domingo, 22 de marzo de 2015

Poema a Cristo crucificado

Cercana ya la Semana Santa, hoy quería compartir con vosotros este Poema al Cristo de la Buena Muerte de José María Pemán, gaditano de nacimiento y jerezano de adopción, quien por sus creencias religiosas y su posicionamiento político hoy se encuentra relegado al más oscuro de los ostracismos literarios, pero que sin embargo fue uno de los mejores poetas que ha dado esta bendita tierra de Andalucía.

Os dejo el texto, que aunque no se encuentra íntegro, debido a su larga extensión, no tiene desperdicio espiritual: 

¡Cuerpo llagado de amores!,
yo te adoro y yo te sigo;
yo, Señor de los señores,
quiero partir tus dolores
subiendo a la cruz contigo.

Quiero en la vida seguirte,
y por sus caminos irte
alabando y bendiciendo,
y bendecirte sufriendo,
y muriendo bendecirte.

Quiero, Señor, en tu encanto
tener mis sentidos presos,
y, unido a tu cuerpo santo,
mojar tu rostro con llanto,
secar tu llanto con besos.

Quiero, en santo desvarío,
besando tu rostro frío,
besando tu cuerpo inerte,
llamarte mil veces mío...
¡Cristo de la Buena Muerte!

Y Tú, Rey de las bondades,
que mueres por tu bondad
muéstrame con claridad
la Verdad de las verdades
que es sobre toda verdad.

Que mi alma, en Ti prisionera
vaya fuera de su centro
por la vida bullanguera;
que no le Lleguen adentro
las algazaras de fuera;

que no ame la poquedad
de cosas que, van y vienen;
que adore la austeridad
de estos sentires que tienen
sabores de eternidad;

que no turbe mi conciencia
la opinión del mundo necio;
que aprenda, Señor, la ciencia
de ver con indiferencia
la adulación y el desprecio;

que sienta una dulce herida
de ansia de amor desmedida;
que ame tu Ciencia y tu Luz;
que vaya, en fin, por la vida
como Tú estás en la Cruz:

de sangre los pies cubiertos,
llagadas de amor las manos,
los ojos al mundo muertos,
y los dos brazos abiertos
para todos mis hermanos.

Señor, aunque no merezco
que tu escuches mi quejido;
por la muerte que has sufrido,
escucha lo que te ofrezco
y escucha lo que te pido:

A ofrecerte, Señor, vengo
mi ser, mi vida, mi amor,
mi alegría, mi dolor;
cuanto puedo y cuanto tengo;
cuanto me has dado, Señor.

Y a cambio de esta alma llena
de amor que vengo a ofrecerte,
dame una vida serena
y una muerte santa y buena.
¡Cristo de la Buena Muerte!

domingo, 15 de marzo de 2015

Keep the Faith (Bon Jovi, 1992)

Hacía más de medio año que no comentaba una canción con contenido cristiano o religioso, por lo que creo que ya iba siendo hora de compartir alguna. En esta ocasión he echado mano de uno de los grupos favoritos de mi hermano, Bon Jovi, y más concretamente del sencillo Keep the Faith (Mantén la Fe) correspondiente a su quinto álbum de estudio con el mismo nombre.

Con este disco la banda de Hard Rock dio cabida a temas espirituales y casi místicos con canciones como la que hoy comentamos o I believe (Yo creo) que puede ser objeto de comentario en otra ocasión. El ambiente de los vídeos (con velas, oscuridad, cruces...) sugieren un espacio de encuentro con el Dios cristiano a quien van dirigidos los temas, por lo que creo que a pesar de ser un género que no lo parezca, podemos afirmar que son temas-oraciones religiosas.

En concreto, Keep the Faith expone la dificultad de una vida donde los valores se han perdido, donde las relaciones humanas resultan tan difíciles y donde es difícil encontrar algo que nos ayude y estimule a seguir adelante. En esos momentos de oscuridad lo único que puede ayudarnos es la fe, una fe en el Señor que debe transformar el odio en amor y darnos fuerzas para la batalla de cada día.

