lunes, 11 de junio de 2007

Una Iglesia sin niños

Que tristes son ahora las misas de los domingos. Como os comenté hace unas semanas, pasadas las comuniones, ni rastro de ellos. Los más puristas dirán que no hay jaleos, que no hay que mandarlos callar, que no revolucionan el misterio con sus risas o suspiros… Algo de razón hay en ello, pero yo me sitúo más bien entre aquellos que piensan como Jesucristo, “Dejad que los niños se acerquen a mí” (Mc.10,14).

No voy a seguir hoy con las comuniones ni sus conflictos (aunque por el volumen de respuestas veo que es un tema que podría dar más de sí…). Hoy me voy a situar en otro problema igualmente importante: la desintegración de la familia tradicional cristiana.

Lejos quedan esas familias que vivían en casas de vecinos de las que aquí en San Pedro aún nos quedan las fachadas. No creo que fuera el mejor sistema de vida (entre otras cosas por que era reflejo de una penosa situación económica…) pero sí que aquel estilo de vida tenía una dimensión positiva: la familia unida. Y cuando hablo de familia lo hago en el sentido amplio: Abuelos, padres, hijos y a veces una cuarta generación convivían bajo el mismo techo. Juegos, risas, embarazos... Aquello tenía que ser alegre a la fuerza. Hemos pasado de eso a una situación donde los abuelos son enviados a los geriátricos, los padres trabajan fuera y no se ven, y los hijos se educan con la televisión y la calle. La cuarta generación ahora no llega hasta que los dos trabajen, compren un piso con una hipoteca de 25 años y lo amueblen completamente. La mayor parte se casan rondando los 30 años, dejan unos años “para disfrutar” (como si no hubieran disfrutado antes…) y teniendo en cueta que a los 35 ya se considera embarazo de riesgo para la madre eso nos da unas posibilidades de 2 o 3 hijos a lo sumo. Escaso promedio cuando (y no soy racista) sudamericanos y africanos vienen ya con esos tres hijos rondando apenas los 25…

Hoy nos decían que somos 45 millones de españoles. Curioso dato, cuando hace apenas un par de años rozábamos los 40. ¿De dónde han salido esos 5 millones?, ¿de una explosión demográfica de nuestros jóvenes? Me temo que no. Píldoras del día después y abortos indiscriminados se encargan de paliar la amplia promiscuidad sexual de las nuevas generaciones…

Se que no es "politicamente correcto" lo que hoy escribo, pero Europa envejece a la par que es colonizada por aquellos mismos que hace pocos siglos fueron conquistados (la vida da las mismas vueltas que desgraciadamente dio el sábado por la noche la liga…). La Europa cristiana desaparece, y lo que empezamos a percibir en pueblos pequeños como éste es ya toda una realidad en las grandes capitales. A este paso no sólo la Iglesia, sino Europa entera se va a quedar sin niños (auctóctonos, se entiende).
No hablo del problema político que ello acarrea, no me compete a mí juzgar lo que no entiendo, pero sí se que a nivel religioso esto lo vamos a notar pronto, mucho antes de lo que muchos creen. Tiempo al tiempo.

18 comentarios :

  1. ME UNO A USTED EN VARIAS DE SUS RAZONES, LA PRIMERA Y PRIMORDIAL SON LO NIÑOS, A MI ME ENCANTAN Y DISFRUTO EN MISA, ME RIO " SI, ME RIO" ESCUCHANDO SUS COMENTARIOS DESPUES DE LA LECTURA... ELLOS SON NUESTRO FUTURO Y NO SE TRATA DE HACERLA ESPECIAL PARA ELLOS, MAS BIEN DE FORMA QUE ELLOS LA ENTIENDAN.ELLOS TIENEN QUE VER, SENTIR A JESUS COMO UN SER BONDADOSO, QUE NOS CUIDA, QUE SE PREOCUPA DE NOSOTROS Y QUE NOS INTENTA GUIAR POR UN CAMINO DIFICIL,QUE NOS HABRE SU CORAZÓN CUANDO PECAMOS Y NOS LIBERA CON SU PERDÓN SIN LIMITES.
    DIFIERO CON USTED EN EL CONCEPTO DE FAMILIA. NO TODOS LLEVAMOS A NUESTROS MAYORES A GERIATRICOS ( DE ECHO ALGUNOS DE ESOS MAYORES NOS VUELVEN ACOGER. LA ÚNICA RAZÓN POR LA CUAL NO HAY NIÑOS AHORA EL LA IGLESIA, SOMOS LOS PADRES. SEGURAMENTE NO NOS HEMOS PREOCUPADO DE SEMBRAR UNA BUENA SIMIENTE EN LO QUE RESPECTA A LA FÉ Y SI HEMOS VALORADO QUE TENGAN OTRAS COSAS MAS SUPERFICIALES( LA PLAY,JUEGOS,EL PARTY ...).PERO NUNCA ES TARDE PARA REDIMIR ESA FALTA, ESTAMOS A TIEMPO.YO ME VOY A QUEDAR CON ESTAS PALABRAS QUE EN MI CORAZÓN ENCIERRAN TODO.
    "DIOS PROVEERÁ" Y "DIOS ES AMOR", Y TODOS TENEMOS UN ÁNGEL QUE NOS PROTEGE.OS ASEGURO QUE YO TENGO EL MIO.

