martes, 21 de noviembre de 2006

Un testimonio de fe

Me llamaron ayer para ir a visitar a un anciano de 82 años, que está bien de salud pero que se encuentra muy solo. Es soltero y muy culto, mantiene toda su lucidez, pero su problema es que casi todos los parientes más cercanos de su generación ya han dejado este mundo, así que le resulta muy difícil entablar conversaciones que le entretengan lo más mínimo. Dice que la Tv le distrae, aunque prefiere la radio, "el transistor" como él le llama, en el que escucha "el parte" (las noticias). Mi intención no era otra que la de estar un rato con él, ya que es hombre religioso y sale todas las mañanas a dar un paseito, luego no necesitaba otra cosa más que lo escucharan. Para nosotros los curas, es un alivio que nos avisen para visitar personas así, ya que la mayoría de las veces que nos reclaman para ver un anciano o un enfermo es ya en una situación más cercana a la muerte, donde el diálogo es más bien inexistente...
Como digo, fui esta mañana a verle. rezamos un rato juntos y hablamos de religión, de fútbol, de política y hasta de toros (menos mal que a pesar de mi incultura en este último tema pude salir al quite, nunca mejor dicho...). Cuando ya la conversación había llegado a un punto muerto, y me disponía a abandonar la sala por falta de repertorio, me dice el amigo: (voy a intentar transcribir la conversación textualmente)

"Padre, ¿sabe porqué estoy viviendo tanto?"

Tengo que reconocer que la pregunta me bloqueó. Meneé la cabeza en señal de absoluta ignorancia y deje que él siguiera hablando.

"Pues se lo voy a explicar a usted. Yo no soy el más bueno de mi familia, pero si el que más reza. Así que he llegado a la conclusión de que Dios me quiere aquí para que rece por todos mis difuntos, que son ya muchos."

Mi silencio era aún mas profundo. Aquel hombre, un estorbo para lo que la sociedad considera hoy "un ser productivo" me acababa de dar una lección de las que no se aprenden en los libros. Su reflexión, lejos de ser una chochez senil es un tratado completo de espiritualidad cristiana.

Ya esta tarde, reflexionando, me he dado cuenta de que ese bendito anciano ha llegado por su propia experiencia personal a descubrir lo único que merece la pena en esta vida: el amor a Dios y el amor a los seres queridos, conjugados perfectamente a través de la oración.

Hoy, por ello, quiero romper una lanza en favor de aquellos que lo han dado todo por nosotros, nuestros mayores. Aquellos que están lúcidos y aquellos que son victimas del alzheimer o la demencia senil. Aquellos que estan en sus casas y aquellos que han sido abandonados en asilos llenos de confort y vacíos de cariño. Aquellos que encuentran un sentido a sus días y aquellos que solo desean que la muerte los recoja pronto. A todos ellos, gracias por ser tal y como sois. Así os quiere Dios y así llegaréis un día a su presencia.
Seguiré visitando a mi amigo, y a buen seguro, seguiré aprendiendo más cosas de él.

7 comentarios :

  1. Que dificil es sin duda, escuchar a un anciano decir "tengo las maletas preparadas para hacer mi ultimo viaje". La jubilación, la perdida de amigos, familiares o esposo/a, les hacen ver las cosas muy diferentes de cuando son jovenes. El conformismo se hace patente mientras las agujas del reloj pasan cada vez mas rapidas o mas lenta.....LLega un momento en el cual, la lucha que se ha tenido en la vida para subsistir, se desborona poco a poco como un castillo de arena cuando van rompiendo las olas;y se queda simplemente en el recuerdo pues, las fuerzas ya no acompañan, la ilusion se esfuma y la sabiduria para casi nada ya sirve.....pues todo es posible que se halla consumado.
    Este tipo de Caridad, nos debe unir mas si cabe, cuando somos jovenes creemos que nos vamos a comer el mundo y, cuando lee estos testimonios, pues, se te queda un vacio interior. Y al final, sin duda, le encuentro el sentido a la vida,(quien quiera ganar su vida, la perderá)pues la muerte, esa palabra maldita y malsonante, para mí con la ayuda de mi Señor, será el paso que tendré que dar para la vida eterna, y encontrarme allí, a seres queridos que se me fueron sin decirles la ultima pregunta; la presencia sin duda de muchas gentes anonimas que dieron sus vidas aqui, y la ganaron allí, tambien estarán; es por eso que mis peticiones y oraciones todas las noches sean ser mas Cristiano, Creer en mi Dios,y conocerlo cada dia mejor.
    Dios mio, ayudamé a seguirte.....

