martes, 20 de enero de 2015

La vida de Pi (Life of Pi, EEUU, 2012)

Ayer por fin pude ver la película de Ang Lee ganadora de 4 Oscars de la que tan buenas referencias me habían dado y que en efecto no me ha defraudado ni un ápice. Lástima que no la pude ver en 3D, que es el formato idóneo en la que está pensada su visionado.

Como toda buena obra, La vida de Pi pertenece a ese selecto grupo de películas que al terminar no concluyen, sino que activan un proceso interno de memoria y de razonamiento para que el espectador ponga en orden todas las piezas de un puzzle que queda incompleto tras los créditos finales. Su final marca el principio de una actividad posterior en la que debemos posicionarnos y buscar nuestra propia comprensión de lo que el director -y en última instancia el autor del libro- nos han intentado transmitir.


Dos puntos me merecen especial atención a la hora de realizar mi valoración de la película:

En primer lugar, la película responde a la perfección a la etiqueta que le he puesto: “Cine Religioso”. Estuve dudando, ya que es cierto que también es una película que podía haber etiquetado como "Cine con valores", pero me he decantado por lo primero ya que tiene un mensaje religioso indiscutible. Una religión un tanto extraña, eso sí, ya que el protagonista, Pi, hace alarde de ser a la vez cristiano, musulmán e hindú; lo que incluso le acarrea las criticas y las burlas de su propio padre: “Si crees en todos los dioses, terminarás por no creer a ninguno…”. Sin embargo la película no se centra en la búsqueda del Dios verdadero entre toda la oferta religiosa, sino que da un paso más y se adentra en otro tema no menos interesante: el sentido de la vida y el papel que juega Dios en el devenir de los acontecimientos. Aquí es donde entran una serie de preguntas a las que de una u otra manera se intenta dar respuesta con esta fábula oriental: ¿Se trata de un Dios ajeno a lo que le pasa al protagonista, de un Dios que permite el mal y la desgracia desde la supervisión sin intervención, o  es sin embargo un Dios que actúa con su providencia en todos y cada uno de los acontecimientos de la vida?, ¿Es un Dios inmanente o trascendente a la creación?, ¿Puede el hombre actuar desde su libertad o es víctima de un plan predestinado por un Ser Supremo?. Cada religión y cada filosofía han intentado de una u otra manera dar respuesta a estas preguntas inquietantes. Y aquí es donde cristianismo, islam, budismo e hinduismo separan sus caminos. No puedo en unas líneas esbozar si quiera unos rasgos de Teodicea, pero os aseguro (tendréis que hacer un acto de fe en mi...) que el Dios de Pi es un Dios más semejante al que nos presenta el cristianismo que al de las otras religiones mencionadas. Tampoco pretendo realizar un tratado exegético, pero a poco que rasquemos un poco veremos muchas semejanzas entre el protagonista de la historia, Pi, y la actitud del profeta Jonás, libro de la Biblia cuya lectura es también altamente recomendable y complementario a la película.

El segundo punto es mi respuesta personal a la pregunta que todo espectador se hace al finalizar la película: ¿Cuál de las dos historias que cuenta Pi es la verdadera, la “humana” o la “fabula animal”. Yo, a riesgo de equivocarme -ya que sólo el autor de la obra podría responder satisfactoriamente a esa cuestión- creo personalmente que la historia real es la humana, aunque no sea plato de buen gusto y nos refugiemos en la fábula como hizo su protagonista. Para mi, precisamente, la belleza de la historia reside en la construcción artística de un relato emocionante que viene a sustituir al terror y al drama humano que suelen imponerse en la realidad cotidiana. Las catástrofes naturales, el pecado humano, el doble asesinato y en última instancia la antropofagia quedan camuflados y dulcificados por una historia mucho más tierna y conmovedora. Es lógico que como espectadores queramos que la fábula sea la verdadera, pero mucho me temo, que al igual que le sucede al periodista que entrevista a Pi, al final de la historia no tenemos más remedio que admitir que el tigre, el mono, la cebra y la hiena tienen nombres y apellidos.