    ResponderEliminar
  2. El Peregrino Ruso13/6/2007 10:38:00

    Habria que preguntarse en primer lugar ¿que es una familia? porque la verdad que los políticos se empeñan a enseñarnos que existen varios tipos. En segundo lugar habria que pensar que esos niños que antes iban a misa lo hacian por obligacion para recibir un sacramento, incluso sus padres lo sueltan en la Iglesia, y les esperan fuera, como el que lo suelta en el colegio o la academia de Ingles. En tercer lugar esto sucede porque damos sacramentos sin envangelizar, por tanto no puede haber transmisión de la fe. Pero mientras los obispos se preocupen mas por el numero que la calidad, todo seguira igual. ¿Será que éstos no se toman en serio los sacramentos?. Por ultimo podría usted hablar D. Jaime con el tema de las bodas

    ResponderEliminar
  3. Pajarillo verderón13/6/2007 21:29:00

    En primer lugar, de las vueltas de la liga mejor no hablar, porque hay quién va de guatemala a guatepeor.
    Sobre los niños, toca Ud tantos temas y todos tan importantes que cuesta centrarse. Hablaré solo del primer párrafo:
    Efectivamente da pena ver una misa de mañana sin niños. Hace años tampoco creo yo que fueran todos obligados por los padres. Algunos iban con los padres y otros solos, pero la parroquia era un poco el punto de encuentro de los niños y los jóvenes del barrio el domingo por la mañana. Hoy no hay esa percepción de vida de barrio y tampoco la parroquia ocupa esa centralidad en ella. El alejamiento se ha ido produciendo poco a poco, y como algunas veces en los matrimonios, tampoco hay un culpable claro. Puede haber sido una mutua indieferencia. A lo mejor algún día, un grupo de jóvenes cristianos comprometidos e inquietos, se propone, por ejemplo, abrir un centro juvenil para reunirse a hablar de sus cosas, jugar, cantar, tocar la guitarra, ver peliculas, hacer teatro u organizar excursiones. A lo mejor algún cura joven (de edad o espíritu) les ayuda, vigila la senda, se diverte con ellos, y resulta que, poco a poco y sin darse cuenta, la parroquia vuelve a ser algo más atractivo no solamente para ir media hora y vuelta a casa, sino para compartir experiencias, amigos, ideas, o simplemente conocer niños/as. Y porqué no, a lo mejor también los niños más pequeños también se sienten atraidos. No se cuál puede ser la idea buena, pero no crean que es tanto fantasía, porque como dice Ud. bien la vida da muchas vueltas, y algo que creíamos perdido e irrecuperable vuelve sin que sepamos bién porqué. Tengamos esperanza.Yo la tengo......fíjese que hasta de las vueltas de la liga del domingo que viene, espero no salir descalabrado...!

