuenta sin un buen comentario explicativo. Es una película más para creyentes que para no creyentes, mientras que la intención de sus productores es ganar dinero con ella, independientemente de la fe o no del espectador. Completamente de acuerdo contigo

      Eliminar