miércoles, 24 de abril de 2019

San Fidel

Celebramos hoy a San Fidel de Sigmaringa (1577-1622), mártir alemán que ejerció de profesor y de abogado (trabajo que realizaba de manera gratuita a los pobres). Dejó de ejercer la abogacía al sufrir un intento de soborno, motivo por el cual se alejó del mundo y se hizo religioso capuchino, entregando sus bienes la mitad a los pobres y la mitad para la educación de los seminaristas sin recursos. Desde entonces se dedicó a la conversión de cristianos protestantes en sus propios países, motivo por el que fue perseguido. Su martirio es estremecedor y está muy bien documentado. Lo copio para la meditación:

Pocos días antes de ser martirizado, al escribir una carta a su lejano superior, terminaba así su escrito: "Presiento que voy a ser asesinado, pero si me matan, aceptaré con alegría la muerte por amor a Jesucristo y la consideraré como una enorme gracia y una preferencia de Nuestro Señor. Su amigo Fidel que muy pronto será pasto de gusanos".

El domingo 24 de abril, se levantó muy temprano, se confesó y después de rezar varios salmos se fue al templo de Seewis, donde un numeroso grupo de protestantes se había reunido con el pretexto de que querían escucharlo, pero con el fin de acabar con él. Al subir al sitio del predicador, encontró allí un papel que decía: "Este será su último sermón. Hoy predicará por última vez". Se armó de valor y empezó entusiasta su predicación. El tema de su sermón fue esta frase de San Pablo: "Una sola fe, un solo Señor, un solo bautismo" (Ef. 4,5) y explicó brillantemente cómo la verdadera fe es la que enseñan los católicos, y el único Señor es Jesucristo y que no hay varios bautismos como enseñan los protestantes que mandan rebautizar a la gente. Aquellos herejes temblaban de furia en su interior, y uno de los oyentes le disparó un tiro, pero equivocó la puntería. Fidel bajó del sitio desde donde predicaba y sintiendo que le llegaba el fin, se arrodilló por unos momentos ante una imagen de la Santísima Virgen. Quedó como en éxtasis por unos minutos, y luego salió por una pequeña puerta por la sacristía detrás del templo. Los herejes lo siguieron a través del pueblo gritándole: "Renuncie a lo que dijo hoy en el sermón o lo matamos". El les respondió valientemente: "He venido para predicar la verdadera fe, y no para aceptar falsas creencias. Jamás renunciaré a la fe de mis antepasados católicos." Aquel grupo de herejes, dirigidos por un pastor protestante, le gritaba: "O acepta nuestras ideas o lo matamos". El les contestó: "Ustedes verán lo que hacen. Yo me pongo en manos de Dios y bajo la protección de la Virgen Santísima. Pero piensen bien lo que van a hacer, no sea que después tengan que arrepentirse muy amargamente". Entonces lo atacaron con palos y machetes y lo derribaron por el suelo, entre un charco de sangre. Poco antes de morir alcanzó a decir: "Padre, perdónalos".

martes, 23 de abril de 2019

San Jorge

La Iglesia hace memoria hoy de San Jorge (275-303), caballero de Capadocia que murió mártir bajo las persecuciones del emperador Diocleciano. Posteriormente fue declarado patrón de Inglaterra y de los Boy Scouts. Mucho de lo que se sabe de él está posiblemente aumentado debido a múltiples leyendas medievales que popularizaron su devoción. Copio de su biografía la historia del dragón (posiblemente un caimán) y su martirio:

Se hizo famoso porque al llegar a una ciudad de Oriente se encontró con que un terrible dragón que devoraba a mucha gente y nadie se atrevía a acercársele. San Jorge lo atacó valientemente y acabó con tan feroz animal. Y reuniendo a todos los vecinos que estaban llenos de admiración y de emoción, les habló muy hermosamente de Jesucristo y obtuvo que muchos de ellos se hicieran cristianos. Por entonces estalló la cruel persecución de Diocleciano y Maximiano; el santo entonces comenzó a alentar a los que vacilaban en la fe, por lo que recibió crueles castigos y torturas, pero todo fue en vano. El emperador mandó a decapitar al santo, sentencia que se llevó a cabo sin dificultad