En fin, que la película es de visionado obligado, no para que contrastéis, apoyéis o rabatáis mis opiniones, sino para que construyáis y argumentéis las vuestras propias. Es una película donde no cabe una única lectura sino que muchas de ellas pueden ser complementarias. A disfrutarla. 

lunes, 12 de enero de 2015

Mitosis: Un corto impactante

Hola a tod@s:

Antes que nada desearos un feliz y santo año. Espero que sigamos en contacto, ya que a pesar de que han pasado tres semanas desde mi anterior felicitación mi intención es seguir publicando semanalmente. Diversas cuestiones lo han impedido últimamente, aunque la espera ha merecido la pena: Os dejo hoy este cortometraje sobre el aborto que por muchas razones merece vuestra atención.

En primer lugar porque está rodado por Hannah Victoria Miller, una chica Australiana de tan solo 18 años quien a pesar de su juventud ya ha rodado tres cortos de calidad e imaginación. Ver el talento de una chica de 18 años que juega con una cámara y consigue un resultado tan espectacular ya es motivo de visionado obligado.

El segundo motivo es la manera en la que está contada la historia, ya que, sin querer destrozaros la historia, os diré que es muy original y bien hilvanada.

Y en tercer lugar os diría que es un vídeo en contra del aborto, mejor dicho, a favor de la vida y con un mensaje que hace pensar considerablemente sobre el asunto.

el único pero que se le puede poner es que solo lo he encontrado en versión original con subtítulos en castellano, aunque por otro lado, que alguien se haya molestado en ponerle subtítulos ya podría ser un cuarto motivo que indica que merece la pena.

No os adelanto más. Que lo disfrutéis.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Feliz Navidad

Ya es Navidad. Bueno, casi. En realidad faltan tres días, pero como este año he cogido la costumbre de postear durante el fin de semana será Navidad en el transcurso de estos días que pasen hasta la próxima entrada.

Navidad, tiempo de amor y de paz, de solidaridad, de alegría y de esperanza. Pero tiempo también para el odio y la guerra, el consumismo egoísta, para la tristeza que produce la nostalgia  y para la búsqueda del placer inmediato. Pues sí, según se quieran vivir estos días habrá momentos para lo uno o para lo otro. Poniendo ambos en una balanza a mi aún me siguen ganando los aspectos positivos, aunque no dejo de reconocer que difícilmente volveré a disfrutar de la Navidad como lo hacía cuando apenas levantaba medio metro del suelo y esperaba con ingenua ilusión la llegada de unos Reyes Magos que con el tiempo fui descubriendo que eran más cercanos que los del lejano oriente.

Navidad para reunirse con la familia, para disfrutar con los que se van incorporando y para echar de menos a los que hasta hace unos años levantaban la copa de champán y felicitaban un año que quizás para ellos era el último en el peregrinaje de la vida.

Navidad de Navidades, la 2014, que nos recuerda que desde hace esos años (más o menos, por no entrar en polémicas ni debates) estos días tienen sentido porqué un pequeño niño que iba a cambiar la Historia del Mundo estaba naciendo pobre y humilde en un portal de Belén. Y que ni Herodes, ni Pilato, ni los Sumos Sacerdotes, ni toda la maldad humana de este mundo han conseguido ahogar su Voz y su Palabra que sigue sonando fresca y lozana cada vez que un corazón está dispuesto a escucharlo....

Tal y como hice hace unos años, me ha dado por teclear la palabra "Navidad" y buscar en Google una imagen para adornar este post de felicitación. De nuevo, y como viene siendo tradición, he tenido que esperar hasta la número 70 para que, casi ahogados entre  entre árboles de Navidad, Papás Noeles, renos, muñecos de nieve y bolas de adorno... aparecieran casi escondidos y sin querer llamar la atención los Reyes Magos que tenéis al principio de la entrada... La primera imagen con contenido Bíblico se hizo de nuevo esperar... En fin, que se ve que más de uno sigue despistado y sin saber lo que verdaderamente se celebra estos días...

¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!