martes, 9 de enero de 2007

Patch Adams (Patch Adams, EEUU, 1998)

Me gusta todo tipo de cine, pero vibro especialmente con aquellas películas que transmiten valores humanos. La pena es que no abundan. En América es más fácil, supongo, hacer una película cargada de efectos especiales (que cuestan una barbaridad) que rebuscar guiones que merezcan la pena. En España (salvo escasas excepciones), como no hay tanto dinero, los efectos especiales se sustituyen casi siempre por mazizas que golfean a diestro y siniestro, unidas a una caterva de homosexuales (de los de vicio), transexuales, drags y demás fauna; con unos argumentos que dan pena o son casi inexistentes…

De ahí que cuando uno se tropieza con una película sin efectos especiales, sin violencia y sin sexo es como encontrar un mirlo blanco. Si además transmite valores humanos ya es para quitarse el sombrero. En estos escasos títulos uno consigue disfrutar de buen cine durante 120´ y termina el film con el deseo de ser más humano (y consiguientemente más cristiano…).

Robin Williams es un actor que suele escoger este tipo de películas. Yo ya había visto El Club de los Poetas Muertos (EEUU, 1989) Despertares (EEUU, 1990) y Mas Allá de los Sueños (EEUU, 1998), donde este intérprete de cara bonachona y un poco pánfila lucha contra la sociedad o contra la naturaleza misma de las cosas para lograr un buen fin.

Reconozco que Patch Adams (EEUU, 1998) se me había escapado de esa lista. Quizá porque no son películas rodeadas de un halo publicitario, pero lo cierto es que no la había visto hasta estas Navidades. Además de lo anteriormente dicho, añadir que esta basada en un caso real, lo que engrandece más si cabe su categoría.

Su argumento es muy atrayente: Un estudiante de medicina se rebela contra una educación deshumanizadora en la Facultad de Medicina. El Decano insiste constantemente en que la medicina no consiste tanto en el trato con los pacientes como en una eficacia curativa. En efecto, como bien refleja la película, todos los médicos quieren ejercer la profesión de Hipócrates para ayudar a los demás; pero casi instintivamente (para no sufrir ellos) se rodean de una coraza que los insensibiliza hasta el punto de nombrar a las personas por el número de habitación que ocupan o por la enfermedad que padecen. El desarrollo mezcla amor, comedia y drama en una ágil combinación. Hay frases de las de hacer oración con ellas; destaco un diálogo donde Robin Williams pregunta: "¿Para qué nos hacemos médicos?, ¿Sólo para retrasar la muerte o para lograr una mayor calidad de vida?" En este último punto se va a situar el amigo Patch, a intentar cambiar un sistema inhumano y deshumanizador… no os cuento el resto. Un apunte más: Casi al final de la película hay una bonita oración de rebeldía de Patch Adams frente al Dios creador. En ella pide explicaciones de porqué tanto sufrimiento en el mundo (oración que todos hemos hecho alguna vez…). Pues bien: ¿Recordáis alguno cuando es la última vez que se reza en una película española…?, ¿No será Pablito Calvo en Marcelino, Pan y Vino…(España, 1954)?

Sólo deciros que seguramente, al final de la película, se os escape una lagrimilla… no os preocupéis, os habréis vuelto un poco más humanos y un poco más cristianos…

P.S: (antes de que me corrijan) La película cuenta con el ingrediente sexual de ver el trasero desnudo de Robin Williams, pero os aseguro que no es el centro de interés del film…

11 comentarios :

  1. A mi tambien me encanta este tipo de peliculas, una de las que mas me ha gustado ultimamente es Los chicos del coro. A ver si un dia escribes algo de ella. No es muy distinta de El club de los poetas muertos. La que tu comentas no la he visto, pero voy a ir al videoclub a pillarla un dia de estos.

    ResponderEliminar
  2. No la he visto pero, siendo palabra tuya, bastará para que la vea... Por cierto, te he hecho propaganda en mi blog, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  3. El peregrino Ruso10 ene. 2007 8:10:00

    Dices dos otre cosas sobre el cine español que no me parecen justas, que me las reservo. Intentaré ver la pelicula. Te recomiendo el camino de los Ingleses, o Mia Sara

    ResponderEliminar
  4. Pues yo estoy de acuerdo con jaime, el cine español me parece en general una porqueria

    ResponderEliminar
  5. Pablito Calvo y Carmen Sevilla en Rey de Reyes y alguna excepción por ahí que no recuerdo; Lo demás, fatal y falta de respeto con la pelicula de Nadie conoce a Nadie que interpreta entre otros Eduardo Noriega. Solo se salvan las antiguas en blanco y negro, vamos las del No&Do. Fijensé, el mejor director de cine español actualmente es Pedro Almodovar...y vayas películas que hace el nota éste, para que nos demos cuenta que imagen damos al mundo con estos personajes......

    ResponderEliminar
  6. Yo también vi esta película esa Navidades!! Tb se me había pasado, y tengo que decir que me encantó, la volvería a ver con mucho gusto. Yo tb en mi blog hice un comentario en diciembre sobre esta película... ¡coincidencias!

    Que sepas que te he puesto un enlace desde mi blog.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. como soy nueva en esto me estoy dando el gusto de leer y comentar. Si dicen ustedes que el cine español es una porquería imagina el cine mexicano... sin comentarios, alguien nombraba a Pablito Calvo y me imagino que hablaba de la película de Marcelino pan y vino, si que fue y es un clasico del cine español, cuantas veces la pasan la veo como si fuera la primera vez. Se refleja en ella la espiritualidad franciscana y la fe española, a mi me encanta, pero ya de las modernonas, como esas de Almodovar etc.. la verdad no se me antojan.

    ResponderEliminar
  8. perdón por la insistencia pero a mi Robert Williams no me gusta tanto, a pesar de que hace películas tiernas, a veces cae en el esoterismo, o en el sentimentalismo, eso pienso yo, por ejemplo una película en que se disfraza de viejita para poder estar con sus hijos, está bonita y divertida pero el mensaje final es que los hijos tienen que comprender la separación de sus padres y no que los padres entiendan lo importante que es estar unidos para sus hijos.

    ResponderEliminar
  9. Pues esa pelicula nos la han puesto en clase de formación humana. Es magnífica, yo no me canso de verla. Y siempre lloro...

    Buen blog. saludos desde Mex.

    ResponderEliminar
  10. Hola yo soy nueva pero les pongo un par de buenos ejemplos de películas con valores y además cristianas. Una que me ha gustado muchísimo y es española es la de Un Dios prohibido.
    También la película documental del director Juan Manuel Cotelo (quisiera poder verlas en el cine en Nicaragua) La última cima. Está igualmente Cristiada, María de Nazaret y una muy bonita que me robó el corazón fue la de Yo soy David (I am David) con Jim Caviezel.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Daniela. Anoto las sugerencias. De casi todas he oído hablar de ellas pero no las he visto aún.
    Sobre la última Cima sí escibi una entrada en el Blog el año pasado, me encanta: http://creoendios.blogspot.com.es/2013/06/la-ultima-cima-espana-2010.html

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar