domingo, 17 de agosto de 2014

Sobre las matanzas de cristianos en Irak

Llevo casi tres semanas sin escribir en el Blog, tomándome un pequeño respiro veraniego aderezado con varias dosis de pereza intelectual. Durante este tiempo, mis redes sociales se han colapsado de las peores imágenes que creo he visto en mi vida: Niños descuartizados, hombres y mujeres decapitados, bárbaros que hacen alarde de su religión sosteniendo en sus manos las cabezas de sus ejecutados, y un sinfín más de atrocidades que hoy con las redes sociales nos hacen llegar lo que hasta hace un año se autocensuraban los mismos periodistas por no herir la sensibilidad de nadie.

No son, ni mucho menos, imágenes agradables a la vista. Por ello no voy a iluminar este post con ninguna de ellas. Basta que el interesado/a busque en Google Imágenes con algunas palabras clave y las encontrará todas ellas. Suficientes como para alimentar las ansias de morbo y encender el odio visceral de quienes claman venganza. No son ésos los propósitos de este post. Si me he decidido a escribir unas líneas sobre este drama, es porqué mi conciencia me lo reclamaba a voces y porqué quería clarificar los siguientes puntos:

1. Estas matanzas-genocidios no son hechos aislados. Sistemáticamente, facciones politico-religiosas del Islam aniquilan a miembros de otras religiones. Lo sé, no es lo políticamente correcto, pero es así. Es más bonito hablar de la "Alianza de las Civilizaciones" o del "Diálogo Interreligioso", pero dentro del Islam (no es justo tampoco generalizar) hay varias corrientes muy poderosas que varios siglos después de que los cristianos cesasen en sus hostilidades siguen manteniendo la Guerra Santa como uno de los pilares de su fe. Apoyados por supuesto en gobiernos totalitarios y teocráticos que alientan las masacres. Nigeria, Libia, Argelia, Siria, Sudán, Uganda, Ruanda, Afganistán... han precedido a Irak y forman ya una lista donde los mártires cristianos se cuentan por cientos de miles. Es curios que incluso en la India los cristianos son masacrados no por los hindúes, sino por los musulmanes que cuentan, eso sí, con el silencio cómplice de las autoridades indias. En este mismo Blog, sin ir más lejos, el 10 de agosto de 2012 tenéis una entrada sobre una de las masacres de Nigeria. Cambia el país pero los protagonistas son siempre los mismos, tanto las víctimas como los verdugos.

2. Debemos intentar que nuestra bilis amarga y nuestro odio visceral no clamen venganza, sino que se transformen en admiración hacia los mártires y en oraciones de conversión hacia los asesinos, además de nuestra colaboración económica cuando se nos solicite. Flaco favor le haríamos a nuestra fe sino optamos por este camino. No se trata de mirar para otro lado ni de no auxiliar a las víctimas, pero sí de honrar su memoria. Luchar con todas las armas legales y militares posibles es compatible con el mayor de los homenajes a quienes dieron su vida PERDONANDO a sus asesinos. No se nos olvide que la condición sine qua non para abrazar la palma del martirio es la defensa de la fe y el perdón a los enemigos hasta el último hálito vital, a ejemplo de Cristo crucificado. Con miedo y sudando sangre por el terror como Cristo en Getsemaní, sí; pero con el alma llenos de amor y de perdón de aquellos a quienes arrebatan la vida terrenal pero confían en la recompensa celestial.

3. Debemos hacer examen de conciencia de nuestra mediocre vida como cristianos. Pienso en primer lugar en mi. En mi vida acomodada, en una persecución que no pasa de lo verbal y de aquella que los medios de comunicación realizan a todo lo cristiano en nuestro país. Cuánto me quejo y nos quejamos de esa intransigencia que se ha apoderado de nuestra sociedad, pero que en el fondo, se conforma con eliminar los símbolos religiosos o que todo lo más se limita a ridiculizar lo que para nosotros es sagrado (leánse Carnavales, cabalgatas de orgullo -dejémosló ahí-, programas politicos laicistas... etc). Como he dicho antes, pienso y me acuso en primer lugar a mí, pero tampoco puedo dejar de pensar en estos momentos en muchos "cristianos" que a la vista de los mártires dudo mucho que sean dignos de llevar ese nombre. Me refiero a los que se pegan codazos en Semana Santa por llevar una vara, o a los que acuden en masa al Rocío para que lo único que sufra sea su hígado, o a los que acuden a una Iglesia y protestan porque no había suficientes flores el día de su boda, o los que reclaman que el turno de la primera Comunión de sus hijos no puede ser a las diez de la mañana porqué es una mala hora para la comilona posterior, o a aquellos que protestan porqué el cura se les hace pesados, o etc, etc, etc. A todos ellos, conmigo el primero, repito, los ponía en la fila de un pelotón de fusilamiento para comprobar si su fe es digna del nombre de cristianos-nazarenos. Si a mi me pusieran el símbolo nun en mi casa quizás no sería tan valiente ni tan elocuente como lo soy con estas palabras. Sólo le pido a Dios que me de fuerzas si llega ese día y que se la dé a los que en estos momentos pasan por la prueba de la persecución y el martirio. A ellos la Gloria y la recompensa eterna.