    ResponderEliminar
  4. Después de leer la reflexión de D. Jaime, quiero hacer una también sobre una frase que él mismo utiliza: "la desintegración de la familia tradicional cristiana".-
    Estoy echando mis recuerdos para atrás, para buscar esa familia tradicional cristiana, y veo lo siguiente, con todas las excepciones que se quieran, pero excepciones al fin y al cabo.-
    La mayoría de los padres de los niños que hacían la primera comunión no eran practicantes ni, en muchos casos, creyentes.- Pero llevaban a sus hijos a la escuela, y allí, los preparaban para la primera comunión.- Bastantes de estas escuelas eran religiosas, y los que iban a las públicas, podía ser porque no encontraban sitio en las primeras.-
    El día de la comunión, era una fiesta con todos los niños vestidos de manera especial(salvo los que no tenían ropa ni quien se la prestara, que de todo había) y, después de la misa solía haber un desayuno, a base de pan con chocolate.-
    Ese día, el de la comunión, no siempre iban los padres, por mor del trabajo (no había tanto paro); iban las madres.- Y alguna tía soltera, que tenían casi todos los niños...
    ¿Y después, qué?
    Después, si se estaba en un colegio religioso había obligación de asistir a misa todos los domingos y fiestas de guardar.- Jamás, salvo excepciones nuevamente, los acompañaban sus padres; iban solos.-
    Pero había, al menos, dos cosas:
    Las misas, eran cantadas por los mismos niños, y las canciones eran francamente bonitas y, el cura, solía hacer una homilía adaptada al público juvenil asistente.- Al final de la misa, los niños se quedaban jugando un buen rato en el patio del colegio con los amigos.-
    Hoy, la cosa ha variado.- Para empezar no hay vida en los colegios fuera del horario escolar (las parroquias hicieron lo imposible por acaparar y sacar de los colegios las primeras comuniones y las confirmaciones porque, decían, son propias de las parroquias.- Ahí las tienen), y, para seguir, las misas son unos muermos horrorosos, con unas canciones, cuando las hay, que aunque sus "letras" tienen muchísimo sentido -más que antes, diría yo-, musicalmente son de un gusto pésimo; o sea, feas; canciones francamente tan feas que no apetece cantarlas.- El panorama se suele redondear con una homilía que nadie entiende (los niños, menos) porque más que una catequesis sacada de las lecturas se trata (con excepciones, vuelvo a decir) de algo parecido a un mitin, en el que el cura nos dice lo que piensa (que no nos importa mucho, la verdad) y no escucha (no está previsto en la misa) lo que más de uno le diría.-
    Y mientras tanto, miradas "fulminadoras" a los aburridos y, por tanto, alborotadores pequeños, pausas en la celebración por el mismo motivo hasta que se restablece "el orden"...
    Y finalmente, claro, en las parroquias no hay tampoco un lugar de convivencia entre los chicos, por si apetecen estar un rato después de las misas.-
    Por eso, y otra vez advierto que la generalización es peligrosa, además de falsa, a mí no me da pena ver las misas sin niños.- Me da pena simplemente ver las misas.-Así, tal como las hacemos los serios y comprometidos adultos, convirtiendo al templo desde el mismo momento en que entramos (aunque falte un cuarto de hora para la misa) en un lugar serio, triste, aburrido, no apetecible...
    Hace falta movimiento catequético en las parroquias.- Y catequistas que sepan dónde están de pie.- Hay que explicar que la Misa es, además del Sacramento de nuestra Fe, en el que se conmemora, anuncia y proclama la muerte y resurrección de Cristo, una oración común.- Hacer ver, de forma que se entienda, que en la Misa nos reunimos para orar juntos; para pedir perdón juntos y, no sólo a Dios, sino a los demás hermanos también; para oir juntos unas mismas lecturas y reflexionar sobre ellas (el celebrante debe ayudar en ésto); para alimentarnos de Jesús y, convertidos en otros cristos (ungidos de Dios) poder, a nuestra vez, alimentar a otros.-
    Y, desde luego, los que somos padres, ahí están nuestros hijos, que nos ven y toman nota de todo.-
    Por todo lo dicho, creo que nunca hubo una familia tradicional cristiana, salvo, de nuevo, las excepciones aunque sean numerosas.-Cuestión de costumbres o intereses, según los tiempos, que sí han variado.- Seguimos más o menos igual.-

    ResponderEliminar
  5. ¿quien soy?14/6/2007 19:21:00

    A mi de lo que me da pena es leer una opinion tan pésima de la Iglesia, en general,como la que tiene adg.

    ResponderEliminar
  6. Quiero ser Iglesia15/6/2007 13:11:00

    Muy buenas. Me ha parecido muy bien este tema. Estoy totalmente deacuardo contigo, Jaime. Evidentemente, a los niños ya no se les ve el pelo por lo menos hasta septiembre. Quizás, antes, se inculcaba más en los colegios´y en las familias. Nosotros somos 7 hermanos y doy gracias a Dios por ello. Y también deacuerdo, con los del bajo nivel de demografía, las tasas de natalidad, bajísima, y todo debido a que la sociedad hoy en día no quiere compromisos. ¿tener un hijo es un compromiso?¿sólo eso? es mucho más. Es una alegría muy grande. Y con respecto a los comentarios, decirle a "Peregrino Ruso", que vale ya de criticar a los sucesores de los Apóstoles. Con un poco más de amor a tu Iglesia y mi Iglesia, todo es posible. "El que obedece nunca se equivoca". Y ¿quien soy yo para negarle un sacramento a alguien?¿es un derecho?. Más bien es una gracia, y no somos dignos, sino es por la Gracias de Dios. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. GAUDEAMUS IGITUR
    IUVENES DUM SUM
    POST IUCURDUM IUVENTUTEN
    POST MOLESTAM SENECTUTEM
    NOS HABEBIT HUMUS.