Como siempre, os dejo el enlace y la letra en versión original y traducida:



Mother, mother, tell your children
That their time has just begun
I have suffered for my anger
There are wars that can't be won.

Father, father, please believe me
I am laying down my guns
I am broken like an arrow
Forgive me
Forgive your wayward son.

Everybody needs somebody to love
(mother, mother)
Everybody needs somebody to hate
(please believe me)
Everybodys bitching
Cause they can't get enough
And it's hard to hold on
When there's no one to lean on

Faith: you know you're gonna live thru the rain
Lord you got to keep the faith
Faith: don't let your love turn to hate
Right now we got to
Keep the faith
Keep the faith
Keep the faith
Lord we got to keep the faith

Tell me baby when I hurt you
Do you keep it all inside?
Do you tell me all is forgiven
And just hide behind your pride

Everybody needs somebody to love
(mother, father)
Everybody needs somebody to hate
(please don't leave me)
Everybodys bleeding
Cause the times are tough
Well it's hard to be strong
When there's no one to dream on

Faith: you know you're gonna live thru the rain
Lord you got to keep the faith
Now you know is not too late
Oh you got to keep the faith
Faith: don't let your love turn to hate
Right now we got to
Keep the faith
Keep the faith
Keep the faith
Lord we got to keep the faith

Walking in the footsteps
Of societys lies
I don't like what I see no more
Sometimes I wish that I was blind
Sometimes I wait forever
To stand out in the rain
So no one sees me cryin
Trying to wash away the pain
Mother, father...

There's things I´ve done I can't erase
Every night we fall from grace

Its hard with the world in yours face
Trying to hold on, trying to hold on

Faith: you know you're gonna live thru the rain
Lord you got to keep the faith
Faith: don't let your love turn to hate
Right now we got to keep the faith
Faith: now it's not too late
Try to hold on, trying to hold on
Keep the faith
Madre, madre, dile a tus hijos 
que su momento acaba de empezar 
he sufrido por mi furia 
hay guerras que no se pueden ganar. 

Padre, padre, por favor créeme 
Abandono mis armas 
estoy roto como una flecha 
perdóname 
perdona a tu caprichoso hijo.

Todo el mundo necesita alguien a quién querer 
(madre, madre) 
Todo el mundo necesita alguien a quién odiar 
(por favor créeme) 
Todo el mundo se queja 
porque no pueden conseguir bastante 
y es duro continuar 
cuando no hay nadie en quién apoyarse 

Fe: sabes que vas a vivir bajo la lluvia 

Señor has de mantener la fe 
Fe: no dejes que tu amor se convierta en odio 
Ahora mismo debemos 
Mantener la fe 
Manten la fe 
Manten la fe 
Señor Debemos mantener la fe 

Dime nena, cuando te hago daño 
¿te lo guardas todo dentro? 
Tú me dices que todo está olvidado 
y te escondes tras tu orgullo 

Todo el mundo necesita alguien a quién querer 
(madre, padre) 
Todo el mundo necesita alguien a quién odiar 
(por favor no me dejes) 
Todo el mundo está sangrando 
porque los tiempos son difíciles 
es difícil ser fuerte 
cuando no hay nadie en quien soñar 

Fe: sabes que vas a vivir bajo la lluvia 

Señor has de mantener la fe 
Ahora tu sabes que no es demasiado tarde
Oh, tienes que mantener la fe
Fe: no dejes que tu amor se convierta en odio 
Ahora mismo debemos 
Mantener la fe 
Manten la fe 
Manten la fe 
Señor debemos mantener la fe 

Caminando sobre las huellas 
de las mentiras de la sociedad 
No me gusta lo que veo 
A veces me gustaría estar ciego 
A veces espero eternamente 
bajo la lluvia 
para que nadie me vea llorando 
intentando borrar el dolor 
Madre, padre... 