domingo, 27 de julio de 2014

Entrada nº 300: Más chistes religiosos

Volvemos a alcanzar una cifra redonda en el Blog, y tal como hice en la nº 200 (Dos años ya, como pasa el tiempo) he buscado por la red aquellas imágenes simpáticas que sin ofender ni faltar al respeto puedan arrancar una sonrisa en nuestras caras, algo que se agradece en medio de tantas catástrofes y guerras como estamos sufriendo últimamente. Tal como dije en aquella ocasión, no se tratan de burlas fáciles o críticas destructivas a la fe, sino mensajes ingeniosos que reflejan situaciones o palabras que no están tan lejanas a nuestra realidad. En aquella ocasión puse 5 imágenes, así que he buscado otras 5 para darle continuidad al asunto... En esta ocasión me he centrado en los sacramentos, que con esto de las redes sociales están dando mucho juego...

Por cierto, coincide además que este número 300 lo hemos alcanzado en verano, donde como dice el refrán "Tiempo de melones no es tiempo de sermones y tiempo de sandías no es tiempo de homilías", por lo que tampoco está mi cerebro para reflexiones demasiado profundas.... Así que esta entrada me ha venido de perlas...

Espero que os gusten y que dentro de unos años podamos volver a celebrar las 400 entradas juntos... 

Los tres primeros tienen que ver con el Sacramento del Matrimonio y con las redes sociales:



 


 El cuarto, también con las redes sociales, en este caso respecto al sacramento de la Penitencia


Y el último, sobre el sacramento del Bautismo, tiene en este caso que ver con el fútbol, que como ya sabéis es mi otra gran pasión....

domingo, 20 de julio de 2014

El Noveno Día (Der Neunte Tag, Alemania,2004)

Ha vuelto el verano y con él mi puesta al día cinematográfica. Aprovecho este tiempo en el que disfruto de un poco más de tiempo libre para ver títulos, casi siempre nada comerciales pero con mensaje humano o cristiano. Hace unos días comencé esta actividad visualizando esta película alemana sobre los campos de concentración nazis, lo cual es ya de por sí una garantía de fidelidad. El director, Volker Schlöndorff, es tan aclamado y premiado en su país como desconocido en el nuestro. Nuestras salas de cine sobreviven a duras penas con las americanadas o españoladas de turno, y películas europeas como ésta pasan de puntillas sin estrenarse más que en salas de culto de las grandes capitales.

La película está basada en la novela del mismo nombre escrita por ­­­­­Jean Bernard, un sacerdote luxemburgués superviviente al campo de concentración de Dachau. Su argumento es realmente impactante. En 1942, al comienzo de la II Guerra Mundial, El Padre Kremer ha sido detenido y castigado a trabajos forzosos por su oposición al régimen nacional-socialista. Tras pasar varios meses en el campo de concentración se le concede al Padre Kremer un permiso envenenado: tendrá 9 días para que se retracte públicamente y convenza a su obispo para que apoye al régimen nazi. Si lo hace, será libre. Si no lo consigue, volverá al campo de concentración y su familia pagará las consecuencias. Si huye, todos los sacerdotes del pabellón del campo de concentración serán ejecutados.

Protagonizada por Ulrich Matthes en el papel del sacerdote-teólogo (un año antes había interpretado al nazi Gobbler en la nominada al Oscar El Hundimiento) y August Diehl como el oficial de las SS encargado de convencer a Kremer. Un duelo interpretativo de primer nivel.

La película es un drama moral en 9 actos, correspondientes a cada uno de los días de libertad condicional: ¿Qué hará el padre Kremer, ir contra su conciencia y salvar muchas vidas a costa de convertirse en un “Judas” que traiciona al cristianismo; o ser coherente con sus principios cueste lo que cueste? El silencio diplomático de Pio XII y los Obispos de Luxemburgo, la masacre de religiosos realizada por los comunistas de la Unión Soviética, las continuas amenazas a su familia, el terror de volver a los campos de exterminio… harán que la fe y la integridad del padre Kremer se pongan a prueba hasta límites insospechados…

Una película para no perderse, de las que hacen pensar e introspectarnos… ¿Cómo actuaría yo en una situación tan límite….? Y de paso, un testimonio más de lo mucho y bueno que hizo la Iglesia Católica a favor de los judíos en un periodo histórico tan convulso y complejo. Una pena que no llegue al gran público y que no haya tenido la publicidad de la que otros títulos más insignificantes y más intrascendentes gozan. No obstante, el testimonio histórico y personal quedan ahí, para la posteridad y para goce y disfrute de los amantes del buen Cine..