lunes, 15 de julio de 2013

La cruz del Papa Francisco

Que el nuevo Papa es un generador incesante de noticias no es ya algo sorprendente, y por suerte, es algo a lo que nos estamos acostubrando semana tras semana, o mejor dicho, día tras día. La revista Vanity Fair lo ha declarado “Hombre del año 2013” ¡En el mes de julio!... Es impresionante la popularidad y la repercusión mediática que ha conseguido alcanzar en apenas cinco meses de Pontificado… 

Pero bueno, títulos mundanos aparte, que no creo que al Papa Francisco le preocupen lo más mínimo, el post de hoy tiene como objeto resaltar otra curiosidad que ha llegado a mis oídos, de la cual he reflexionado y de la que me hago eco.

Lo primero que quiero dejar claro al publicar este post es que no pretendo enjuiciar la labor de sus antecesores en el Pontificado ni establecer comparaciones. Todas las comparaciones son odiosas, dicen, y en este caso más todavía. No podemos juzgar con nuestros ojos de hoy otras actitudes y otros comportamientos que sólo la Historia dirá en qué medida -para bien o para mal- afectaron a la Historia de la Iglesia y a sus máximos representantes. Pero desde nuestra óptica de la fe debemos tenerlo claro: La canonización de Juan Pablo II está ya cercana, y ello es prueba de algo en lo que creo firmemente: El Espíritu Santo suscita en cada momento histórico al sucesor de Pedro más conveniente para dirigir la barca de la Iglesia. Hecha esta salvedad, creo, honradamente, que la Iglesia Católica clamaba a gritos en la actualidad un Papa con el carisma y los gestos que el Papa Francisco está demostrando y teniendo. En un mundo convulso y una Iglesia con cada vez menos credibilidad y menos presencia en los espacios públicos, la llegada del Cardenal Jorge Mario Bergoglio al Pontificado ha supuesto una bocanada de aire fresco sólo comparable quizás a la elección del también próximamente santo Juan XXIII.

Hecha esta introducción, vamos al post de hoy. Mirad esta fotografía, ¿Veis algo extraño?....

A primera vista, la diferencia queda clara. Los antecesores de Francisco, tenían cruces de oro en lo que se conoce como la cruz pectoral papal. La del Papa Francisco es de plata. “Poca cosa, qué más da que sea de oro o de plata, que la venda y se la dé a los pobres…”, dirán los críticos de siempre. Quienes hacen semejante afirmación muestran su total ignorancia y desconocimiento acerca de lo que están hablando. Un Papa tiene que tener una cruz pectoral, símbolo de Cristo, y la pobreza de este mundo no se va a acabar porque el Papa venda su cruz. La labor social de la Iglesia es ingente e incuestionable, pero bueno, no entro en este debate porque no hay peor sordo que el que no quiere oír... La dimensión de este gesto, además, es otra. Es un gesto que a mi parecer está en consonancia con la dimensión que el nuevo Pontífice está potenciando en la Iglesia Católica: La Colegialidad. No es sólo un gesto de austeridad -que también de rebote puede serlo- sino que ha renunciado a la cruz de oro papal, para mantener su cruz de plata cardenalicia, y eso, esconde mucha miga detrás… Es un querer decir “Soy el Obispo de Roma, el sucesor de Pedro, pero no dejo de ser compañero de mis compañeros Cardenales, sucesores igualmente de los Apóstoles…”. Detrás de todo acto se oculta una causalidad, y seguro que no ando muy descaminado. Se está poniendo de igual a igual con sus compañeros, asimilando el Primus inter pares que le confiere un matiz ecuménico con la Iglesia Ortodoxa. Para mi sí es importante que no sea de oro y sí de plata, porque es romper esquemas en una Institución donde el más mínimo cambio es analizado con lupa, y donde el peso de la Tradición es tan grande que hay que tener una personalidad enorme para tener gestos de este tipo.

Pero es que ahí no acaba la cosa. Si acercamos la imagen, percibimos otro dato curioso, cuándo no chocante y revolucionario. Vamos a darle al zoom….

¿Qué veis?. Lo mismo que yo, ¿verdad?... Una cruz… ¡Sin crucificado!

Tras las primeras chorradas iniciales, en las que muchos iluminados decían que la cruz era la representación del Dios egipcio Osiris o símbolo de la masonería (no es broma, se han llegado a decir esas cosas y peores…) o que era una reproducción del escudo de los frailes menores capuchinos, los Vaticanistas han llegado a otro consenso para mi gusto mucho más certero y que de nuevo marca la originalidad de este Papa: El Buen Pastor que aparece en la cruz asistido por el Espíritu Santo en forma de paloma es también la potenciación de Cristo resucitado en detrimento de Cristo crucificado. No deja de ser una imagen, pero en el fondo, toda una declaración de intenciones y un eco de las palabras de San Pablo en 1ª Corintios 15, 14: “si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe…”. No se trata de negar la crucifixión, que nadie busque herejías, pero sí de potenciar la resurrección, que a fin de cuentas, es el núcleo central de nuestra fe. Ahora se entienden mejor las palabras del Papa Francisco en su homilía de la Misa Crismal dirigidas especialmente a los sacerdotes: “...el sacerdote que sale poco de sí, que unge poco, se pierde lo mejor del pueblo... precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con olor a oveja, pastores en medio de su rebaño...”

Os dejo la cruz del Papa Francisco en primer plano - en su ropa cardenalicia- para que la observéis bien y la comparéis con las distintas simbologías con las que la han relacionado: El Dios Osiris, el escudo de los frailes menores Capuchinos y el símbolo de la masonería. Que cada uno saque sus propias conclusiones, pero yo me quedo con la última que os he comentado, que para mi gusto es la más plausible.