Hay cosas que he hecho y no puedo borrar 
cada noche caemos en desgracia 

Es difícil, con el mundo frente a ti 
intentar continuar, intentar continuar 

Fe: sabes que vas a vivir bajo la lluvia 

Señor has de mantener la fe 
Fe: no dejes que tu amor se convierta en odio 
Ahora mismo debemos mantener la fe 
Fe: ahora no es demasiado tarde 
intenta seguir adelante, intentalo 
Manten la fe

sábado, 7 de marzo de 2015

Conversión de María Vallejo Nájera

La Cuaresma es tiempo de Conversión. Por ello me ha llamado la atención estos días leer el testimonio tan conmovedor de esta autora madrileña que relata con pelos y señales como pasó de una fe social y tibia a un verdadero encuentro con Dios y con su madre la Virgen María. Es curioso que una de las primeras entradas de este Blog, allá por el año 2006, estuvo dedicada a su excepcional libro "Un mensajero en la noche", y ahora, casi 10 años más tarde, he conocido el trasfondo de su inquietud religiosa.

Los hechos ocurrieron en Medjugorje (Bosnia), lugar al que durante la guerra de los Balcanes realiza un viaje que marcará el resto de su vida. Dicha experiencia está recogida en otro libro "El castigo de los Balcanes" que aún no he leído pero del que seguramente daré buena cuenta en breve.

María cuenta así su experiencia, espero que la disfrutéis tanto como yo:

Llegamos a Medjugorje y el primer día estaba muy rabiosa e insoportable. Me obligaron a ir a Misa y allí tuvo lugar el primer milagro. 

Saliendo de la Iglesia llegó el momento clave en mi vida. Andando hacia un hangar, en mitad de la nada, al aire libre, se paró todo lo que estaba a mi alrededor, la gente, el ruido... Me asusté porque en tres segundos tuve el impulso de mirar hacia el cielo, y algo supe fuerte me cayó encima, sé que era agua en forma de rocío y sé que era un rocío de amor, un amor tan grande, tan grande que nunca encontraré palabras humanas para describirlo.

En tres segundos toda mi vida pasó por delante. Sé que vi todos mis pecados desde que tenía conciencia. Yo pensaba que era santa porque no robaba, no mataba, adoraba a mi familia, pero yo no hubiera logrado ir al cielo en aquel momento. Me hubiera quedado en el purgatorio. El Señor me habló. Una voz de varón entró en mi corazón y me dijo: "María, María, así es como te amo y así es como amo a todo el mundo, pero nadie me corresponde". 

Yo en ese momento me quise morir, porque el amor era brutal. Y tuve un desgarro bestial en el corazón por el dolor que mis pecados habían provocado en Cristo. El Señor me hizo ver que el dolor que yo, con mis pecados, había hecho a otras personas se lo había hecho principalmente a Él. Y fue ahí cuando me quise morir. Sentí una vergüenza horrible de estar ante todo un Dios y ver que no le había dado nada y que yo había recibido todo. Y le pedí al Señor que me llevara con Él, con ese amor tan grande. Pero me dijo que no y que contara al mundo su amor y todo de repente volvió a moverse.

Seguía asustadísima. El corazón me temblaba y comencé a llorar por todos mis pecados. Aprendí a rezar el Rosario y sólo quería confesarme. A la vuelta a Londres, después de conocer al Señor, Comenzó el cambio más radical de mi vida. Solo quería ir a Misa, rezar el Rosario, hablar de la Virgen... Cada vez que pasaba por delante de una iglesia católica, sentía la necesidad de entrar. Era como un imán y me quedaba sentada delante del Sagrario y lloraba sin parar.

Unos meses después les conté a mi marido y a mi director espiritual lo que había pasado en Medjugorje. Un mes después de aquella confesión, entré en una iglesia en la que estaba expuesto el Santísimo y después de rezar, cuando ya me iba, una voz me habló al oído y me dijo: "Gracias por venirme a ver un ratito". Nunca más volví a escuchar voces. A partir de ese momento mi vida cambió y comencé a ser una apestada, muchos amigos pensaron que me había vuelto loca, la editorial con la que trabajaba me dejó de lado... Pero a pesar de tantos problemas y cruces comenzaron grandes regalos...