sábado, 26 de noviembre de 2016

Dios escribe derecho con renglones torcidos

Qué gran verdad es que de una desgracia Dios puede sacar algo positivo. Santa Teresa de Jesús lo supo expresar mejor que nadie con la frase lapidaria "Dios escribe derecho con renglones torcidos". Así, lo que aparentemente parece una desgracia, un contratiempo, un fastidio... al cabo de los años y con la distancia lo vemos desde otra perspectiva y ya no nos lo parecen tanto. Seguro que las preocupaciones que uno tenía hace 10 años -por decir un tiempo- no son las mismas que las que uno tiene en la actualidad. Nos centramos siempre en el presente, el aquí y el ahora, absolutizándolo y con poca capacidad de relativización.    

Supongo que la explicación desde una perspectiva no creyente a este fenómeno es que el ser humano es consciente de que "no hay mal que cien años dure" y nuestra mentalidad termina superando las contrariedades de la vida con la capacidad humana que los psiquiatras y psicólogos contemporáneos denominan "resiliencia".

No obstante, desde una perspectiva de fe a la que yo me adhiero, prefiero pensar que formamos parte de un plan divino, incomprensible para nuestras mentalidades finitas. Según este parecer, los momentos en que nuestra fe es probada a través de distintos acontecimientos son precisamente una posibilidad que se nos brinda para fortalecernos interiormente y demostrar nuestra confianza en Dios. Así al menos intento yo ir encajando los duros golpes que la vida me va proporcionando con el transcurso de los años.

Una historia para pensar ahonda en esta idea. Actualmente está siendo muy utilizada en técnicas de empresa para invitar a los trabajadores a salir de la "zona de confort" en la que habitualmente nos movemos y adentrarnos en lo desconocido, en el ámbito de la creatividad y la innovación. Creo que también tiene una lectura espiritual evidente y por eso la quería compartir con vosotros:
  
Un maestro paseaba con su discípulo cuando llegaron a un poblado muy pobre. Visitaron a una familia del lugar, que los recibieron con ropa vieja y maloliente. Les explicaron que no obstante fueran humildes se sentían afortunados de tener una vaca, gracias a la cual podían sobrevivir a pesar de sus precarias condiciones.  El padre de la familia dijo que bebían la mitad de la leche que les proporcionaba cada día, y la otra parte la vendían a cambio de otros alimentos en una ciudad vecina. 

Cuando se marcharon del lugar, el sabio le dijo al joven discípulo: “coge la vaca de estos señores y lánzala por el precipicio”. El joven no lo entendió, pero lo hizo. 

Unos años después, remordido de culpa por haber realizado aquello, decidió volver a aquel poblado. Cuando llegó se sorprendió al encontrarlo repleto de jardines, tiendas y fuentes. Parecía un lugar totalmente distinto, y también le extrañó que la casucha donde había estado en su día visitando a aquella familia era una casa bonita. Se horrorizó imaginando cómo aquella familia, tras perder a su vaca, habrían tenido que vender su casa y marcharse. 

Preguntó entonces a un hombre que vio junto a la puerta: “¿Sabe dónde puedo encontrar a una familia que vivía aquí hace unos cuatro años?” a lo que el hombre le contestó: "Somos nosotros". 

El joven, extrañado, le preguntó: “¿Cómo lo hicieron para cambiar de vida?” y el hombre le contestó: “Teníamos una vaca que murió, y entonces tuvimos que arreglárnoslas para sobrevivir de otra manera. Montamos un negocio que ha funcionado bien y ahora nos sobra de todo”.

La historia se puede adaptar a lo que os digo. Una desgracia se transformó en oportunidad de mejora para una familia que lo único que hacía era subsistir de mala manera. Los planes de Dios actúan también de esta manera, sacando bienes de donde en apariencia solo hay desgracias.  Eso sí, la vaca no creo que estuviera conforme ni con la moraleja del cuento ni con mis reflexiones... En fin, como casi siempre, todo depende de la perspectiva desde la que uno analice las cosas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Una década de Blog

Hola amig@s:

No suelo ser amante del autobombo, y sabéis que solo suelo conceder una entrada al año a hablar de la marcha del Blog. Sin embargo, en este año han coincidido en apenas una semana la visita 1.000.000 y los diez años de vida del Blog, ocasiones ambas que me parecen merecían un post aparte. Hoy intento resumir estos diez años en la red. Una década da para mucho, como podréis comprobar a continuación...

El 14 de noviembre de 2006 vio la luz esta aventura que aún hoy y de otra manera a la que fue pensada inicialmente sigue adelante. El Blog lo comenzaba como sacerdote en Arcos de la frontera, tras pensar que no bastaba con las homilías de los domingos y las catequesis semanales, sino que había que aprovechar la oportunidad que nos brindan las Nuevas Tecnologías para difundir el evangelio sin fronteras temporales ni espaciales, algo que únicamente posibilita internet. Recuerdo que mi primera intención era ser una especie de panfleto parroquial, aunque no tenía las ideas muy claras aún, como demuestra la primera entrada. En mi mente no podía caber que diez años después reciba visitas de prácticamente todos los rincones del mundo a un ritmo de más de 600 diarias.