    ResponderEliminar
  2. BUANAS JAIME,QUE PENA ES LLEGAR A VIEJECITO ES UNA DE LAS COSAS QUE MAS ME PREOCUPA EN ESTA VIDA, PORQUE VERDADERAMENTE NO SE COMO ESTARE SI LLEGO A LOS 80 AÑOS. CON EL PASO DE LOS DIAS Y CON MI ORACION A DIOS ME DOY CUENTA Y ME DA FUERZA PARA QUE NO ME PREOCUPE PORQUE LOS MAS IMPORTANTE ES PENSAR EN EL PRESENTE Y QUE NO PIENSE EN MI FUTURO NI EN LA MUERTE, PORQUE CUANDO ME LLEGUE ESE DIA NO ME ENTERARE Y ESTARE DISFRUTANDO CON MI DIOS Y MIS SERES QUERIDOS UNA VIDA MARAVILLOSA Y EXPLENDIDA QUE EL SEÑOR NOS TIENE PREPARADA PARA DESPUES DE LA MUERTE.
    POR ESO CON MI ORACION Y CULTO A DIOS ME ALIVIA A QUE EN UN FUTURO CUANDO LLEGUE EL MOMENTO DE QUE ME TENGA QUE MARCHAR NO TENDRE QUEJAS DE NADA PORQUE VOY A VIVIR EN PAZ EN UNA CASA ENORME QUE EL SEÑOR NOS TIENE.
    VISITAR A ANCIANOS TIENE QUE SER UNA EXPERICIENCIA MARAVILLOSA Y MAS SI ESTAN SOLO EN ESTA VIDA PORQUE YA NO TENGAN A NINGUN FAMILIAR, DARLE ALEGREIA Y HACERLES VER QUE NO ESTAN SOLOS Y ADEMAS SEGURO QUE SE APRENDE MUCHO DE ELLOS Y JAIME TE DOY MUCHO LA RAZON EN QUE NO ES LO MISMO ANCIANOS QUE ESPERAN EL MOMENTO A LOS QUE ESTAN SOLO Y BIEN DE SALUD.SON CASOS MUY DIFERENTES. ESA ACTIVIDAD TAMBIEN DEBERIAN SER REALIZADAS POR HERMANDADES Y MUY IMPORTANTE QUE LAS HERMANDADES SE DEDIQUEN TAMBIEN EN ALGUN TIEMPO LIBRE A VISITAR PERSONAS NECESITAS. YO PERTENEZCO A LA HERMANDAD DE LAS TRES CAIDAS TAMBIEN DESDE HACE 23 AÑOS Y EN ELLA HE VIVIDO EXPERIENCIAS MUY BONITAS Y DE LA CUAL ESTOY MUY ORGULLOSO PORQUE DEDICAN Y HACEN MUCHAS ACTIVIDADES AL CABO DEL AÑO. Y EN ELLA HE VIVIDO COMO CUANDO ERA MAS PEQUEÑO IBAMOS A VISITAR A LOS ANCIANOS DE LA CARIDAD Y COMIAMOS CON ELLOS Y LE DABAMOS DE COMER Y ME ACUERDO PERFECTAMENTE, Y ACTUALMENTE TODAVIA SIGUEN HACIENDO ESA ACTIVIDAD Y PIENSO QUE ES UNA ACTIVIDAD MUY IMPORTANTE EN EL TEMA D HERMANDAD. BUENO JAIME SALUDOS Y TUS COMENTARIOS ME AYUDAN MUCHO A REFLEXIONAR EN LA FE CRISTIANA.

    ResponderEliminar
  3. es muy triste llegar a anciano y que tu gente te vea como un estorbo.en esas residencias, que sí que son muy bonitas pero tambien muy frias, ellos se duermen creyendo que los suyos por la mañana van a ir por ellos y lo van a llevar a la casa que ha visto pasar su vida o que lo van a despertar dandole un beso en su mejilla muy arrugada. pero cuando despiertan ven a un desconocido delirando en la cama de al lado y una enfermera lavandole el culo porque esta noche tampoco se a dado cuenta de que se hacia pis. Debemos pensar si ellos nos dejarian a nosotros en esta situacion, a que no? Gracias Dios por dejarme disfrutar del cariño de mis abuelos

    ResponderEliminar
  4. El Pobrecito hablador23/11/2006 17:35:00

    Es una experiencia que me ha conmovido sinceramente. Este ejemplo y dedicar este tiempo para los demas es signo de que eres un gran sacerdote y de profundos detalles humanos. Es lo que mas admiro de tu sacerdocio. Sigue adelante que otros seguiran tu ejemplo

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con vuestros comentarios, subrayo dos cosas:
    Paco, dices muy bien que la visita a ancianos es un campo abierto a las hermandades. Mirando los censos se puede ver quienes son los herman@s de mayor edad y visitarlos. En general es una obra de caridad que nos viene bien a todos los cristianos.
    Anónimo: Firmo tu comentario. Ellos lo dieron todo por nosotros y así les pagamos... ¡qué pena!

    ResponderEliminar
  6. La verdad, es muy buena esta experiencia. Aquí, en el seminario tenemos una pastoral llamada "sectorial", en la que vamos a la casa de la Htas. de los Pobres a ayudar a los ancianos y a las hermanitas en todo. Es una experiencia fabulosa, un don de Dios. Encontramos a Cristo en aquel que más cariño necesita, que le hace compaaña, etc. Os aseguro, que estos ancianos tratan a las manjitas como si fueran sus madres. Os invito, queridos hermanos, a que visitemos a estas personas, de las cuales hemos apremdido mucho y seguiremos aprendiendo. No hay mayor alegría para ellos que visitarlos y escucharlos. A veces nos cuentan muchas batallitas, pero disfrutan ellos y nosotros. En Arcos hay dos casas donde acojen a estos ancianos. El Asilo de la caridad y San Juan de Dios. Realmente es un encuentro con el Señor. Hay más experiencia en estas prácticas que en las teorías. Merece la pena. Hablo desde mi propia experiencia.

    ResponderEliminar
  7. esta anecdota contada por esta persona nos deja mucho en que pensar, hay que aprender a escuchar a las personas que no dejan un mensaje bonito, saber que hay que valorar nuestars cosas que nuestros padres con mucho sacrificio nos dan, nuestros mayores nos dan buenos consejos y hay que saber escucharlos y practicarlos.

    ResponderEliminar