sábado, 30 de abril de 2016

En defensa de la familia

Os dejo hoy este vídeo que me he tropezado por la web y que tiene un mensaje conmovedor en defensa de la familia y de la superación personal.

Se llama "Con la familia, la remontada es posible", y fue realizado en 2013 por la Federación de Familias Numerosas de Euskadi, Hirukide

La situación que nos presenta es la de un colegio en el que los padres de los alumnos están yendo al aula a presentar sus distintas profesiones a sus hijos, algo muy normal y habitual en los centros escolares.Estamos en los años duros de la crisis económica -no excesivamente distintos a los actuales-, acaba de intervenir un padre bombero que se marcha entre aplausos y le toca el turno a otro padre que acaba de quedarse desempleado: ¿Qué dirá?, ¿Cómo saldrá airoso de la situación...?. Al verlo entrar, su propio hijo esconde la cabeza entre sus brazos, avergonzado por lo que vayan a pensar sus compañeros de la situación actual de su padre -lo que nos hace ponernos en lo peor-, pero...

Os dejo que lo comprobéis y lo disfrutéis vosotros mismos:


domingo, 10 de abril de 2016

La mariposa, símbolo de la resurrección

No existe en la Naturaleza un mejor ejemplo para hablar de la resurrección que el proceso gusano-crisálida-mariposa para realizar un paralelismo con el de Jesucristo cruz-tumba-resurrección.

Desconozco porqué la simbología cristiana ha recurrido tan poco a este símil tan gráfico que incluso tiene una referencia bíblica en Isaías 41, 14: No temas, gusano de Jacob, vosotros hombres de Israel; yo te ayudaré --declara el Señor-- y tu Redentor es el Santo de Israel.. Quizá sea cierto que presentar a Cristo como gusano no sea lo más apropiado, pero sí que la mariposa podría haberse convertido en símbolo de los cristianos al estilo del pez, el ancla, la paloma o el Alfa y la Omega.

Sea como fuere, os presento hoy un cuentecito que me he inventado para ilustrar esta realidad y que me puede venir bien para que los niños se aproximen a conceptos tan abstractos como la muerte-resurrección. Espero que os guste.

- Qué te pasa, mamá? - Le preguntó el pequeño gusano a su mamá, preocupado porque últimamente la veía más amarilla que de costumbre.

Nada, hijo. Estoy un poco cansada, eso es todo. - Respondió mamá gusano mientras seguía dando vueltas dentro de una bola de seda que la ocultaba cada vez más.
¿Pero... por qué haces esa casita si nunca hemos tenido una? -Volvió a preguntar el inquieto gusano.
Cuando era tan pequeña como tú vi a mi madre hacer una como ésta, y ahora creo que ha llegado mi hora. -Volvió a responder pacientemente mamá gusano.
¿Porqué es tan pequeña?, ¿podré estar yo contigo en la casita? Inquirió de nuevo el pequeño gusano que cada vez estaba más desconcertado.
Me temo que no, hijo mío. Algún día tú serás grande y podrás hacer la tuya. - Dijo mámá gusano a quien ya apenas si se le veía la cabeza.
Mamá, tengo miedo de no volver a verte. No quiero que sufras. Ni yo quiero sufrir. - Sollozó el pequeño gusano al tiempo que le daba un último beso a su mamá.
No te preocupes, confía en mi. Estoy agotada y necesito descansar un poco. Te prometo que volveremos a vernos, pero ahora debes seguir comiendo tus hojas para ponerte grande y fuerte. Ten fe en mi y volveremos a vernos más adelante. - Gritó mamá gusano mientras cerraba el último boquete con un poco más de seda.

Pasaron los días, y la casita de mamá gusano no se movía. Ni un solo ruido se oía ya como en las primeras horas. Ni siquiera máma gusano roncaba como hacía cuando dormía profundamente. Tras tres días a la puerta de la casa, el pequeño gusano sintió hambre y decidió que ya no podía esperar más a su mamá. Debía obedecerla y comer todas las hojas que pudiera para ser grande y hacer su propia casita. Muchos días después recordó de nuevo las palabras de mamá y decidió ir a hacerle una visita. La casita tenía un boquete y mamá ya no estaba dentro. Arriba, en un árbol, había alguien parecido a mamá, pero mucho más bella y joven que ella. Tenía alas, antenas, y había recuperado la vitalidad que mamá había perdido en sus últimos días.
¡Mamá!, ¡Mamá!... Eres tú... Has vuelto... Estás viva... Creía que me habías dejado solo... Mira que grande me he puesto comiendo las hojas que me dijiste - Comentó el pequeño gusano con lágrimas en los ojos.
Hijo, te dije que volveríamos a vernos... Ahora puedo hacer cosas que antes ni siquiera me atrevía a soñar... Ahora, antes de que me vaya a un país lejano, escucha mi último consejo: Nunca tengas miedo, porque lo que nos pasa dentro de la casita es lo más maravilloso que te puedas imaginar... - Habló máma gusano antes de alzar el vuelo y desapareceer en el horizonte.

Y el pequeño gusano, con una gran sonrisa en su cara, despidió a su madre con la esperanza de que un día él también haría su pequeña casita...

sábado, 2 de abril de 2016

Testimonio (Testimony, Polonia, 2007)

Hoy hace 11 años de la muerte de San Juan Pablo II. Para conmemorar ese acontecimiento ayer pusieron en televisión esta película documental en la que su secretario personal, el Cardenal Stanislw Dziwisz narra la vida de Karol Wojtyla, especialmente en los años de su Pontificado. Aunque fue rodada hace ya 9 años, reconozco que no la había visto hasta ahora. Y ha merecido la pena la espera.

El Cardenal nos cuenta en primera persona cómo se vivieron, entre otros momentos, el dramático atentado del turco Mehmet Ali Agca en la Plaza de San Pedro de Roma en 1981, el apuñalamiento en la plaza de Fátima en Portugal en 1982 o las numerosas intervenciones de Juan Pablo II para acabar con el comunismo, primero en su Polonia natal y posteriormente colaborando activamente para que fuera derribado el muro de la vergüenza símbolo del Telón de Acero. Desde su conocimiento tan cercano de la manera de ser, de su relación con Dios y de sus preocupaciones diarias, desgrana momentos que uno va rescatando de su memoria al tiempo que los visualiza. Para todos los que vivimos aquellos acontecimientos desde la infancia o la juventud, el documental revela muchas claves de aquellos años, y agranda aún más si cabe la leyenda del Papa que visitó 129 países y hablaba con fluidez más de 10 idiomas. 

Una persona que pierde a su madre a los 9 años, a su único hermano a los 12, y a los 21 a su padre sabe lo que es el sufrimiento. Una persona que vivió primero la invasión nacional-socialista alemana de su país y que después tuvo que soportar el comunismo ruso sabe lo destructiva y manipuladora que puede llegar a ser una ideología. Un hombre que cargó con el peso de la Iglesia durante 27 años hace que tu vida al lado de la suya parezca insignificante...

Desde luego es una biografía apasionante, no sé si habrá otra como la suya en el siglo XX, pero lo dudo mucho y en todo caso sería cuestión de gustos. Yo que tuve la inmensa suerte de saludarlo y recibir su bendición no tengo ninguna duda de que se trata de uno de los personajes más relevantes de los últimos tiempos.

He buscado en la web y he visto que el documental se puede ver online, así que os dejo el enlace por si os interesa visualizarlo: