sábado, 21 de abril de 2007

El niño tranquilo

He encontrado una nueva historia sobre la fe que creo que merece la pena que compartamos juntos. Dice así:
Cuentan que un hombre subió a un avión para viajar a Nueva York. padecía de ansiedad y le daba mucho miedo volar. Tomó varias pastillas relajantes y procuró descansar un poco. En esto un niño de unos 10 años entró buscando su asiento y se sentó justo a su lado. El niño era muy educado, lo saludó y se puso a colorear en su libro de pintar. El niño no presentó rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión. El vuelo no fue nada tranquilo, hubo varias tormentas y mucha turbulencia. En un momento dado hubo una sacudida muy fuerte en el avión, y aunque todos los pasajeros estaban muy nerviosos, el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento. ¿Cómo lo hacia?, ¿Porqué su calma? Se preguntaba aquel hombre. 
Ya al final del vuelo, intrigado, le preguntó: "Niño: ¿no has tenido miedo?". "No señor" - contestó el niño - y mirando su libro de pintar le dijo: "Mi padre es el piloto".

Esta historia me recuerda al Salmo 130, uno de los más cortos pero sin duda de los más bellos de la Biblia:
"Señor, mi corazon no es ambicioso
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad
sino que acallo y modero mis deseos
como un niño en brazos de su madre".

Hay tiempos en nuestra vida que los sucesos nos sacuden un poco y nos encontramos en turbulencia. No vemos terreno sólido y nuestros pies no pisan lugar seguro. No tenemos dónde agarrarnos, y no nos sentimos seguros. En esos momentos hay que recordar que nuestro Padre-Madre Celestial es nuestro piloto. A pesar de las circunstancias, nuestras vidas están puestas en el creador del cielo y la tierra.
Esa es la fe, la que nos alienta y nos da confianza en los momentos difíciles. Démosle gracias a Dios por la fe que nos ha regalado y pidámosle que nos la conserve y se la dé a aquellos que pasan por momentos de prueba...

13 comentarios :

Adg dijo...

"Jesús y los niños.
15 Le presentaban también los niños pequeños para que los tocara y, al verlo, los discípulos, les reñían. 16 Mas Jesús llamó a los niños, diciendo: «Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis; porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. 17 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.» (Lc 18, 15-17)

Ser como niños para el Reino de los Cielos es comportarse como el niño del avión: con absoluta confianza en el Padre, y plena conciencia de que sin Él no llegaremos a ninguna parte que valga la pena.- Pero, con Él, estamos a salvo, por muchas tormentas que azoten nuestras vidas.-

El peregrino Ruso dijo...

Me alegra que vuelvas a escribir con más asiduidad.

Pajarillo verderon dijo...

Sigue siendo un placer leerle y compartir sus reflexiones. Por si a alguien gusta reproduzco un soneto que leí hace tiempo de F. Javier Ugarte, "al Padre Eterno", en el que pone su voluntad en sus manos y le pide que sea El su brújula y su guía:

Quisiera ser tan recto, Padre mío,
de virtud tan profunda y acendrada,
que a servirte y honrarte consagrada,
mi vida te rindiese el albedrío.

¿Qué es, ¡ay!, la libertad en el vacío
del abismo insondable de la nada?...
Mas me place que oriente mi jornada
la dulce esclavitud del bien que ansío.

Sométeme a tu arbitrio soberano;
dame, Señor, tu inspiración constante,
y yo bendeciré la excelsa mano

que dirija mi paso vacilante:
no fue nunca la brújula tirano,
sino guía y sostén del navegante.

Anónimo dijo...

Es preciso convencernos de que Padre y muy Padre nuestro es el Señor, que está junto a nosotros y en el cielo, por lo que deberiamos confiar y apoyarnos siempre en Él, y cada día está más seguro de que Él no pierde ninguna batalla.
Es esa fe la que nos hace falta en esos momentos de tribulación, para no perder la alegría y la paz,y de esta forma poder sacar provecho espiritual de ese trance. Ella (la fe)que es la fuerza de la vida, la que da solución a todas nuestras ansiedades y llena de esperanza el corazón, capaz de transformarlo todos y a todos.
Dicen que Dios es el de siempre, su poder y misericordia no sea empequeñecido, lo que hace falta es hombre con fe,por lo tanto, pidámosle humildemente no sólo que nos la conserve sino que nos la aumente. No olvidemos que "todo es posible para el que cree", son palabras de Cristo.

jenniffer dijo...

Que bueno es contar con hermanos que quieren compartir esta enseñanza con quien pueda necesitarla;debemos aprender que el Señor esta en todo momento a nuestro lado y que debemos darle el protagonismo que se merece porque como lo dice su palabra "Sin fe es imposible agradar a Dios" solo nos pide que depositemos nuestra confianza en el y el se encargara de lo demas...fue un placer leer esta reflexion,que el Señor lo siga usando...de maracay-vzla jenniffer

Anónimo dijo...

Muy hermosa historia, me ha sido de inspiración en medio de las pruebas que a todos nos toca atravesar. Muy buena.

Anónimo dijo...

ES UNA HISTORIA REALMENTE PRECIOSA CREO QUE DEBERIA SER LEIDA POR MUCHAS PERSONAS, TE DAS CUENTA DE MUCHAS VECES LAS COSAS HAY QUE DEJARLAS EN MANOS DEL PADRE, Y CONFIAR EN EL,PORQUE EL NUNCA NOS ABANDONA.

Anónimo dijo...

Dios jamas nos deja solos!! Asi q como nos da nos prueba!! No hay q renegar x lo q nos pasa al contrario darle las gracias.. Xq? Gracias ha el stamos en st mundo!!! Salmos148:1;12

carmen dijo...

Así como este niño se siente seguro por que su padre es el piloto, así nosotros debemos confiar en Dios y estar seguros de que el siempre nos brinda su protección y cuidado pero claro tomando en cuenta esta escritura Proverbios 3:5,6 Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas.

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado esta entrada Jaime, y el ejemplo del niño, ahí está la Fe. Nos has puesto una buena comparativa que da muchas fuerzas, y sobre todo, confianza. Gracias amigo, un abrazo.

Ignacio Garrido dijo...

Hermosa historia Jaime Salado de la Riva Gracias por subirla

Ana Isabel Hernández dijo...

buenisimo LEEAN LOS QUE NO AN LEIDO ES HERMOSSSSOOOOO¡¡¡¡ ME IZO ASTA YORAR JEJEJEJEJEJE

Mara Mercau dijo...

¡Hermosa historia! Gracias por compartir!