    UBI SUNT QUI ANTE NOS
    IN MUNDO FUERE?
    VADITE AD SUPEROS
    TRANSITE AD INFEROS
    UBI IAM FUERE.

    VITA NOSTRA BREVIS EST
    BREVE FINIETUR
    VENIT MORS VELOCITER
    RAPIT NOS ATROCITER
    NEMINI PAR CETUR.

    Yá os daré la traducción, es el Himno mediaval que se utiliza en la Univesidad en media Europa (lo he copiado, je je).
    Hay que vivir bien, Señores, que la vida es corta, mas que la que nosotros creemos. No estoy de acuerdo con Usted en el tema del disfrute...a vivir que son dos dias.

    ResponderEliminar
  8. Quiero ser Iglesia15/6/2007 17:29:00

    Estoy deacuerdo, Señor Rondán con que hay que disfrutar, pero ¿en qué aspecto?¿todo vale para disfrutar?. Porque tambiés es disfrutar, venga a hacer niños y después no nacen. ¿eso lo dice el Señor?. La vida humana está por encima de todo. Y el derecho a la vida es más que un derecho. "Ama y haz lo que quiera". Eso decía un santo. Amando se podrá disfrutar verdaderamente del Señor, que es de quien hay que disfrutar.

    ResponderEliminar
  9. Quiero ser Iglesia15/6/2007 17:36:00

    Esta es parte de la traducción:

    Alegrémonos pues,
    mientras seamos jóvenes.
    Tras la divertida juventud,
    tras la incómoda vejez,
    nos recibirá la tierra.
    ¿Dónde están los que antes que nosotros
    pasaron por el mundo?
    Subid al mundo de los cielos,
    descended a los infiernos,
    donde ellos ya estuvieron.
    Viva la Universidad,
    vivan los profesores.
    Vivan todos y cada uno
    de sus miembros,
    resplandezcan siempre.

    Mejor sería, Señor Rondán, hablar de salmos. Busca el Salmo 95, sobre todo, de los versículos 11-14. Ese es el verdadero disfrute.

    ResponderEliminar
  10. Viva la universidad, los profesores y cada uno de los miembros...yo no he dicho nada de eso...A "Quiero ser iglesia", el copiado no es lo tuyo; A ver en la ultima "estrofa" dice:

    NUESTRA VIDA ES CORTA
    EN BREVE SE ACABA
    VIENE LA MUERTE VELOZMENTE
    NOS ARRASTRA CRUELMENTE
    NO RESPETA A NADIE.

    ¿Quien es el guapo/a que no le dá miedo la muerte?.

    D. Jaime, los tiempos cambian, es penoso pero llevas razón, pero con los problemas que hay, ¿para que quieres que tengamos muchos hijos?,¿Para aumentar el sufrimiento? no creo que sea esa la solución. Agarrense bien los machos que bienen tiempos dificiles para la iglesia,mientras la economia vaya bien;
    Seguiré...

    ResponderEliminar
  11. Viva el "aggiornamento" de la Iglesia, que tanto gustaba a Juan XXIII.- Y se murió sin verlo.- ¿Lo veremos nosotros?.- ¿Querremos verlo?.- ¿Lo verá algún Papa alguna vez?...