Siguiendo con el recorrido histórico, En el verano de 2009 debido a circunstancias personales decido tomarme un año sabático para repensar mi vocación e interrumpo las publicaciones en el Blog con la entrada "Punto y final". Un año después decido dejar el sacerdocio, emprender una nueva vida y prácticamente me olvido de esta aventura para siempre. 

Sin embargo, de nuevo en un verano, en este caso de 2012, recuerdo que volví a entrar por curiosidad en el Blog y mi sorpresa fue que el número de visitas diarias no había disminuido sino que por el contrario iba en aumento... ¿Quién se resistía a no volver a publicar...? Así es que transformé el "Punto y final" en un "Punto y aparte"...

Casi cinco años después de esa decisión sigo publicando entradas -no con tanta frecuencia como inicialmente- y el Blog sigue creciendo a buen ritmo. Su progresión es ahora mucho mayor que cuando comenzó, debido sin duda entre otros factores a la universalización de la web. En estos 5 últimos años ha recibido 750.000 visitas frente a las 250.000 de los 5 primeros años. Todos los años en el post de cumpleaños lo demuestro con cifras y este no iba a ser una excepción. Aquí os dejo el global desde que en 2012 comencé a contabilizar estadísticas: 

Año
2012
2013
2014
2015
2016
Entradas
205
267
312
357
377
Visitas
249.386
411.766
619.373
816.500
1.004.184
Comentarios
1.715
2.213
2.362
2.431
2.486
Me gusta una entrada
2.504
4.623
5.973
6.487
6.972
Me gusta el Blog
102
172
199
192
Seguidores Blog
63
80
89
90
Seguidores Google +
643
907
970

En fin, que seguiremos en la brecha el tiempo que Dios quiera y mientras las fuerzas e ideas no fallen. 

¡Larga vida al Blog!

sábado, 5 de noviembre de 2016

Un millón de gracias

A una semana de cumplir sus diez añitos de vida el Blog registra en el día de hoy la visita 1.000.000. Llegados a una cifra tan redonda me gustaría compartir con vosotros las estadísticas de las 10 entradas más vistas en esta casi década de existencia. Así, si alguno se he incorporado tarde al Blog o lo lee hoy por primera vez tiene a su disposición los datos de las entradas más visitadas pinchando en el link correspondiente:


Entrada

Número de visitas
Comentarios
Fecha



113.728

36

28 noviembre 2006



66.440

17

21 abril 2007



45.103

46

26 noviembre 2006



30.307

19

9 noviembre 2013



28.424

14

24 noviembre 2006



18.636

19

16 abril 2007



14.005

7

14 septiembre 2013



12.080

11

9 abril 2007



10.110

11

21 noviembre 2006



8.238

3

29 diciembre 2012



De estos datos me gustaría destacar algunos aspectos. 

El primero de ellos es que 4 entradas de las 10 más leídas están escritas en el plazo de una semana, entre el 21 y el 28 de noviembre de 2006. Se ve que por aquellas fechas andaba inspirado y con más tiempo que ahora, en los que a duras penas consigo publicar un par de entradas mensuales.

El segundo es que no guarda proporción la relación "tiempo invertido-número de páginas visitadas". Hay entradas a las que dediqué muchas horas y no tuvieron éxito. Otras me limité a copiar alguna historia modificando algunas palabras o haciendo un breve comentario y sin embargo ahí están entre las más visitadas.

Por último, un consejo para los que tengáis Blog. Una cosa que descubrí hace algunos años es la importancia del título del Blog y de cada entrada. Respecto al Blog tuve suerte o intuición ya que son muchas las personas que buscan "Reflexiones cristianas" sin más. Respecto al título de cada entrada éste queda encriptado al enlace web de la página, así que muchos buscadores lo destacan cuando se hace una búsqueda a través de Google o similares. Recuerdo haber utilizado esta técnica especialmente en la cuarta entrada más visitada, "El matrimonio" (2013) y a lo que se ve ha tenido éxito. Se trata de una historia que no tiene como temática el matrimonio sino la crítica, pero sin duda la palabra "matrimonio" es más buscada. Seguro que son muchas las personas que ponen en un buscador "Reflexiones cristianas matrimonio". Aunque la entrada no tiene mucho que ver con el sacramento, y muchos visitantes se habrán llevado una decepción, como marketing no cabe duda que funcionó a la perfección.

En fin, lo dicho, gracias por este millón de visitas y la semana que viene comentaremos más cositas con ocasión del décimo aniversario