Qué más queréis que os diga… A mi esté hombre me cautiva por días, está abriendo caminos insospechados en una iglesia muy falta de novedades, en un mundo necesitado de verdaderos pastores y harta de falsos profetas….

Y ahora, las JMJ… ¡Qué bien me lo voy a pasar escuchando sus “perlitas”…!. Estemos atentos, porque, este hombre, cada vez que abre la boca, es para sentar cátedra... Nunca mejor dicho...

14 comentarios :

  1. Antonio Vélez15 jul. 2013 10:47:00

    Rectificar es de sabio y este hombre me ha hecho que yo lo haga.

    En su momento me impactaron sus palabras sobre el significado de la "CRUZ"

    "A veces nos parece que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la Cruz de Cristo: una palabra que es amor, misericordia, perdón. Y también juicio: Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva.
    Queridos hermanos, la palabra de la Cruz es también la respuesta de los cristianos al mal que sigue actuando en nosotros y a nuestro alrededor. Los cristianos deben
    responder al mal con el bien, tomando sobre sí la Cruz, como Jesús."

    VIA CRUCIS. 29 de marzo de 2013

    ResponderEliminar
  2. Antonio Vélez15 jul. 2013 11:28:00

    O esta otra perla que no deberíamos de olvidar muchos de los que estamos dentro de esta Iglesia:

    "La difusión del Evangelio no se asegura ni por el número de personas, ni por el prestigio de las instituciones, ni por la cantidad de recursos disponibles. Jesús mandó a sus discípulos a predicar sin bolsa, sin saco y sin sandalias"

    la "evangelización se hace de rodillas, rezando...
    El riesgo del activismo, de confiar demasiado en las estructuras,
    está siempre al acecho"

    Misa 7 de julio.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes la mayoría de sus publicaciones

    ResponderEliminar
  4. Muy buen detalle cuando escribes...a mi este hombre me cautiva por días.
    También llama la atención de:...una cruz...¡Sin crucificado!
    No se si solo está cambiando el papa, me imagino que la iglesia debe cambiar con el.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Adriana Martínez17 jul. 2013 9:19:00

    Así es, la Iglesia necesitaba un siervo de Dios como es el Papa Francisco

    ResponderEliminar
  6. ¡Excelente reflexión! También me quedo con el comentario hecho por el autor del artículo. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  7. "convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades..."

    ResponderEliminar
  8. Hoy llegue a tu blog creo que fue de blogueros con el papa, la verdad me quede impresionado con la forma de trasmitir que tienes, gracias por escribir de forma contundente de la figura del Pastor de la Iglesia.
    Sabemos que muchos son los que critican a la iglesia ya sea porque hace bien o mal pero con tal que se critique siempr eestara bien.
    mas vale que hablen cuanto mas lo hagan mejor, pues solo asi se daran cuenta lo equivocados que estan.
    Con respeto al Papa Francisco solo puedo llegar a decirte amigo mio, nos hemos topado con alguien que tiene olor a oveja, a una persona que le gusta estar en comunion con todos y mucho mas con aquellos que se sienten alejador del amor de Dios.
    Que si lleva una cruz de plata o de oro, como que puede ser de diamante la cuestion no es lo que lleva en ese trocito de metal, sino en el corazon.
    Cada palabra y gesto que nos da a conocer es para mi una perla mas grande verdad que el agua, yo doy gracias a Dios por haberme cruzado en su camino y porque pude apreciar sus palabrar en forma directa.

    Gracias señor por abrirnos los ojos y ojala que muchos de mis colegas curas y las monjas abran sus corazones que a veces parece ser de piedra y que nos convertimos en simples funcionarios, una pena decirlo asi pero, tengo la espernza de que con este aire nuevo vayamos a cambiar ese es mi anhelo

    un saludo fraterno

    D. Milton

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tu comentario y tus aportaciones, Milton. Totalamente de acuerdo con tu visión de la figura del papa Francisco. Un saludo y un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  10. Hola Jaime, gracias por este blog y por tu amor a la Iglesia. Realmente "la ignorancia es atrevida", a mi parecer es todo un movimiento anticlerical. Que si tenemos errores y debilidades ¡vaya que las tenemos! pero de ahí a comparar con otras religiones que no tienen nada que ver con Dios, es la tapa! También he oído y leído mucho de como mal interpretan la cruz invertida, y con eso justifican que el Papa o los Papas son seguidores de la oscuridad, y se le utiliza en cultos...pero la verdad es que simboliza la forma en que murió Pedro el primer papa de la historia, quien se declaro indigno de morir como su Maestro y pidió que le crucificaran cabeza abajo. Bueno en todo caso, gracias por este Blog y Dios siga bendiciéndote abundantemente en el seguimiento de Cristo

    ResponderEliminar
  11. Vamos por dios, es obvio que en su cruz está Jesús el buen pastor cargando una oveja en sus hombros y detrás de él su rebaño con él Espíritu Santo arriba.

    ResponderEliminar
  12. Hoje encontrei seu blog e com a graca de Deus, quero voltar muitas outras vezes, pois como voce acolho no coracao mas sigo atenta, pois tenho que ter palavras amadurecidas quando por ventura ser questionada por essa ou aquela pessoa, neste ou naquele ambiente. Estamos passando por um serio momento em nossa Igreja e temos que nos acautelarmos. Que Deus te abencoe e te ilumine. Bom e Feliz dia.

    ResponderEliminar
  13. lleva una oveja como jesus.. dejen de pabadas

    ResponderEliminar
  14. Os pensais que el demonio se va aparecer con cuernos y siete cabezas lanzando fuego por la boca.....o tu vas a robar y llamas a la puerta y dices soy el ladron y vengo a robar a su casa.

    ResponderEliminar