    ResponderEliminar
  12. Pajarillo verderón16/6/2007 11:00:00

    La familia en sentido amplio como la describe D. Jaime, viviendo todos en la misma casa, tiene efectivamente cosas buenas. Yo recuerdo con nostalgia y con cariño cuando era pequeño. Vivíamos una abuela, tres matrimonios y los niños. Como ud. dice era por necesidad, no por voluntad. Lo que ocurre es que pobreza y tristeza no tienen porqué ir unidos, y el ser humano es capaz de sacarle partido a casi cualquier situación. Pero no creo que sean muchos los que quisieran volver a esa “casa común”, aunque alguien puede pensar que un bloque de pisos puede ser incluso peor. Hoy lo fundamental a conservar es la familia tradicional en sentido estricto, es decir, el padre, la madre y los hijos, hasta que estos son mayores y se van a fundar otra ( “por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre.....”. Y que los abuelos sean parte de cada una de esas nuevas familias y tengan un sitio en todas. Que el padre ejerza de padre y la madre de madre, no de colegas, y que un matrimonio y una familia no sea cualquier formula rara de sociedad de convivencia.
    Coincido plenamente en lo mal que me suena esa excusa de no tener hijos al principio “para disfrutar”. Les aseguro que no hay disfrute que se pueda comparar al de jugar con tus hijos, o simplemente llegar del trabajo y que se te vengan corriendo. Son lo más hermoso que a uno le ocurre en la vida.
    Pero pienso que no se pueden tener hoy tantos hijos como antes. Nada ayuda a las familias para que sean más. Antes si un hombre tenía un buen trabajo, la familia entera vivía bien, los hijos trabajaban a los 14 años, y era lo normal. Hoy tienen que trabajar los dos, y con dos o tres hijos puede ser, pero con seis o siete es muy dificil. No defiendo yo la promiscuidad, los abortos, ni pildoras del día después, pero no se puede culpar a alguien por querer tener los hijos que pueda llevar adelante razonablemente. Nadie quiere que su hijo se quede sin estudiar o en peor situación que los demás. No son los agobiados por el trabajo y las hipotecas los culplables de la situación, sino más bien las víctimas. Criticamos mucho a nuestros jóvenes, pero la situación la hemos creado los mayores. A los que deberían lloverle las críticas por todos lados, empezando por la Iglesia, es a los que se forran encareciendo la vivienda hasta lo insoportable, o a los que mantienen una legislación laboral y social en la que una mujer embarazada es una carga (si no es funcionaria). Hablan de jornadas “para conciliación familiar”, cuando es cada vez más frecuente la jornada semanal de 60 horas, y por ejemplo en la COPE se defiende la libertad de jornada y horarios. Conozco a muchos que les gustaría tener más hijos, pero no es tan fácil.

    ResponderEliminar
  13. duendecillo verde18/6/2007 14:13:00

    No se olvide Sr. cura decir en el blog que el viernes dia 29 es el día de SAN PEDRO.

    ResponderEliminar
  14. A este duendecillo no se le escapa na!!

    ResponderEliminar
  15. Quiero ser Iglesia19/6/2007 12:17:00

    A Rondán: Relacióname el sufrimiento con los hijos. No lo veo por ningún sitio. ¿Será mejor que no te quieres mojar ni quieres compromisos?. La vida humana es un don de Dios. Quién soy yo para poner límites a Dios. ¿Mi voluntad o la de Dios?¿Cuál es la que vale?

    ResponderEliminar
  16. los mortales sufrimos, directa o indirectamente, por uno mismo o también sufrimos por los demás; hay mucha injusticia...mucha.

    ResponderEliminar
  17. Hay que integrar a los niños en fórmulas que les mantengan en la fe, desde la infancia a la vida adulta.

    Una que funciona muy bien es el sistema scout católico (pero católico de verdad, eh) de los Scouts de Europa, que hace poco felicitaba el Papa Benedicto XVI. De niños son lobatos, de adolescentes scouts. Los chavales sudamericanos les gusta y muchos emigrantes han sido scouts en Latinoamerica.

    ¡Los niños y adolescentes es donde nos jugamos la Iglesia! Sin scouts u otras fórmulas, pierden la fe a los 12-13 años. Mira la web en

    http://www.scouts-de-europa.org

    Pol LLaunas, desde la descristianizadísima Barcelona

    ResponderEliminar
  18. El miedo a tener niños viene sobre todo debido a la inmadurez de los futuribles padres. Hoy día compruebo como tantos y tantos compañeros de universidad no han cambiado de mentalidad desde los 15 años. Son los mismos, sólo que con un sueldo, un coche y algunos con una casa propia.

    El problema de que no haya niños en la parroquia es que no hay niños, principalmente.

    Los padres cristianos educan a sus hijos en la fe desde muy pequeños, y ellos, aunque a regañadientes al principio, e incluso rebeldes en la adolescencia, no les queda más que obedecer a sus padres, que son los que le han dado todo. Más tarde verán como no se han equivocado al obedecer a sus padres y cómo es verdad el que sus padres le han dado lo mejor que tenían. Lo dice uno de esos niños.

    ResponderEliminar