sábado, 20 de octubre de 2012

Cenerentola Innamorata (Cenicienta Desconsolada, Marco Masini, 1991)

Gracias a Dios (y a los médicos, bendita medicina) mi ojo va recuperándose y ya puedo escribir con menos desasosiego que hace una semana…

Hace un tiempo os presenté una canción en contra del aborto, “Ave Lucía” de Sergio Dalma. Hoy repetimos la misma temática, pero en este caso compuesta y cantada por el italiano Marco Masini. Aunque la ha cantado en castellano (Cenicienta Desconsolada, ya el título es distinto...), para mi gusto la letra está muy forzada y no transmite excesivamente, así que prefiero poneros el original italiano y podéis ir siguiendo una traducción mía al lado. La versión italiana transmite mucha más fuerza, tensión y dramatismo que la castellana. En Italia hay un refrán que dice “traductore-traditore” (traductor-traidor) que nos hace una idea de lo difícil que es traducir un texto. Si encima lo tenemos que encajar en una melodía la cosa se complica enormemente.

Precisamente utilizando un italianismo musical, comprobaréis que la canción va “in crescendo” (de menos a más) para terminar con la decisión última de no abortar como clímax final de la misma. Ésta es otra de esas canciones que me llegan a lo más profundo del corazón. La letra es emotiva y la voz curtida y desgarrada de Masini hace el resto. Hay que tener poca sensibilidad para que no se le remuevan a uno las entrañas escuchando buena música como ésta, cuando además coincide con la postura cristiana acerca del aborto (mal llamado eufemísticamente interrupción voluntaria del embarazo…). Lástima que canciones como la que hoy os presento no abunden (a nivel de grandes artistas) y haya que rebuscar tanto para encontrar buena música pop con contenido específicamente cristiano y humano. Haced el esfuerzo de escucharla en italiano y después contrastad la letra. Seguro que lo agradecéis y os gusta. Si después queréis escuchar la versión castellana, arriba tenéis el título. La podéis buscar en otras páginas, aunque, creedme, no es lo mismo. Ni de lejos.


Ho capito è una cosa seria

e poi ora non puoi parlare,
vengo a prenderti io stasera
quando esci da lavorare.

Una breve telefonata
lo sai bene che siamo amici,
non è vero che sei sbagliate,
siamo tutti un po' più infelici… 

E ti ascolto parlare appena
dal tuo tenero nascondiglio,
alla fine di questa sera
tu mi dici che aspetti un figlio. 

Lui ti ha detto che non è pronto
e che è suo non lo puoi provare,
ti ha lasciata da sola intanto
tu da sola non sai che fare...

Era bello sentirsi amata,
nei suoi occhi vedevi il mare,
cenerentola innamorata. 

A tuo padre non riesci a dirlo,
proprio lui fiero di sua figlia,
hai paura e non vuoi ferirlo
in poltrona mentre sbadiglia. 

Di tua madre poi ti vergogni,
non vuoi dirle che ti piaceva
far l'amore e scambiarsi i sogni,
lei lo ha fatto perché doveva…

Cosa vuoi che ti posso dire?
Non so darti nessun consiglio,
Forse devi solo sentire
Se davvero lo vuoi un figlio 
di un amore una volta sola,
di un amore che non è amore,

E la notte ci pensi ancora
mentre piangi e non sai che fare...

Ma non è vero che sei 
sbagliata,
nei suoi vedevi il mare,
Cenerentola innamorata. 

Quando usciamo dal ristorante
sembri ancora più piccolina,
c'è una luna come un gigante
e parlando è già domattina… 

Sotto il muro dell'ospedale
che terribile decisione,
piccolina fra il bene e il male
piccolina su quel portone.

Poi ti fermi e ritorni indietro
nel mio cuore me l'aspettavo,
mentre l'alba ci appanna il vetro
tu sorridi a un amore nuovo.

Con il sole ti porto a casa
ed in macchina vuoi cantare,
sei felice come una sposa
perché adesso lo sai che fare...

Perché adesso ti senti amata,
e dai tuoi occhi si vede il mare,
Cenerentola innamorata. 


He comprendido que es un asunto serio
y que ahora no puedes hablarlo,
Voy a buscarte esta noche
cuando salga de trabajar.

Una breve llamada telefónica
sabes bien que somos amigos,
no es cierto que estés equivocada,
todos somos un poco más infelices…

Y apenas te escucho hablar
sé que tienes algo que te preocupa,
al final de esta velada
tú me dices que esperas un hijo.

Él te ha dicho que no está preparado
y que no puedes probar que sea suyo,
Te ha dejado sola y ahora
sola no sabes que hacer...

Era bonito sentirse amada,
en sus ojos veías el mar,
Cenicienta enamorada.

A tu padre no te atreves a decírselo,
Él está orgulloso de su hija,
tienes miedo y no quieres herirlo
mientras dormita en el sillón.

Con tu madre te da vergüenza,
no quieres decirle que te gustaba
hacer el amor e intercambiar sueños,
ella lo hacía porque debía…

¿Qué quieres que te diga?
No sé darte ningún consejo,
quizás solo debas escuchar
si realmente quieres tener un hijo
de un amor de ocasión,
de un amor que no es amor,

Es de noche y sigues pensando
mientras lloras sin saber qué hacer...

Pero no es verdad que estuvieras
equivocada,
en sus ojos veías el mar,
Cenicienta enamorada.

Cuando salimos del restaurante
pareces todavía más pequeñita,
con esa luna como un gigante
y hablando se nos hace de día....

Frente al muro del hospital
que terrible decisión,
pequeñita frente al bien y el mal
pequeñita en aquella puerta.

Luego te paras y vuelves atrás
en mi corazón me lo esperaba,
mientras el alba nos empaña el cristal
tú sonríes a un amor nuevo.

Con el sol te llevo a casa
y en el coche quieres cantar,
eres feliz como una esposa
porque ahora sabes qué hacer…

Porque ahora te sientes amada,
y en tus ojos se ve el mar,
Cenicienta enamorada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario